¡Basta ya! Boletín Literario - Abril - Mayo 2012



¡Basta ya!
Boletín Literario
Año 8 - nº 123 –Abril – Mayo 2012
Director: Eduardo Alberto Planas
Colaboradores permanentes: Lily Chavez, Héctor Aldo Valinotti, Alfredo Lemon, Jorge Luis Carranza
Diseño y Diagramación:
Eduardo Alberto Planas
Los artículos firmados no reflejan la opinión del ¡Basta ya!
Suscripción gratuita.
Este Boletín se edita mensualmente.
Registro Propiedad Intelectual nº 598958. Hecho el depósito que marca la ley 11.723
Se puede reproducir con cita de autor y fuente.
www.boletinliterariobastaya.blogspot.com
Contacto: eduardoplanas2001@hotmail.com
Teléfono: 0351 - 4886974 / 3516170141
Esta revista se terminó de imprimir en Gráfica 21 Duarte Quirós nº 1702, Córdoba. grupoeditor7@gmail.com
Retiro de Contratapa: Memoria - collage de Fotografías de Eduardo Alberto Planas y Manuel Bomheker. Tapa: Oleo de Diana Ricci - Diana Ricci nació en 1958 en Buenos Aires. Actualmente trabaja y reside en Córdoba.




MEMORIA: La pisada del unicornio



















La pisada del unicornio es un trabajo de investigación independiente desarrollado en el marco del Ciclo Teatro Por la identidad y la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional de Córdoba que contiene un relevamiento de literatura y canción popular de Córdoba que frente a la dictadura militar fue resistencia, testimonio, militancia y memoria.

El proyecto, notas e investigación pertenecen a Mariano Medina, y el trabajo fue editado durante el año 2006, con motivo de los 30 años del golpe militar y
quedo plasmado en un CD-ROM sin valor comercial y distribución gratuita. Es extensa la lista de colaboradores escritores, poetas, actores, músicos, artistas plásticos y demás personas y entidades relacionadas al quehacer cultural de Córdoba que intervinieron en el mismo. Se documenta con fotografías de la época, entre los que se pueden ver a los poetas Cesar León Vargas, Eugenia Cabral, actores como Galia Kohan, escritores como Guido Guidi, músicos de la talla de Roberto Maldonado Costa, Hélida López, grupos como Vamos Andar, etc.
Con el objeto de apoyar a la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo y colaborar en la difusión a través de la literatura y la música, este material, de reproducción limitada, se encuentra disponible para bibliotecas y organismos culturales y educativos, en el local de la filial Córdoba de Abuelas de Plaza de mayo, sito en Duarte Quiroz 545 - 3º Piso - Of.: "C" Tel.: ++54 (0)351-214408/cordoba@abuelas.org.ar/www.abuelas.org.ar

Desde el ¡Basta ya! creemos que es importante rescatar para la cultura de Córdoba esta época de resistencia cultural a la dictadura.






MEMORIA: Hubo un tiempo que fue hermoso
Eduardo Alberto Planas





















Hubo un tiempo que fue hermoso.
Cuando conocimos a Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, por intermedio de casetes traídos desde Cuba y grabados “de grabador a grabador” (no los había con doble casetera) con temas como Madre, Fusil contra fusil, El rey de las flores, Días y flores, Vamos a andar, Cuba va, Playa Girón, La oveja negra, Testamento.
Cuando regresó “La Mecha” Sosa del exilio e hizo el recital en la cancha de Belgrano. El gigante de Alberdi explotó.
Cuando vinieron Silvio y Pablo al estadio de Atenas y lo reventaron. No se podía ni entrar. Los vimos de parados y la cancha estalló cuando –después de cantar Silvio- se levantó Pablo y comenzó a entonar las primeras estrofas de “Yo pisaré las calles nuevamente”.
Cuando luego vino Silvio a la cancha de Instituto y presentó su disco Tríptico y un amigo dijo: ”Es hermoso, pero no entiendo nada”. Luego hizo ingresar a un joven y pelilargo cantautor de la “novísima trova”: Santiago Feliú, el hippie del comunismo, como se lo conocía.
Época de marchas y movilizaciones. Contra los milicos, contra el FMI, por los derechos humanos, aparición con vida de los detenidos-desaparecidos, juicio y castigo a los culpables, por reclamos salariales.
De pintadas de las juventudes políticas hasta altas horas de la madrugada.
De discusiones interminables para quitar o agregar un párrafo a un documento.
Hubo una época de reorganización de los gremios, mediante la creación de los Cuerpos de delegados, que suplantaban las conducciones intervenidas.
De la Coordinadora de Gremios Estatales, una de las primeras en luchar en contra de la dictadura.


























Hubo una época que fue hermosa, en donde se iba a recitales a cielo abierto en el Teatro Griego, a las peñas en el Club Audax, a las del comedor universitario, a Maipú 350, al salón de Luz y Fuerza, a la Sala de las Américas de la UNC, donde se podían ver películas como La Hora de los Hornos o Los Hijos de Fierro, prohibidas durante la dictadura, o la visión oficialista de la historia: La República Perdida.
Cuando íbamos a ver a los créditos locales, como el grupo Vamos a andar, el Dúo Antar, Posdata de Horacio Sosa y su Córdoba va. Íbamos a Tonos y Toneles, donde se le podía pedir a Hélida López que cantara por enésima vez Ojalá mientras esperaba su turno Chany Suarez e Inés O´Connor homenajeaba a Violeta Parra. Después, el Pancho Heredia vendió los derechos de Córdoba va a los radicales para la campaña electoral.
O podíamos ir al local de la Nueva Trova, del Tito Acevedo, en calle Humberto Primo, donde hasta escuchamos al Dúo Salteño con el Cuchi Leguizamón al piano. O íbamos a aplaudir la Ópera Rock, y a palmear en El Carillón. Cuando las calles de Córdoba se llenaron de muchedumbres en el Primer Festival Latinoamericano de Teatro.
Hubo una época en que corríamos al kiosco a comprar la revista Humor, referente periodístico y cultural de la Resistencia.
Era la época en que Juan Carlos Baglietto se consagró en el Festival de rock de La Falda. Barbudo y de pelo largo, parecía Cristo, junto a una hermosa y delgada Silvina Garré. Y cantaban Era en abril, Mirta de regreso y El Témpano.
Un tiempo signado por esperanza, alegría, protagonismo y participación, que pronto se diluyeron en la claudicación ante el poder militar primero (“La casa está en orden”) y el poder económico, después (“economía de guerra”) ¿En tiempos de paz? Preguntábamos. Y entonces vino lo que vino.
Decretaron el fin de la historia, de los sueños y utopías, el reino del individualismo, el pragmatismo y el omnipresente Don Mercado, que nadie sabe dónde atiende.
Hubo un tiempo-época que fue hermoso.
Ahora pareciera vivirse lo mismo. Un contagioso renacer de alegría, esperanza y ganas de participar. A los cincuenta y pico de años. Alegría de estar inmerso en este nuevo tumulto.

“Ella está en el horizonte –dice Fernando Birri-. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirva la utopía? Para eso sirve: para caminar”.
Eduardo Galeano
Ventana sobre la utopía
Las palabras andantes, Siglo 21, Editores 2010

(Del libro “Las juventudes políticas de Córdoba –Luchamos por una causa”, de Eduardo Alberto Planas, septiembre 2011)







Cosas muy hondas
“ … heridas de luz en el corazón…” Glauce Baldovin

















El mapa del corazón.
Territorios que no acaban nunca
de recorrerse ni hacerse.
Mareas incesantes.
El mapa del corazón,
surcado de Sur a Norte
por cicatrices.
El alma lo sobrevuela
y cada tanto,
reconoce fuegos pequeños
que resisten.
Estrellas puntuales.
El mapa del corazón.
De tan sutil, se deshace
entre los dedos.
Apoyo el oído en él;
y sin entender ni saber,
entiendo y se
cosas muy hondas
que no acierto a decir.

Jorge Luis Carranza










Una oración a media voz

































De cuántos libros
se compone un hombre
de cuanta herrumbre/cuanta sal
cuanto tiempo transcurrido/
cuántas lágrimas/cuantos frutales
De cuanto cielo
se compone un hombre
de cuanta espera/cuanta verdad
cuanta pulpa embravecida
cuantos huertos/cuanta trinchera
De cuántos miedos
se compone un hombre
de cuanto desierto/cuanto límite
cuanta angustia en la madera/
cuanta mentira
sobre los ojos de un arroyo
De cuánto tiempo
se compone un hombre
de cuanta maldad
cuantas piedras/luchas/
dulces/espejos/viajes/dolor
antípodas
apenas un destello
una oración a media voz
en la cumbre de su mundo



Sergio Pravaz
Los héroes de la esquina









¡Basta ya!
Dossier
Poesía erótica







Poesía erótica
Cristina Ramb





























Si existimos porque pensamos, como nos enseñó Descartes en el principio de los tiempos, nuestro ser busca manifestarse a través de los pensamientos, pensamiento que quienes escribimos intentamos traducir en un lenguaje poético, en palabras que nombren lo que nos rodea con un concepto estético desde lo que cada uno entiende por belleza.
Las palabras son las únicas herramientas con las que contamos para expresar los pensamientos, las sensaciones y sentimientos que manifestamos.
Es a través de las palabras que pretendemos hoy acercarnos, poesía mediante, al concepto de Erotismo, palabra que proviene del griego en honor a Eros: Dios griego del amor e hijo de Afrodita. Por lo cual el diccionario define a erotismo como: amor pasional.
Erótico es entonces aquello relativo al amor y a nuestras distintas maneras de manifestarlo desde el arte amatorio siendo el cuerpo la herramienta donde mueren las palabras para dar paso al acto.
El erotismo para los poetas va más allá de lo meramente instintual y hedonista, el erotismo profundo, la sexualidad, volcada a través de las palabras se convierte en el sostén más profundo de la personalidad total. En eso que más allá del mero ejercicio genital. El sexo viene a conectarse con un todo, con la naturaleza del ser, en el encuentro con el amor.
Es en ese encuentro donde alma y sangre, carne y espíritu desdibujan sus límites para crear la maravillosa fantasía del uno, de la fusión, del vuelo aquel que buscaba Oliverio Girondo en la mujer que volaba.



















El Psicoanálisis a través de Freud nos muestra a Eros encarnando al instinto de vida por lo contrario a Tánatos o instinto de muerte como su ausencia.
Ponerle palabras al deseo, a la profunda necesidad del encuentro con el otro, del contacto que viene a certificar nuestra existencia es la misión de la poesía. El erotismo como forma de comunicación humana permitiendo a través del encuentro de los cuerpos otro encuentro más allá de lo decible, de lo expresable.
No existe una definición única de lo erótico en tanto cada ser humano lo vive desde lo subjetivo de una manera distinta como innumerables son las maneras de expresarlo pero hasta ahora no hemos encontrado fuerza o motor más poderoso que mueva a crear, trabajar, conseguir poder, conquistar etc., que este.
Algunos poetas plegados a la línea de Girondo sostienen con respecto a las mujeres que no les perdonan bajo ningún pretexto que no sepan volar. “si no saben volar pierden el tiempo las que pretendan seducirme. “ Yo por lo menos soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible, ni tan solo imaginar que pueda hacerse el amor más que volando”. En esta concepción de la fusión de lo espiritual con el cuerpo, del vuelo de la mente a través de las sensaciones, de lo que sobrepasa lo sexual. Un verdadero vuelo poético.
Ya desde la antigua Grecia, Safo, nuestra primer poeta mujer escribía sobre el impacto de la mirada y la presencia de la persona amada puesto en el cuerpo diciendo: “ El espectáculo derrite mi corazón dentro del pecho. Apenas te veo me quedo sin voz. Se me traba la lengua. Un fuego penetrante fluye enseguida por debajo de mi piel. No ven nada mis ojos y empiezan a zumbarme los oídos. Me cae a raudales el sudor. Tiembla mi cuerpo entero. Me vuelvo más verde que la hierba. Quedo desfallecida y es todo mi aspecto el de una muerta.
Más aquí el gran Pablo Neruda diría:
“Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
Te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
Y hace saltar el hijo del fondo de la tierra”.






Musa amante

Alfredo Lemon

























Gira lenta la luna
mientras alguien
reza en su recinto:

-Cuando estés en mi cama
te besaré la espalda,
la vida, las manzanas,
tus rosas, tus pezones

Y con saliva cicatrizaré tus pérdidas,
tus cansancios, tus íntimas derrotas.

Sabré si el placer valió el esfuerzo,
si ser poeta fue sólo un vano intento.


Alfredo Lemon


Heptagonal










Sous le soleil exactement






























Ofrezco mi alberca
agua de manantial
y peldaños con gemas
En su espejo libélulas naranjas pavanan
alado cortejo

Desde los cipreses vecinos
las chicharras fantasmas
Alegría y verano
Meteorología instantánea
Casi un trance.

El sol al fin
anguló certero en mis dos pezones
Luz nutriente llenando mis laberintos galácticos
Extática saboreo y anhelo

Laura Bernardi





Ser es querer y lo mismo devenir

“Cuando me hablas Ser
en apretado vínculo,
beso tu boca, tu lengua
porque amo tu hacienda.
Alicia Álvarez
Homenaje a Ak´abal, poeta maya kitché











Dicen que su poesía es muy similar a la japonesa, quizás por creer que el universo se presenta como dualidad, no hay bueno sin lo malo, quizás por su relación minimalista con la naturaleza, o quizás porque hay una densa amalgama entre poesía, música, danza y episodios dramáticos, etc.
Si yo volviera, no sabría por dónde comenzar a buscarte. Akábal







Por eso me quedo quieta
subsumida en el fluir sonoro de la vida que deviene
y apareces entre limoneros
como esa flor carnosa
que me orgasma.

Alicia Álvarez





Poema



























Este deseo ronda y ronda
como una fruta omnipresente
rotunda

la obsesión está
pero no sale a jugar, se queda
en penumbras

se vuelve sombra atada
frente a esa mirada tuya
la de los escalofríos dulces
la de los orgasmos.

Lily Chavez






Ni siquiera tu nombre

Eduardo Alberto Planas







































Jugabas con las palabras
pronunciabas acertijos
proferías sortilegios
y te reías
de mi ignorancia

pero abrazados,
aislados del mundo
nada importaba
nada.
ni tu origen
ni siquiera tu nombre.

Bastaba esa sonrisa triste
el miedo en tus ojos
la tibieza de tus cabellos
tu menuda figura entre mis brazos
la languidez de tu tiempo

ay pequeña diosa pagana
cuánta pasión
amor a contraluz de la luna
que enrojecía el instante
el lugar.

y cuando la aurora llegó
ya no estabas
te habías ido en ese espacio breve
pero eterno

luego
todo fue un viento
que agrietaba la piel
mis ojos mirando ciegos
sin saber dónde posarse
hacia dónde dirigir
los pasos

En la arena gris del páramo
alguien lloró

y llora
todavía.
Eduardo Alberto Planas






Tómame
Gustavo Tisocco




































Has dejado caer la copa de vino sobre mi radiante ofrenda. Has creído en Dioses que hurgando en ti nunca sentiste cerca. Te has percatado que hay infiernos, arenas, olvidos, aún así, dejaste sobre el altar manojos de suspiros, de mártir cobardía.
Has sembrado sobre mi estéril boca el dulce néctar que me embriaga. Inerte mi lengua precipita espasmos en tu desolada huella. Desnudo liberas cicatrices desde tus abismos.
Eres diadema intacta, sentido puro, frágil razón y marchas sobre mi sed, insigne escultor del aire.
Levanta el vino derramado y acepta esta ofrenda desde el lecho fiel de mi templo. Toma el sacrificio y hazme instinto puro, cetro, estatua noble.
Tómame y cuando tú seas mi sangre y yo tu néctar reposaremos en el manto azul de una eternidad cierta.
¡Tómame...!





SER-NOS





















Desasosiego febril,
irremediable ansiedad
en el alma súbita intensidad,
por el amor que nos convoca
sin límites y en el instante preciso.

Tensión conteniendo el pecho;
la mente viaja y presiente
la conjunción germinal.

Percepción de continuidad;
velocidades que confluyen
y el espacio se diluye
intemporal.

Amor.
Sabiduría en conciliar.
Búsqueda y legado.
Recreador encuentro
donde la vida
es verdad y fundamento.


Julio Taborda Vocos









Sobre mí























Sobre este mar, tu fina arboladura
rige el vaivén exacto de la espuma,
telaraña metal de sal y bruma.
Rojo compás versado en desmesuras

tiene tu quilla roma una angostura
como esclusa eficaz por do rezuma
la miel salobre que al verterse suma
barca y oleaje en singular altura.

Suave amalgama, pasional mixtura
que imbatible afronta el soplo sibilante
contra el velamen, cuando de la nada

suele asomar en toda su estatura
segadora impar, prieta navegante
que alguna vez me encontrará callada.


Marcela Rosales
Versos como naves
(EDUCC, 2005)





Actualizando a Ovidio

Héctor Aldo Valinotti

Ovidio nació en Sulmona, a 50 km de Roma, en el año 43 DC. Fue una persona modesta y su familia pertenecía a la orden ecuestre . En su juventud frecuento la amistad de Horacio, Virgilio y otros poetas. Su libro “Ars Amatoria” fue considerado por el senado romano como elemento incitador al adulterio de las mujeres romanas, por lo que fue mandado destruir y Ovidio fue desterrado al Ponto, un lugar lejano e inhóspito.
En el Ponto, Ovidio interrumpió su tarea literaria aunque ella lo sobrevivió, al punto que varios versos suyos están en los muros de Pompeya.
“Ars Amatoria” no contiene argumentos ni implícitos ni explícitos sobre el sexo. Es más bien una serie de recomendaciones y sugerencias para introducir normas educadas en las relaciones de pareja que deben ser –siempre- agradables.
Para los jóvenes recomienda, en especial, mantenerse limpios higiénicos y pulcros. No hay peor cosa que un hombre huela mal. Hace también expresa consideración sobre el vocabulario; una frase como “esta medaíta que no me ensucia la piel me la supo regalar mi magre y me ha librao en más de un entrevero”, es capaz de hacer caer en el ranking al galán mas apuesto.
Ovidio dice que lo primero que debe hacer un joven cuando llega a un lugar que desconoce es averiguar dónde y a qué hora concurren las jóvenes más bonitas del lugar: insiste en repetir que si ellas quieren conquistar a sus novios deben salir y hacerse ver. Lo peor que pueden hacer es enclaustrarse. Además, no deben sobrecargarse de joyas.
La cosmética moderna (para Ovidio “los afeites”) ha sido capaz de mejorar el rostro de la mujer a niveles antes no previstos, de modo que éstas lucen bien en todos los casos. Pueden variar el color de sus ojos y el tono de su piel para no hablar de lo que pueden conseguir mediante la cirugía estética y la ortodoncia. De todos modos, Ovidio les aconseja mostrar siempre lo mejor que poseen: piernas, busto, ojos, etc.
“Ars Amatoria” es una enumeración de los recursos a disposición de una mujer para alimentar su amor de pareja y hacerla más firme. En particular, aconseja mezclar la relación con costumbres, siempre más perdurables.
La relación de pareja cambia con el tiempo. Como diría Neruda: “nosotros los de entonces ya no somos los mismos”. De modo que hay que estar atento a la edad de cada uno y ser vigilantes de los cambios que ocurren en la pareja.
Por supuesto, un buen vocabulario y una buena conversación son también muy importantes en una mujer. Si se responde a una invitación gentil con una frase como “gracias, no bailo porque estoy toda sudada” es posible que el admirador no vuelva a insistir.
Las mujeres, si bien lucen mucho mejor que siglos antes, siguen dividiéndose en dos tipos diferentes: las agradables y las desagradables.
Se ha dicho que a partir de los 30 años, todos tenemos la culpa de la cara que poseemos porque diversos rictus y gestos se asimilan al rostro y entran a formar parte de la fisonomía. Así tenemos a las mujeres depresivas, tristes, etc. Ovidio dirá que siempre es preferible elegir a la mujer de temperamento alegre y que es inútil tratar de corregir a una mujer demasiado joven porque ella recién está en formación.
-Mañana ¿Qué flor prefieres en tu cumpleaños?
-Ninguna. Flores se les mandan a los muertos.
-¿O quizás prefieres ir al campo? No. Al campo van las vacas.
Este diálogo de una pareja, estrictamente cierto, habla de una gran diferencia de sensibilidad y cultura entre él y ella. Ovidio no menciona esta circunstancia pero hoy debe tenerse en cuenta.
La intención de estas líneas es revitalizar y actualizar el mensaje de Ovidio que ahora luce algo recargado de citas y menciones paganas, que no interesan a nadie.
Los interrogantes
Desde Ovidio hasta nuestros días ha pasado mucha agua bajo los puentes y han surgido nuevas formas de relación entre hombres y mujeres. Algunas de ellas son:
1) Las parejas temporarias.
2) La unión de personas del mismo sexo.
3) El caso de homosexuales que se casaron con mujeres fértiles y procrearon con ellas.
4) La familia poliándrica donde cada hijo tiene un padre diferente y el sustento principal está dado por una -o varias- mujeres y un conjunto heterogéneo de hijos. Típico de áreas marginales.
5) Las parejas que no consuman el matrimonio (más común de lo que se piensa).
En una palabra: la típica pareja romántica y galante de Ovidio amenaza con llegar a ser una excepción y quedar convertida en un objeto de museo. Libros muy sesudos como “El origen de la familia” pueden ser arrojados al desván de los trastos viejos.
Como dijo Maiacosky: “la barca del amor se ha estrellado contra la corriente de la vida”. Haciendo que la realidad supere largamente a la ficción, algo que casi siempre ocurre. Esta realidad es algo que Ovidio no hubiera imaginado. Ello no desvaloriza su aporte, pero nos obliga a considerar El arte de amar con un criterio más amplio, lo que será tarea de los estudiosos del futuro.





















Que nos expulsen del Paraíso





“Sin necesidad de que se le dijera nada, en su cara una boca, en su boca una lengua, y en todo su cuerpo el instinto ancestral supo qué hacer”.
Pablo Urbanyi, El zoológico de Dios
“Volvieron la vista atrás, arrancáseles lágrimas de los ojos,
y estrechándose la mano, prosiguieron su solitario camino...”
John Milton, El paraíso perdido






































Quedó la censura
en las cejas de los ángeles,
y sangraron los labios de los dioses,
Se retorcieron con la envidia
sepultada en la imposibilidad.

No volvamos la vista atrás.
Acariciemos el escándalo,
mientras tejemos nuestros cuerpos.

La trama de mi seda
percibió las intenciones
de tus venas,
el deseo de tus dedos
recorrió los hilvanes de mi voluntad,
y palpaste las fibras que gemían.

Se quebró el sudor del viento,
y por ese desgarro
jadearon nuestros cómplices alientos.

Y ahora, no volvamos la vista atrás.
No quiero ser estatua de sal.

Descubramos el árbol,
sin censura y sin miedo,
donde la savia trace tatuajes en nuestras piernas,
donde la tierra palpite con nuestra desnudez.

Que nos descarten del Paraíso,
que nos empujen desde el umbral,
que repudien nuestro descaro,
que nos tiren como deshechos.

Y ya no tendremos vuelta atrás.
Pero hasta las agujas del tiempo
nos mirarán, con prudencia,
para no distraer
la intensidad, la dulzura, el desborde, y la secuencia.

Alejandra Portela
































Enfermerita

Daniel Requelme

Antes de tocar la puerta
responde con cosas que aprendió su alma
a los silbidos
del lavadero de enfrente.

Tres golpes
y entra,
dueña del alfabeto
dando órdenes y desórdenes
que va dejando hacia mi cama.

Con la ropa puesta
para salir huyendo –dice-,
si se arma un incendio.



Modelo de Vogue

La vacuidad del pensamiento
acorde al perecedero lenguaje
que su boca exige
nos constriñe a considerar el asunto
desde un único punto de vista.






























Mi boca busca
la cuchara
de tu vientre.
Bebe la líquida queja
hasta vaciarla
de toda pena.

* * *

Observo tus labios
cuando se apoyan
en el borde de la taza
de café
y siento la mordida
incontrolable y tibia
entre mis piernas.
La creciente insistencia
de la sangre
llamándome,
llamándome

* * *

Me arrastras
cuestaabajo
hacia mar adentro,
mar adentro,
mar adentro
hacia la costa
más lejana
de tus labios,
hasta el molusco
del grito
que se abre,
donde morir
es un momento
de no decir más,
de ya no más.

































Hernán Jaeggi
(De su libro Carnalval





























El secreto

‘’ ...de ese modo empezó todo en el mismo momento, exacta y brutalmente de una sola mirada''
Marguerite Duras


Un gesto,
un ala contra el vidrio húmedo,
un pie desnudo en mi cuerpo.
El ruido del tren oscuro desandando caminos.
Tu insistiendo, inequívoca, certera.
Avalancha pulverizándonos y fue solo un momento,
brutal,
exacto,
sofocante.
Sabes donde volará esta tibia mano
que consientes
y cruzaremos juntos las distancias de la noche.
Cuando el tren se haya detenido,
cuando mi asiento vacío te sorprenda en la mañana,
guardarás para siempre en tu pie descalzo
el secreto.

Yo,
no querré olvidarte por interminable tiempo,
te alojaré en mi almohada y en mi cuerpo.
Y me habré evaporado, como si no hubiese sido
me habré evaporado entre las culpas de un París de hielo,
tu amante nocturno
en un tren a Burdeos.



Marta Comelli


Poema basado en el cuento ’’El Tren a Burdeos’’ de Marguerite Duras.








VIII





























Crujir contra tus huesos
tus dientes, tu nombre.
Retorcida retorcerme
anunciando a los dioses
de mi desaparición a tu suerte.
Grito alzado de esta mujer
que en tu infierno arde.
En época de lluvia de azufre
entro por el canal de tu deseo.
Gimo porque duele la promesa de tu cama
tanto como mi Hambre.

Fanny G. Jaretón

(de Poemas VerticalEs escritos en HorizontalEs)







¡Basta ya!
Dossier













Poesía erótica
Dossier








Edgardo Contizanetti – Alma de blues y milonga






















Edgardo Contizanetti es un eximio guitarrista oriundo de Villa Regina, Río Negro, Argentina. Acumula 15 años de blues y la mayoría en Córdoba.
En 1993 recién llegado formó Los Músicos Convergentes conjuntamente a 2 guitarristas y Roxana Ledesma en voz. La novedosa propuesta de blues acústico logró gran reconocimiento.
En el ’94 fue el creador de la Marlon Blues logrando gran repercusión en el circuito blusero.
Posteriormente sus inquietudes musicales lo llevaron a participar del Festival de Folklore de Cosquín donde alternó presentaciones con Inti Huayra y Néstor Gonzalez.
A partir del ‘95 se decidió a transmitir sus conocimientos de guitarra y comenzó con la docencia en distintos lugares.
En el año ’99 formó Edgardo Contizanetti Trío logrando gran cantidad de presentaciones y la grabación de un disco independiente.
El 2002 trajo la transformación del trío en Edgardo Contizanetti Blues Project con quien registró Mundo Blues entre el 2002 y 2003.

Decidió radicarse nuevamente en Río Negro junto a su familia y allí recuperó sus comienzos como músico solista de tango y blues rural e instrumental.
En el 2004 continuó con la docencia y sus presentaciones solistas.
El 2005 lo devolvió a su querido trío de blues junto al baterista local Víctor Campos y el bajista cordobés Cristián Luchi, alternando presentaciones en el sur y algunas escapadas a su Córdoba que lo vio madurar como músico. Integrándose en 2007, Bruno Calanni en bajo y Ricky Fernández en armónica (La Saltense Blues Band).
En Julio de 2008 y de regreso en la ciudad que lo vio crecer como blusero editó Alma de Blues & Milongas, su segundo trabajo solista.
Actualmente se encuentra realizando presentaciones en vivo en Bordes Espacio Cultural - Marcelo T. de Alvear 837 (a metros del Paseo de las Artes)
La Cañada - Guemes. Cba.












El viajero

José Santiago Salguero






































Una búsqueda inexacta pesa sobre los párpados del viajero que se despide en cámara lenta de las luces y las sombras. Ya no hay tiempo –concepto intangible- para el giro de su cabeza reconociendo el pasado ahora lejano, como vedado por un cristal impenetrable.
Observa las manos adonde durmió, los ojos cerrándose junto a los suyos en madrugada. De eso no quiere despedirse el viajero pero una fuerza insostenible lo aleja de una boca dibujada en la ventanilla. Allá, al otro lado de la ruta, la incertidumbre carga las mochilas en una espalda encorvada de tanto lustre. Acaso el vacío sea lo que más pesa.
El viajero contempla la calle donde fue extranjero, ahí quedan retazos del intento. ¿Qué buscaba? Tal vez ni él sepa con exactitud la causa. O en todo caso, justamente, lo que desea es exponerse a la circunstancia, a ser agredido en forma sorpresiva por la vida, a encontrarse un día de estos en algún capítulo de las novelas que lleva leídas.
Tiene el desierto desparramado en sus ojos. Cuando saluda, pareciera su mano un ave en el cielo gris de la ciudad. ¡Cuánto quisiera! -¿de verdad le gustaría?- responderse por qué lo atraviesa una lánguida nostalgia. A lo mejor no le conviene cicatrizar la herida –si es que en verdad existe- porque de esa manera dejaría de andar, de buscar en los bares, en las veredas, el motivo misterioso, aquel rostro perseguido desde tiempos remotos.
Cuando el movimiento lento del coche lo impulsa levemente hacia atrás comprende el absurdo, la convivencia relativa del mundo que lo salvó algunas horas. Él está inmóvil. El otro también. Sin embargo, la distancia es cada vez más notoria. Le duele, no entiende las pulsaciones negadas, cuánto desearía bajarse de un tirón y abrazar el punto fijo sonriéndole con lástima.
Ella inmutable, el rostro tieso, el llanto congelado, la resignación a punto de estallarle en las sienes, diciéndole algo con mímica, inaudible, difícil de comprender, como si los ruidos de la urbe se obstinaran en romper el mensaje, felices al ver las palabras cayéndose contra las baldosas.
No, el viajero no va descender. De hecho, ha volteado la cabeza buscando la fuga, el atajo visual en la escena de la despedida. Pero todavía percibe su irregular agitación en el pecho, quiere disimular el temblequeo de las manos agotadas. Quiere. No puede. Hasta que el coche queda de costado a la plataforma y por lógica debería reconocerse mano a mano en los ojos de ella.
No está. Un golpe seco le aprieta la garganta, lo hunde contra el asiento. A lo lejos, encuentra la espalda donde descansó de sus miedos. La ve yéndose lenta hacia la salida. Y espera con orgullo estúpido su media vuelta. Espera mientras el colectivo bufa y la nuca rígida termina por perderse entre la gente; sólo él se apoya en la ventanilla reseca de tierra donde dos huellas húmedas marcan el camino.
Después saca un cuaderno y escribe la historia de un viajero. A oscuras, adivina los renglones, sin responder el por qué de la búsqueda. Escribe con los párpados bajos.
Sin detenerse. Hasta dormirse.




























Haiku

XIII
"Todo es Dios":
una línea de haiku...
Saberlo, ¡vidas!...

LIX
Nunca fatiga
mirar al Taj Mahal...
¡Es la Armonía!

LXXXV
India en haiku:
voy de un Infinito a otro...
Medito en verso.

Rafael Roldán Auzqui


Poemas de "India en haikus y otros florilegios" (de reciente edición):

Aclaración:
Están traducidos al japonés. El haiku es una forma poética de origen japonés, cuya métrica tradicional es 5, 7 y 5 sílabas. Se remonta al budismo zen. Tiene cultores en muchas partes del mundo. Borges fue uno de ellos.



























Una cosa trae la otra
Por Lily Chavez
Marzo…y sus hojas amarillas








































Me pone sensible marzo. Y no es precisamente por el otoño. Todos sabemos que los actos del 24, Día Internacional de la Memoria por la verdad y la justicia moviliza las fibras más íntimas de la sociedad. Se me da por pensar en palabras de mi padre meses antes de morir. El decía que cuando sintiera que la memoria le fallaba no quería vivir más, que la memoria era fundamental para estimular el día a día y a medida que pasa el tiempo, siento que eso es así y que sucede igual en la vida de los pueblos, que la memoria es imprescindible para no olvidar, para no repetir, para sustentar cada acto.

















Me pone sensible marzo y aunque ahora la sociedad demuestre una madurez que trasciende, no podemos negar que por estos días el aire se tensa y cierta tristeza nos envuelve. Por eso – en lo particular – siento que fue muy bueno que , entre los eventos del Día de la memoria y los actos de reclamos por la no privatización de la cultura, se desarrollara también el I Festival Internacional de la poesía de Córdoba, otra vez la poesía salvando, conteniendo, dando un grito de aliento. Y el Festival llamó la atención y entusiasmó no sólo a poetas y creadores, sino al público en general. Voces nuevas, talentosas y algunos poetas ya consagrados fueron intérpretes de lo que pasa, de lo que sentimos. Dentro de la programación rescato la participación de la poeta Marina Colasanti, quien estuvo acompañada por María Teresa Andruetto, escritora cordobesa recientemente galardonada con el Premio Internacional “Hans Christian Andersen”, quien recibió esa noche una verdadera ovación allí, en el Patio Mayor del Cabildo , a metros, tan sólo a metros del Museo de la Memoria. Y me quedé pensando en lo bueno de que fuese premiada en época de democracia y no le pasara lo que a Elsa Bornemann en 1976 cuando “Un elefante ocupa mucho espacio” fue elegido para integrar la Lista de Honor de ese premio. Un año después – en plena dictadura - su libro sería prohibido por decreto en nuestro país por “relatar una huelga de animales” El decreto militar señalaba que, al igual que otro libro, “El nacimiento, los niños y el amor” de Agnés Rosenstiehl, eran cuentos destinados a un público infantil con finalidad de adoctrinamiento , preparatorios a la tarea de captación ideológica del accionar subversivo que agravia a la moral, a la iglesia, a la familia, al ser humano y a la sociedad que éste compone. Wuauuuuuu, digo hoy a los Pinochos de cartón. Elsa no pudo escribir una palabra en los seis meses que siguieron pero lo lamentó más por aquella gente que decía apreciarla y quererla y que de pronto le dio vuelta la cara.

También en aquella época se prohibió “La torre de cubos” de la autora cordobesa Laura Devetach, cuentos que hablaban de la vida cotidiana, de padres que trabajaban y familias a las que no les alcanzaba la plata. Poco después del golpe, Augusto Bianco estrenó el sello Rompan Filas, que intentaba publicar libros infantiles que buscaban acercarse a los chicos con adultez y sin prejuicios. Uno de los prohibidos fue “El pueblo que no quería ser gris” donde la gente se oponía a la decisión del rey de pintar todas las casas de un mismo color y el otro “La ultrabomba”, donde un piloto se niega a cumplir la orden de arrojar una bomba. Corría el 3 de setiembre de 1976.
Nada como la libertad dice siempre con un suspiro profundo José “el sapo” Aguirre, un amigo y me sonrío mientras pienso en él y relaciono su apodo al de Bernardino Rivadavia quien tenía el mote de “el sapo del diluvio” por su físico poco agraciado. Y bien dicen que una cosa trae la otra, aquí estoy de pronto, recordando apodos de figuras de nuestra historia, algunos bastantes llamativos. A Roque Saénz Peña le decían “Protocolo” por su apego a la cortesía y a las formas; “Mantequilla” a Lucio V Mansilla; “Mandinga” a Dalmacio Vélez Sarsfield; “Mamita” a José Rondeau por el buen trato con sus subalternos. La verdad que pese a la ironía eran apodos mucho más prudentes que en actualidad, muy ingeniosos. Veamos algunos: le dicen “Enero” porque no tiene días frescos. “Dios”, no lo puede ver nadie. “Fiat uno”, de lejos parece un Tipo; “Diario mojado” no se entiende lo que dice; “Esquina” la ven y doblan y “Estribo” destinado a quien sólo saben meter la pata.
Y lo dejo aquí antes que me rete el Director del boletín, Eduardo Alberto “El Pelado” Planas. Será hasta la próxima, cuando Una cosa traiga la otra.
Lily Chavez




































La procesión
Yolanda Gozalvez





































Tío Conrado, después de casarse, se asentó a vivir en un pueblito perdido entre la arena, donde transcurrió la vida de mis abuelos.
En su viaje de bodas, visitó Buenos Aires y se enamoró del Cabildo Histórico, e hizo construir una copia casi fiel, de este monumento.
Le llamaban “El Excéntrico” o el “Singularito”, no sólo por su casa, sino también por su forma de vestir y de llevar la vida. Como salía poco, volvían a recordar su existencia, durante la festividad de su santo, cuando en compañía de Tía Dolores, su mujer, partían, como dos emperadores, en procesión por el poblado: Envueltos en morada capas de seda, como una prolongación del atuendo del patrono, del suyo, claro, ya que vivía ajeno a las tradiciones lugareñas. Nadie se incorporaba a la marcha, menos aún, mi abuelo, a pesar de ser primos y vecinos. No podíamos comprender el significado de la solitaria y ostentosa caminata: Conrado el “Singularito”, la Dolorita, como él la llamaba, las dos criadas, los tres perros y un poco más atrás, mis primos y yo.
Subyugados, nos íbamos aproximando, despacio, a la reducida marcha, deslumbrados, por tanta pedrería, tanta flor, cintas y borlas… y especialmente las borlas que colgaban del santo e iban marcando dos surcos en la arena.
El abuelo, trataba de ignorar la escena que fulguraba frente a su casa sin dejar de mirar, hechizado, detrás de los visillos, el señorío de la gallarda marcha.
Quedaba largo rato, como imantado por el andar de la Dolorita, sus enormes ojos y sus prominentes pechos, cortando el aire de la tarde norteña de más de cuarenta grados.
Daban una vuelta por las dos únicas calles, trepando un paso a nivel y regresando por el otro.
Guardaban el santo y nos despedían en la puerta, con golosinas, graciosas reverencias y una mirada de complicidad entre ellos.
El abuelo nos esperaba en la puerta del zaguán, morado de rabia, tan morado, como las procesionales capas.
Mucho tiempo después, nos enteramos de que todo, todo, fue a causa de la Dolorita. La hermosa y opulenta Dolorita.








Saúl Taborda: “una cuestión sellada con una oblea de sangre”



(En revista SOLIDARIDAD GLOBAL, Universidad Nacional de Villa María)



































1.- Entre Platón y Kropotkhine: Saúl Taborda (1885-1944) es recordado siempre como una de las figuras sobresalientes de la Reforma Universitaria. Y allí reside, con frecuencia, el escamoteo a lo más profundo de su pensamiento como emergente de la “fluencia vital” del pueblo.
Taborda llevó las consecuencias el vitalismo reformista a una lucha sin cuartel tanto contra el clericalismo como negación del espíritu religioso (ignorancia, autoritarismo y clausura intelectual), como contra el positivismo mecanicista cuyo resultado es una observación estrecha y mimética del hecho, desconectada de sus relaciones y de su complejidad. Esto lo llevó a afirmar que sólo dos pensadores se salvan del juicio de las edades: Platón y Kropotkhine. Y sólo serían maestros en la nueva república universitaria quienes se negaran a hacer “de la mutilación de la vida una profesión habitual”. En resumen: una tradición intelectual no formalista que se desplaza entre la confusión socrática, la conciliación krausista entre “claridad de la ciencia” y “fuego del amor” (Rafael Altamira), y el culto anarquista a la vida que no puede ser encerrada en un código porque “la vida es enemiga de la ley”. Pero todo lo anterior sería sólo abstracción, mero costado intelectual y universitario del krausismo mesiánico y popular de Hipólito Irigoyen, si no entraran a tallar Sarmiento y Facundo.
2.- El dolmen de Barranca Yaco: En 1935 se cumplían cien años de la publicación del Facundo de Domingo Faustino Sarmiento y, al mismo tiempo, se vivía el climax de la Década Infame. La patria era una colonia británica y el pueblo estaba sometido a la explotación, la represión y el fraude. Entonces fue cuando Taborda emprendió una fecunda lectura del texto sarmientino, portador inconsciente de una secreta concepción de cultura, de historia patria y de política. Relee también Recuerdos de Provincia como fuente de una nueva pedagogía centrada en el pueblo real. Nacen así categorías como comunalismo federalista, genio nativo, argentinidad preexistente, caudillo, fluencia vital. La síntesis de todos estos desarrollos conceptuales se pueden resumir en una palabra: lo facúndico. El caudillo es la clave de la “vida secreta” que mentó Sarmiento. Mueve y preside nuestra historia. De allí su dilucidación de lo facúndico “en cuanto siendo”. Secreto y clave, “cuajará en figuraciones auténticamente nuestras, ayudará a partear instituciones originales, en la medida en que guarde fidelidad a la fuente nutricia de la idiosincrasia nativa”. Urgía, por lo tanto, examinar aquellas estructuras concretas: la comuna, la cultura, el caudillo. Para eso fundó la revista FACUNDO.


























3.- La voluntad de Mayo y el “baldío del alma”: Para Taborda un acontecimiento pasado puede ser históricamente más actual y más eficiente que cualquier acontecimiento contemporáneo.
La historia no es un desarrollo horizontal regido por la ilusión del progreso. Eso es cronología como la mayoría de los manuales que “infestan los colegios y las universidades”.
Por eso, lo que llamamos la “voluntad de Mayo” es un hecho henchido de sentido, un fenómeno real y operante. Evidentemente la vocación política de Mayo era el intercomunalismo federalista. Sobre esa estructura debimos afianzar la organización nacional. Sin embargo, fuerzas extrañas nos determinaron a pagar tributo a las sugestiones “alucinantes de la civilización europea”.
Se plasmó así un hibridismo invital y artificioso. Europa sólo esperaba la señal de su recompensa para venir a civilizarnos y esa señal era la represión del caudillo y los pueblos interiores reclamada por la cultura urbana bajo la presión de las corrientes civilizatorias de Europa.
En 1935 Taborda veía cómo la civilización europea poblaba la inmensa superficie de la patria: comercio, industrias, fábricas, empresas navieras y ferroviarias, carreteras, líneas aéreas, todos los productos de la técnica. Y agregaba: “la carne de trabajo inmigrante y la carne de placer cotizada de las prostitutas de París y Polonia”. Taborda se preguntaba: “¿Es “nuestro” todo eso? ¿Integra ese acervo un sistema económico genuinamente nuestro, dispuesto para el destino de nuestra comunidad según un orden responsable del destino de nuestros hombres?”
La respuesta, piensa, pertenece al sembrador, al ganadero, al trabajador que ve cómo el producto de su esfuerzo pertenece a la “banca internacional que se los arrebata de las manos para acrecentar las ganancias de los adinerados de Londres, de París y de New York”: “La civilización europea puebla la inmensa superficie de la república. ¿Puebla acaso el baldío de nuestra alma?” Ciertamente no fue la “voluntad de Mayo” la que dispuso y ejecutó la represión de los caudillos y el pueblo. Hoy, postula Taborda, cuando se hunde el capitalismo, nos damos cuenta que fueron los caudillos los auténticos portadores de la voluntad de Mayo.
Llevado el tema a la educación y sus instituciones, Taborda plantea una pregunta que le exigirá varios tomos: “¿Cómo hacer argentinos con instituciones calculadas para desargentinizarnos a nosotros mismos?”
Al arrastrar una vida falsificada, habrá que revisar la política, la ciencia, el arte, el pensamiento, los hábitos y costumbres, el concepto de trabajo, la economía, el sistema institucional. En otras palabras, urge rechazar recetas hechas por otros, porque por más prestigiosas que sean, si sirven para los dominadores, son instrumento de sometimiento para los dominados.
La “oblea de sangre” que la civilización puso “sobre el pecho del héroe”, no estaba dirigida a una “individualidad transeúnte”, sino a la “intimidad heroica de nuestro destino”. La lección del “caos” y de la “anarquía”, resuena en el dólmen de Barranca Yaco: “Su voz anuncia, con claros signos, el advenimiento de la era facúndica”.
Jorge Torres Roggero






CINE: Poesía




















Hay tendencias en el cine como en la moda, en la literatura o en cualquier otro medio de expresión. Tras unos largos años en que el tema recurrente era el recuerdo y la memoria histórica o sentimental, se ha producido una inversión en los argumentos de las películas y, actualmente, en los festivales internacionales y en las cinematecas se ha producido una invasión de olvidos que se acumulan en las pantallas. Y un medio de expresión utilizado como recurso narrativo: la enfermedad de Alzheimer. Y Poetry (Shi en lengua materna) no escapa a esta corriente.
La actriz Yoon Jung-hee, una de las divas de la época dorada del cine coreano y que cuenta en su haber más de 330 papeles, vuelve a la pantalla tras 16 años de ausencia para encarnar a Mija, una abuela con un principio de la enfermedad, que decide inscribirse a un curso de poesía. Poetry comienza con la imagen de un río que nos acerca el cadáver de una estudiante suicida, motivada por la violación en grupo de seis de sus compañeros de escuela que ha sufrido durante los últimos meses. Los problemas de Mija comienzan al descubrir que uno de ellos es el nieto que tiene a su cargo, dado que su madre, ausente en toda la película, vive en otra ciudad.
El director Lee Chang-dong es un habitual del Festival de Cannes (ya consiguió un premio a la mejor interpretación femenina en el 2007 por Secret Sunshine) y con ésta, su quinta película, ha obtenido el premio al mejor guión de la edición de este año.
Pero las dificultades de la protagonista no acaban ahí puesto que los padres de estos adolescentes deciden silenciar el asunto, comprando el silencio de la madre de la suicida, una mísera campesina.
Poetry trata, entre otros, de la pérdida de valores de la sociedad, la falta de escrúpulos o la tensión entre la defensa de la familia y el deber de denunciar un crimen.
Mija, inmersa en una realidad que desea olvidar, se sirve de este curso de poesía para superar la crueldad humana, la relación con su nieto y mantener su dignidad. Intenta encontrar la belleza de la vida y componer un poema, el único y último, que titulará “La canción de Agnes”, nombre de la joven ahogada.
Los caminos de este guión, y su bien merecido premio, nos muestran momentos sublimes como la abuela observando a su nieto jugar como un niño sabiendo lo que ha sido capaz de hacer o su encuentro con la madre de la suicida.
Poesía en coreano se pronuncia “si” y nosotros decimos sí a este maravilloso film. Sólo falta que le hubiesen dado el premio a la mejor actriz a la protagonista para tenerlo todo.



























Comentarios

Anónimo dijo…
Si, amigo Eduardo, ya se conjugan los Dioscuros en lo que bien saben hacer!
Su nueva tirada de BASTA YA tiene una impronta muy especial!
-El Dossier de los Dioscuros Planas-
así le llamo con todo cariño y respeto, pero creo en ello.
he leído detenidamente y con asombro toda la selección de obras escogidas (por-Uds-), incluye la mía y la suya, pero no se trata de vanidades (sería estúpido) y si le digo, que la calidad del Dossier en la temática escogida es MUY ALTA y BELLA, en toda amplitud del análisis, diversidad intratemática, estilos, belleza y profundidad en lo creativo,etc,etc.
Y Ud se puede -pasear- por doquier con el dossier! en todo encuentro feria, dentro y fuera del territorio y en cualquier expresión mediática y esta obra de -los Planas- ¡es una exquisitez literaria creativa!.
Gracias,"GENIELOS PLANAS"!!
Julio Taborda Vocos
Anónimo dijo…
Estimado Alberto: Tu revista huele a este mágico momento de otoño, es insuperable en si misma, más Yolanda Gozalvez me puede. Gracias por compartirla.

Raúl Lelli
Anónimo dijo…
Excelente, Eduardo!!!...
Felicitaciones!!!...


Rafael
Anónimo dijo…
Sí, amigo, "Hubo un tiempo que fue hermoso"; y lo sigue siendo: porque los Pueblos no se suicidan. La creación es un perpetuo canto de Vida, más allá de que algunos tenebrosos (que atienden en las tinieblas) se esfuercen por hacernos creer lo contrario.
Por los sueños no alcanzados "arde la memoria", como dice Paco (que sabe de traiciones); también "Agunos pájaros..", como dice Marguerite Yourcenar; y llegará el día (para algunos ya ha llegado) en el que muchos viviremos eternamente el fuego de la verdadera vida en el corazón.
Un abrazo.

Daniel Farfán
Anónimo dijo…
Excelente Edu muchas gracias, no está en el blog no? Pues quise difundir para que lo visiten pero no encontré lo de este mes, besos.
Gustavo Tisocco
Anónimo dijo…
Cómo que no está Gus, cómo...!
Con Eduardo compartimos mucho del boletín, cruzamos opiniones, elecciones y sabe que suele ser jodida en eso y me pasa que a veces hay números que los encuentro mágicos y me gustan más y me deleito y vuelvo a leer. Ese dossier erótico está re-bueno, las notas, la poesía, la musica , el cine, todo pasa por esta sensación de que el arte nos conmueve. Felicitarte Edu por este proyecto que ha crecido muchísimo y que hace tan feliz.

Lily Chavez
Anónimo dijo…
Notas: Cordubensis- Dr.Planas. Debo decirle que uds ha interpretado con metaforas notables de exquisito vocabulario la tensiónentre lo culto y lopopular. Hijos del Suquia:Fuia ver al Algarrobo centenario,que se encuentra en Alberdi, mi barrio, cuya existencia desconocía, asi comosu historia.Ccreo que el haberlo rescatado y preseervado es lo mas importante. ¡felicitaciones por la nota! Una cosa trae la otra:Lily Chavez nos muestra las nuevas caracteristicas y cambios provacados en LAS GITANAS, que euntiempoprovocaban miedo, misterio. Hoy en el siglo 21 no mas oro, no mas magia. El flaco Spionetta: unapersonaque involucra deciresm canciones, contenidos, pensamientos de vida,dulzura y compromiso. Gracias lo termine aceptando como alguien que realmente merecía el reconocimiento de su existencia. en sentido contario nos habla del animal, de la libertad...Cuando tenemos una mascota alguna vez nos preguntanos ¡que es lo que ellos quieren?. ¿Donde estas sino estás?. Muy simple, en cu corazón. Es el lugar que se encarga de reencarnar a nuestros seres queridos perdidos a destiempo.Solo elAmor se encarga de ello. Mi madre cose, y mientras cose canta y el canto queda abrojado en la memoria. La via del tren:...es interminable y puede llevarnos a la orilla del sueño, hacia lo que resta de vida. Gracias a todos los que se esfuerzan por llevar adelante este emprendimiento. Julia Valle
Nerina Thomas dijo…
Felicitaciones a todos. Los que escriben y los que trabajan en la revista.
Siempre ha sido un placer leerla, difundirla.
Adelante!!!Abrazos
Anónimo dijo…
Orgullosa del Boletín Literario Basta ya! poemas, comentarios sobre música, cine, ensayos, cuentos, historias y el arte en su tapa, obra de la artista plástica Diana Ricci. Felicitaciones Eduardo Planas! el boletin sale solo 15 pesos, se agota rapidísimo y pueden adquirirlo en versión papel (eduardoplanas2001@hotmail.com) o visitar su versión digital en www.boletinliterariobastaya.blogspot.com
lily
Anónimo dijo…
Silencio: shshshshshshshshshshs-Escuchen...:

Explotó en erotismo el ¡Basta ya!


Se canso de tantas palidas y buscó la mas sana y elegante "salida", que como siempre es la encargada del equilibro. La palbra a travez de la poesía. Ella siempre inviste belleza y nos hace mas llevadera la vida. El amor la entre de cuerpos que se une para dejar se llevqar y seguir sabiendo que es lo unico quenos pued salvar . Momentos donde todo se disipa se desvanece y explota en un extasis final.

La verdad hacia falta algo diferente que hiciera vibrar nuestras almas y cuerpos. Sigamos asi.Quedemonos sin respiración ante la belleza. Como siempre ¡Adelante! A todos los integrantes del ¡Basta ya! tan ,pero tannecesario. Gracias y Felicitaciones.

Julia

Una lectora
Anónimo dijo…
¡¡¡Este numero esta sensacional!!!!!!!
Norma
Anónimo dijo…
No puedo dejar de decir que la existencia de ¡Basta ya! está plenamente justificada; por el contenido de la publicación, por la definción conceptual respecto del material editorial, por su dinámica, por su entereza, por su agilidad en la diversidad, por su estética seca y dura, porque así debe ser aquél que encara de lado a lado toda la correntada, y aún así continúa y no ceja en su afán de hacer circular las ideas, el pensamiento y el arte que todo lo encierra; el editor de ¡Basta ya! sabe de todo esto y por eso es que cuando un ejemplar cae en mis manos, el estremeciemiento es algo parecido a la felicidad, una contentura que sube, baja y sacude.

Gracias por el empeño, la vocación y esas ganas irremediables que hacen que uno se prenda como acólito resposnable a la lectura.

Sergio (Un lector del sur)



--------------------------------------------------------------------------------

Entradas más populares de este blog

Horacio Burgos // Biografía y Discografía // Video

BOLETÍN LITERARIO BASTA YA DICIEMBRE 2010