sábado, junio 25, 2011

Boletín Literario Basta ya! / Junio 2011


Boletín Literario Basta ya! / Junio 2011

Boletín Literario Basta Ya! nº 117 / Junio 2011
Director / Propietario: Eduardo Alberto Planas
Colaboradores Permanentes: Liliana Chavez, Alfredo Lemon, Jorge Luis Carranza, Pablo Carrera, Adriana Pozzo, Mónica Ferrero
Diseño y Diagramación: Eduardo Alberto Planas
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del Basta Ya! Suscripción gratuita. Este Boletín se edita en forma virtual mensualmente. Registro de Propiedad Intelectual nº 598958. Hecho el depósito que marca la ley 11.723. Se puede reproducir con cita de autor y fuente.
www.boletinliterariobastaya.blogspot.com
Email: eduardoplanas2001@hotmail.com
Te: 0351-4886974
Esta revista se terminó de imprimir en la grafica21
, Duarte Quiroz nº 1072, Córdoba
lagrafica21@yahoo.com.ar






Glauce Baldovín




Nace en Río Cuarto el 26 de noviembre de 1928 y fallece en Córdoba capital, el 23 de agosto de 1995, donde se habían instalado sus padres, de origen italiano y de filiación anarquista. Cursa estudios en el Colegio Alejandro Carbó, recibiendo el título de Maestra Normal. En su adolescencia se afilia al Partido Comunista. Allí se relaciona con el médico riocuartense que luego sería su marido. En esa ciudad nacen sus dos hijos: Claudio y Sergio. También es el lugar donde conoce a la chacarera Lucía Bertello, en quien se inspirará para escribir “El libro de Lucía” (1967) que aparece editado por el sello Alción en el año 1987 junto con otros dos poemarios: “El combatiente” (1975) y “El fuego” (1977). Todos bajo el título general de “Poemas”.
Su hermano Alcides Baldovín, edita la Revista “Mediterránea”, Glauce, integra el Consejo de Redacción entre 1952 y 1961. A ese hermano le dedica el libro “Yo Seclaud” en 1980, publicado por Argos en 1999.
Luego de su separación marital, se traslada a Buenos Aires. Del vínculo amoroso con un escritor surge “El Libro de Isidro” 1979, publicado por Argos en 1997. Ingresa a la Cooperativa Saavedra perteneciente al Partido Comunista e integra el staff de la publicación: “Hoy en la Cultura”. Se vincula, entre otros, con jóvenes plásticos de entonces, como Seguí y Alonso.
Viaja a Chile, conoce a Violeta y Nicanor Parra, Pablo Neruda, Pablo de Roka, etc. Integra la fracción crítica del comunismo que termina con la expulsión, de esos miembros, en el año 1968. Ella regresa a Córdoba y se emplea como Secretaria administrativa en el Hospital Privado. En el año 1972, escribe su libro de poemas “La militancia” (inédito). De 1975 data “De la violencia, el Terror y el Despojo”, referido a la época de López Rega, mentor de las tres AAA (editado bajo el título general de “Poemas Crueles”, ya que Glauce agregó el poemario “El ángel aherrojado” en 1979.

En 1975, su hijo Sergio es incorporado al servicio militar obligatorio. Al año siguiente, ya instalada la Dictadura Militar, es secuestrado – bajo bandera – y asesinado. Esta situación origina el libro “De los poetas”, editado por Argos en 1991 que es, “un vibrante y dolorido testimonio, un canto ante el horror”. A esta época también corresponde el libro “La promesa postergada”, inédito.

Glauce no deja de clamar por la justicia y la memoria.
La tragedia la conduce, en forma paulatina e irreversible, al alcoholismo y a su internación durante ocho años en el Hospital Berman. De esta experiencia surge el libro “El rostro en la mano” 1990 – Inédito; “El Libro de María” 1983, dedicado a una internada. Antes, había escrito “Y sin embargo el sol”, “Clamor por la intimidad” y “Confesión”, los tres de 1982 e inéditos.
En este nosocomio escribe también: “El libro de la soledad”, 1983, editado por Argos en 1989; “La fotografía” 1984, inédito; “Del amor” 1986, editado por Argos en 1993; “La Paloma” 1987, inédito; “Huésped en el Laberinto” y “Lluvias” ambos de 1988 e inéditos.

Ya fuera del Berman, escribe “Tercer Milenio” y “Vientos”, ambos en 1991- Inéditos. “El asco”, 1992, Inédito – Una selección de estos poemas aparecen en Página 12 – Los poetas de Acá I – Córdoba, 1994; “Los gatos y el silencio” 1993, editado por Argos en 1994 y “Nuestra Casa en el Tercer Mundo” 1994 – editado por Argos en 1995.

Poco antes de su muerte, intentaba reescribir una novela – varias veces anunciada – que no pudo concretar. Su último libro se titula: “Ella, la otra” 1995, Inédito.




El miedo

Lo llamé alacrán.
Inocente arácnido que no sabe del veneno ni
la mordedura
No fue culpable de la opresión en el pecho
falsos aquellos tentáculos de acero.
Vive.
Anda por la vida con la libertad que la naturaleza
le concede.
¡oh, pequeño alacrán!
Ven, pósate en mi mano
avanza por el brazo hasta la nuca
rodéame el cuello
baja hasta el pecho
la cintura
los muslos.
Seremos amigos.
No eres el miedo.
Jamás me clavarás en el corazón tu púa.

El miedo puede con nosotros
alacrán
porque hay quienes lo alimentan para someternos
lo elevan
lo disfrazan
lo esparcen
lo venden.
Como densa nube lo hacen sobrevolar la Tierra.
lo inyectan en los huevos, los tomates, la leche,
la lechuga
en las líneas, los colores, los sonidos, las letras.
Hacen té con el miedo
licores
sopas
propagandas
series televisivas.
Lo deslizan en los pañales, los manteles, las sábanas
el velo de la novia
el pañuelo para enjugar la lágrima de la emoción
la de la herida
el luto la mortaja.

Con él construyeron chozas casas
escuelas hospitales.
la cárcel
el manicomio
el laberinto.






Un arte
en fuga de muerte.

Queda el lenguaje:
la traza de espuma que él puede alcanzar
sobre la arena del desierto


Livia Hidalgo
de Isadora, jardín de invierno


Livia Hidalgo – autora de esta reseña - conoció a Glauce, la frecuentó, la admiró y en todo momento trata de que su obra sea conocida. Coincidimos con Livia que no se ha hecho justicia con Glauce, a quien define como “La Poeta Latinoamericana”, basta simplemente con saber que a casi dieciocho años de su muerte, la obra de esta relevante poeta sigue en gran parte inédita. Gracias poeta, por este invalorable aporte.




No hay dudas
Jorge Luis Carranza

No hay dudas.
Lo que se escribe guarda certezas que habitan zonas que nos están vedadas.
El alma habla por ellas; el alma que está varios pasos delante.
Lo escrito tiene vida propia.
Tiene su mundo y su respiración.
Por un lado aquí están, centinelas de la soberbia; las limitaciones y las miserias propias.
Y por otro; un mundo ilimitado desbordando lo que somos.
El que escribe es solo eso; el que escribe.
No está un paso más allá de nadie.
Es uno más en la infinita fila humana.
Tal vez el único mérito consista en estar alerta; escuchar la voz que se escribe a sí misma.
Una voz que resuena en nosotros un instante, nada más.
Y tratar de serle fiel.
En síntesis; no hay que confundirse ni creérsela.
Uno no es, ni por lejos, lo que escribe.
Y de eso, no hay dudas.







POEMAS A LAPIZ II
Víctor García



I

Una gota/ otra/ gotas / dibujan en la ventana/ las lágrimas de la noche/ Un oscuro vacío/ esconde un mar de tempestades/ Llora su negra soledad / la retengo/ en el ruido silencioso de las gotas/ y su cara se corta a bisel / con un silencio acuoso rodando por el piso/ Casi no pienso nada/ de nada/ solo escucho el triste quejido /y siento en plenitud la sombra pegada a mi trazo/ que me sigue y me sigue/ No pienso / no digo/ Solo ocurre el transcurrir letra por letra/ y me deslizo suave/ por el tobogán de la inconsciencia / Después la sombra me abandona/ se va con las lagrimas / se van al otro lado/ y me dejan sin aliento / con el cuerpo mudo / sin palabras/ gota tras gota.

II
Frente a este papel blanco me confieso/ Papel y lápiz /Me confieso/ No deletrearé palabra alguna/ no borraré casi ninguna / tomaré la mano / que me lleve hasta el río / que está pasando al otro lado/ Lápiz y papel / sostendré firme esta convicción de hablar/ con mis dos lenguas / tomaré en serio el trabajo de estampar / mis silencios / oficio a veces cruel y solitario / de no tener más salida / que palabras/ Yo me confieso palabras/ aunque me rebanen mis lenguas / aunque a veces deletree algún llanto / seré y no seré / seré en algunos mundos/ moriré en otros/ volveré hacia mí/ como las mariposas en primavera/ que acaban de nacer.



III
Un poeta está sentado frente a mi mesa /una mujer rubia de labios insinuantes/ le sonríe/ El toma la copa de vino y la saluda/ quizás brinde por ella / o por ellos / o por la poesía/ Y en ese primer cruce de miradas él ha susurrado una palabra/ con la cual escribirá algún poema / Ella ha tomado la copa / ha tocado el vino con sus labios/ lo ha mirado/ y quizás con esos ojos/ y esas manos/ ella escribirá esa noche/ un poema con su cuerpo/ que se guardará en la memoria de algún libro/ como una metáfora caliente/ para que de nuevo/ otra mujer de labios insinuantes/ que toque el vino con sus labios/ lea esa metáfora / y la transforme/ en miradas/ en palabras susurradas/ y escriba alguna noche/ un poema nuevo con su cuerpo.








DOSSIER: ENRIQUE MOLINA
“LA VIGILIA ETERNA DEL POETA”

por Alfredo Lemon



Recuerdo que en el año 1990 lo visité en su departamento de la calle Humboldt. Fue una experiencia sumamente enriquecedora, poder entrevistar a uno de los poetas más importantes de la lengua y a quien yo tanto admiraba. Mucho me gratificó luego, saber que aprobó dignamente mi poema “la cama del caminante” de mi libro “Cuerpo amanecido”, que años atrás le dedicara. Después, en otras ocasiones, lo volví a encontrar en la Feria del Libro en Buenos Aires; intercambiamos vivencias.
Cómo olvidar ahora, párrafos antológicos de uno de sus primeros trabajos que solía recitar de memoria: “Arde en las cosas un terror antiguo, un profundo y secreto soplo, un ácido orgulloso y sombrío que llena las piedras de grandes agujeros...”
Cómo olvidar textos clásicos como “Cuando un hombre y una mujer que se han amado se separaran”, “Puerto caliente”, “La bella pasajera” y muchos más.
Cómo olvidar el místico erotismo de su novela “Una sombra donde sueña Camila O’ Gorman”, que tanto reconocimiento le brindó.
Hoy, el pájaro de su corazón se posó definitivamente en la marquesina del cielo; la voz de su espíritu -relámpago luminoso- le reclamó un último vuelo de frágil eternidad por sobre el horizonte de las palabras y los días.
“¡Eterno resplandor de lo implacable, pasión de la marea! Concilio de terrores y cetros en la noche bajo empapadas nubes...”/. “Un lugar de hierros al rojo, hierro de canciones de mar de náufrago de golpe de sueños contra los arrecifes de cocina ennegrecidos por el uso...”.
Sus largos poemas, su extenso discurso de hechizo y desamparo impresionan por su limpieza y armonía, por su sabor de frutos frescos y evanescencia; siempre dirigidos a una sensibilidad pensante atenta a las circunstancias del ser y del mundo: “La dulzura de recordar el sol en la espiral del sueño y el vano poder de haber ido tan lejos... ”
Sin duda que la obra de este hermano mayor permanecerá sólida en la historia de la literatura de habla hispana y en la de nuestro acervo personal. Más allá de un surrealismo determinante, tenía también, un tono conjetural en su dicción, lleno de fantasmas y de duendes, danzantes de la pasión y la embriaguez de la sangre en el torrente profundo de la esencia humana. Es que estar vivo, para los magos y celebrantes, es hacer a la vez una y mil cosas movido por el exilio de las búsquedas y lo incesante y bullente de lo efímero. En ese sentido, el aedo supo pintar con letras y frases, el carrusel verbal de lo disímil; recorrer los surcos vivenciales con sus múltiples aristas y sus agudas bisectrices. “Con una vasta piedad, con una insistencia dolorosa, lo infinito quiere unirse a mi alma. Alrededor mío está y casi no es algo extraño.”
Un abanico de versos suyos servirían para justificar su quehacer como creador y para darnos espacios de reflexión acerca del universo y de los seres. Son palabras expuestas a la desnudez del Paraíso y del Infierno; zonas de fuego y humedad donde el oficiante de la expresión logra resultados impecables: saltos por encima o por debajo de todo, pulsiones de abismos, soledades y misterios: “Oh, armonía, oh juventud necesaria para el aire! Ya el tiempo es evidente y en él beben mis venas...”
Ahora, la lectura de “Orden Terrestre” me ha enriquecido nuevamente. Como la fuerza de un sol en medio de las turbulencias del océano o el sonido de la lluvia cerca de la mujer amada, los versos caen en la reminiscencia haciendo una basa que sobrevive al olvido: “Mi cuerpo irá en sus ondas como un dios solitario”.
La poesía es una gracia; un punto de intersección entre lo divino y lo profano. Solos en la noche existencial, buscamos una verdad que acaso nos miente. Todo habitante sensible necesita expresar una canción intraducible. Sólo tenemos visiones parciales, transparente apariencia.
Es que al fin, es muy extraño el sentimiento de buscar sentido a la existencia por medio del decir y la nostalgia; por eso tal vez la poesía sea sólo uno de los medios para rasguñar el absoluto, el breve instante de lo sublime, el roce del gozo, oculto detrás de las palabras. Huellas, límites, desbordes, bifurcaciones, metamorfosis...
“Siempre supe que existir es abisal y sagrado, con la íntima revelación de que las cosas terrestres reverberan con el resplandor del sueño: la poesía.”
-----------------------------------------------
Homenaje por su fallecimiento, desde la cátedra de Teoría de la Comunicación en la Universidad de Córdoba, año 1996.
------------------------------------------------





Tántalo o la utopía del amor y la niña de labios de sol fusilado
Por María Renée Fernández Lawson





EL MITO de Tántalo es una constante de justificación existencial y literaria para ENRIQUE MOLINA.
Es el eje que vertebra su poesía y dado este valor fundante, no podía estar ausente en su única novela UNA SOMBRA DONDE SUEÑA CAMILA O`GORMAN.

TÁNTALO, aquel personaje condenado a padecer hambre y sed eternas teniendo a su alrededor los más exquisitos manjares y bebidas, es para Molina el máximo símbolo de la existencia humana, marcada por la utopía de lo inalcanzable. "Como en el mito de Tántalo, todos los dones están a nuestro alcance, pero se fugan y retroceden a medida que estamos por aprehenderlos; su realidad es siempre el hambre, la carencia, pero paradójicamente presente en la maravillosa plenitud del mundo. Pues el mundo es de naturaleza tantálica y extrañamente ambiguo" (1).

ESTA PARADOJA que sella todos los destinos, también deja su huella en el de Camila O`Gorman, muchacha de acomodada posición social, que huye con su amante, el sacerdote Ladislao Gutiérrez y cuya suerte se juega ante un pelotón de fusilamiento debido a una absurda y excesiva orden de Juan Manuel de Rosas.

ESTE HECHO verídico es novelado por Molina a través de una estrategia discursiva en la que el entrecruzamiento de lo histórico y de la ficción provoca en el lector la sensación general de perplejidad, como consecuencia de esta batalla por la interpretación de la realidad textual. Con vértigo espectacular pasa de lo rutinario a la imagen insólita, cargada de sugerente efusividad en la que el erotismo y el exotismo, la sensualidad y la sexualidad se dan cita constantemente a lo largo de las páginas "donde la muerte es negada con un beso, convertida en el jadeo de dos cuerpos que se aman, en el éxtasis de dos amantes que se miran" (2).

"CAMILA fue un ser predestinado. Los más bellos dones de la imprudencia ennoblecieron su conducta" (3), imprudencia que va a impulsarla a luchar contra todo obstáculo para conseguir el verdadero y único amor, que otorga a la vida su sentido más pleno y por ello mismo más fulminante. Este amor que la funda y la constituye está maldito, transgrede tres órdenes de poder inquebrantables: el sociocultural (que engloba al familiar); el político y el religioso. Amor y sacrilegio, amor y muerte, configuran una elección existencial. Ella "ha elegido ser. Y tal elección significa hacer brillar al mundo con una luz tantálica"(4). Así, optando por este amor prohibido, desafía el cosmos axiológico de su época y recibe la condena moral de la sociedad porteña; la de su padre que a través de una misiva al Restaurador solicita un duro castigo para su hija; la del gobierno encarnado en Rosas que ordena el fusilamiento de los prófugos; la de la Iglesia Católica que ve burladas las más básicas reglas de obediencia canónica y finalmente la de Dios que permite la muerte de los amantes. Camila soporta el veredicto negativo de todos estos estamentos, cuya hipocresía se registra a lo largo de la novela con un tono patético e irónico a la vez. La señalan censurándola porque se atreve a amar abiertamente a quien no debería. La odian porque denuncia sus miserias, los hace aparecer como cobardes por contraposición con su osadía, los desnuda. "Sólo Camila es maldita, porque es la Poesía"(5).

PERO ESA misma valentía que exige de los amantes todos los sacrificios, que los vuelve aparentemente invencibles, que los ennoblece tornándolos mágicos y maravillosos, que los hace saber quiénes son, se ve contrariada por el sino tantálico: "la carga de imposible y frustración de todo amor humano"(6). Molina se refiere al azar, como fatalidad que "surge de golpe como negación de toda dicha humana"(7) para explicar de alguna manera cómo un cúmulo de superficiales casualidades como el encuentro de los amantes con un conocido que luego los va a delatar, o la avería de un barco, o una carta que llega a manos distintas que las de su destinatario, entre otras, van constituyendo una causalidad secreta que determina el destino fallido, el fin de la utopía. "Cada instante en la tierra pertenece al reino de lo insólito, de la catástrofe, del milagro"(8).

A PESAR de esta fuerza que los cercaba negativamente, los amantes continuaban luchando, seguramente porque "por fin comprendían el sentido profundo de la pasión, la ansiosa cacería de dones siempre en fuga. Al tocarlos se disolvían en la visión del mismo tesoro prometido"(9). EN ESTA conciencia de la imposibilidad de la felicidad como culminación del amor, es donde la apuesta de los amantes adquiere la mayor significación, "el amor como revelación profunda del ser (...) condenado de antemano a la frustración y a la maldición, era siempre un elemento provocador, desbarataba todas las categorías sociales, lanzaba a dos seres al cielo o al infierno (...) y esa naturaleza abisal del amor era lo que hacía de él la aventura máxima y daba a quien se atreviera a abandonarse a su poderío (...) el sentido del mundo"(10).

LA HISTORIA de Camila, "la niña de labios de sol fusilado"(11) es la encarnación más sobrecogedora del mito de Tántalo. Lanzada a la busca de su amor y violando toda norma es fusilada. Ella muere en nombre del amor, paga con su vida el haberse atrevido a amar. No la comprendieron porque era diferente, la exterminaron para que no alcanzara la utopía de la última realización humana en la plena felicidad. Pero los que decidieron su muerte no advirtieron que matándola le otorgaban a su sacrificio trascendencia de eternidad.

NO ES posible fusilar al sol, porque retorna una y otra vez de su mortaja de infinitos ocasos. El sol nunca morirá. Camila tampoco.

NOTAS:
(1)- MOLINA, ENRIQUE: ORDEN TERRESTRE, Editorial Seix Barral, Bs. As., 1995.
(2 AL 11)-MOLINA, ENRIQUE: UNA SOMBRA DONDE SUEÑA CAMILA O`GORMAN, Editorial Seix Barral, Bs. As., 1994.







Poema XXX
Lelia Recalde Deponti



Cantan las liras
gotas de rocío
sinuosas
navegan en el

cuerpo

vibrantes y hambrientas

la boca bebe sedimentos

de húmedas burbujas

polvorienta traición

siembra agujas
negras

hiere mariposas
rojas
y la piel de uva

despide llamaradas
secando el
el cuerpo

desnudo
y frío.







Invierno
Virgilio Zurlo




Pobre de coplas
mi alma con frío
está llena de sombras.

La escarcha nueva
con el rocío muere,
y desde el sur llega el viento
y desgarra indiferente
los sueños y la piel.

El corazón vencido yace
con la tarde entre los brazos,
con la boca abierta
al último rayo,
a la última pobreza
de la luz…

Y la voz es un llanto
que cae al vacío
sin redención ni castigo;
los espíritus del día
sin rostros y sin nombre
esperan de noche
la gloria del fuego;
y los pájaros del alma
en la bóveda helada,
detiene el tiempo
con el temblor de un mendigo.

Virgilio Zurlo
Del libro “Donde estés”
Mayo de 2011






El Dedo
Adriana Irene Pozzo



La película está filmada en Caminiaga, pueblo del norte cordobés, donde se destaca el Almacén de Ramos Generales Casi Todo, la Iglesia de color blanco pintada a la cal, la plaza en la que se festejan los cumpleaños y una vez a la semana pasa el transporte. Los días soleados y su gente, que en el año 1983 llegaron a ser 501, lo que les da la posibilidad de convertirse en comuna.
Y así empieza el clima electoral, donde se debaten dos candidatos, el Juez de Paz y el dedo de Baldomero, el soltero más codiciado en el Cerro.
La muerte le llega, pero su hermano decide conservar su dedo índice y lo asienta en una repisa del almacén. Este dedo empieza a tomar vida propia y señala qué se debe hacer en cada situación que acaece en el poblado.
Así indica que se debe perdonar al perpetrador, que para que el ayudante se cure de la joroba hay que colgarlo de un gancho en el almacén y desplazarlo de un extremo al otro para atender los pedidos y que para dejar el chupete nada mejor que arrope de chañar.
El dedo iluminado que reposa en un frasco participa de la procesión de la virgen en un mismo plano y como el cura no acepta que entre a la Iglesia, la gente se va con los dos envueltos en cintas que bailan.
El pueblo empieza a tomar color se destacan los estereotipos, el que tiene plata, la yuyera, el yanqui que está de paso buscando un hostel y nunca se va, el carnicero, la esposa del carnicero y las historias amatorias del pueblo.-
El dedo baja línea a la gente y así empiezan a reclamar por sus reivindicaciones sentidas, casi olvidadas con la música de Supercharango cantando “hay que creer para ver”.
En este nuevo género el absurdo latinoamericano, la película plantea la mística de un pueblo, con sus íconos, caídas y alegría.-
En estas elecciones no hacen falta Fipes porque cada habitante controla que exista transparencia.
Gabriel Goity y Fabián Vena hablando en cordobés son superlativos y un placer la participación de actores cordobeses como Carlos Centeno y Patricia Rojo entre otros.
Saramago en Ensayo sobre la lucidez plantea que el pueblo se pone de acuerdo para no votar a ningún candidato, acá en el Cerro –Cerro Colorado- la gente establece un vínculo para votarse a sí mismos.
La dirección corresponde a Sergio Teubal y fue premiado como mejor ópera prima en la última edición del Festival de Guadalajara.







Árbol seco
Marcela Rosales



Los lapachos son hombres altos
encorvados bajo el peso de este
invierno imposible. Vencidos
miran crecer el verde indiferente
de los cañaverales.
(Tucumán sólo conoce primaveras)
Aprieto la piedra de azúcar
en el hueco del puño cerrado
hasta que sangra. Adentro
de un tronco hay un pichón
con ojos inmensos asustado.
(Yo repito como un salmo:
del lado izquierdo, hermano...
Cierra, cierra)

Marcela Rosales
De su próximo libro “Ciudad de huecos"




SIGNOS EN TRANSITO
Dedicado al inalcanzable Borges




Cuánta ausencia.
Cuánto abismo.

Arribo de ángeles
Poblando su escritura.

Desnudeces lumínicas
de a tramos … sombrías.

Ingrávido el silencio
sobrevuela
sin doblegarse.

La noche tiembla:
Insobornable.
Espesa.

Piedras engarzadas
que piensan
duermen y sueñan.

Y ese andar con jazmines.
Y ese andar buscándose.
Entre “Ruinas Circulares”
Yolanda Gozálvez






Voyeur
Olga Morente Batiste


Fotografía de: Olga Morente Batiste

Nada puedo hacer hasta recibir nuevas órdenes, más que mantenerme sentada frente a esta ventanilla, no hay servicio hasta nuevo aviso reza un cartel en mi mostrador.
En la sala de espera se suceden constantes cambios de humor, los pasajeros pasan de la depresión a la euforia ante la esperanza de que se activen los vuelos pero… las cenizas del volcán lo imposibilitan. No hay culpables.
Una brisa de complicidad envuelve a los presentes mientras un clima de incertidumbre da paso a la impotencia general al escuchar una voz metálica anunciando la suspensión definitiva de los servicios aéreos en el día de hoy no hay vuelos hacia Miami, Santiago de Chile, Rio de Janeiro, tampoco hacia Patagonia.
Me siento voyeur de lo que acontece frente a mí
Se suceden una serie de emociones incontrolables por parte de los que habitan la sala de espera, la dulce carita de nácar no puede reprimir un sollozo mientras sus dos compañeros prontos a consolarla mantienen una discreta pugna por quien puede ser más atento al prestarle su pañuelo o brindarle su abrazo protector premonitorio quizá, de otros más íntimos.
No parece aplaudir la escena la Sra. del gabán oscuro, que los mira con desdén manteniendo altiva la barbilla. – se me antoja que su despectivo gesto esconde sin duda una insatisfacción sexual de por vida- Potencia en mi mente el juicio implacable de quien se sabe a salvo de toda crítica. Ella, posiblemente virgen o peor aún, mal casada y por tanto amarga desconocedora del orgasmo múltiple, habrá dedicado su vida a las buenas causas tales como criar a los hijos de forma recta y firme, criticando a los que sucumben a lujuriosas pasiones y siguiendo sin excepción los culebrones diarios en los que actores sufren y viven lo que nunca mujer decente se atreverá a sentir; Quizá tan casta ella, sabe que el acto se realiza solo para la procreación por lo que contando el número de hijos podemos calcular las veces que se produjo la cópula entre los esponsales.
Mis ojos van hacia la joven que alarga su mano hacia uno de sus acompañantes, mis pensamientos hace rato que suben de temperatura así que me dejo llevar por esa historia que me parece más interesante y prometedora … Sin duda alguna, pues ahora es el rubio el que atrae la mano de la muchacha hacia sí, no me atrevía a pensarlo pero un trío comienza a evidenciarse ante mis ojos, mi mente de por si apocada se reprime de elucubrar tan lujuriosa relación, pero es obvio que entre los tres hay algo más que amistad, la complicidad de no ser la primera vez se observa en sus gestos cada vez más obscenos , emitiendo al unísono risitas entrecortadas, augurio de próximos y mas eróticos acercamientos.
Observo a la Sra. del gabán que sigue seria e impenetrable con su mirada fija en el trío que ya desenvuelto muestra ahora sin tapujos un acuerdo implícito, carita de nácar –como yo la llamo- sin pensarlo dos veces apoya su cuerpo en los muslos del muchacho rubio, con el rostro hacia abajo, alarga su mano entre las piernas y comienza un vaivén que me hace sonrojar, -si sigue así habrá que llamar a seguridad pienso, esto es demasiado- también el otro muchacho empieza a hurgarse en el bolsillo del pantalón de forma libidinosa mientras se miran con amplia sonrisa.
Eeh pss pss dice mi compañera de mostrador llamándome la atención ¿has visto a quien tenemos ahí sentada? Es la famosa vedette Marcela Cabral. ¿Quién? le digo. Si mujer, la de los escándalos de bigamia y los tres amantes, parece ser que tiene una vida tumultuosa. ¿Dónde? le digo.
Frente a ti querida, si es que no te enteras, esa Sra. la del gabán oscuro…
Y la miro si, la veo y veo también al muchacho que sacando de su bolsillo un rosario, sonríe a carita de nácar que avanza hacia mi mostrador y con gesto amable, me entrega una de las estampitas que sacó de la caja situada entre las piernas de su acompañante, puedo leer con grandes letras, Rezar es tu salvación, Ora con nosotros.
No puedo reprimir una carcajada, desde luego nada es lo que parece.







UMBRAL
Eduardo Alberto Planas



Te vi
cruzar desolada el umbral
de la puerta con cancel.
Tus ojos llorosos bien abiertos;
la sonrisa temblorosa.
Tu cansancio extremo
y tu miedo.

No era –ni es- mi pena,
ni la de todos,
la que te iba a salvar
Tú y tu esencia en la oquedad,
allí al borde del abismo.

Hubo que ponerse la armadura,
ocultar la tristeza,
realizar las rutinas,
buscar las fuerzas necesarias
y amarte
mucho y en silencio,
amarte mucho y a gritos
amarte, amarte, amarte.


Volver a reconocerme
y reconocerte
como la mujer que eres
la mujer-niña
la mujer de la sed verdadera
y la de barro también.


Amarte a rabiar,
amarte al caminar
por esos gélidos pasillos
y amarte al salir
en busca del sol;
amarte tranquilamente
en la paz del hogar
y amarte furiosamente
hasta que la humedad
quede impregnada en las sabanas

Te veo
buscando asirte de algo
¿la pintura?¿la poesía? ¿el arte? ¿ el amor?
la luz que alivie
el dolor.

Solo
tú encontrarás el camino.
Y quizás
el poema que logre salvarte.





Eduardo Alberto Planas
Junio 2011





Música: Silvyna Molina



Silvyna Molina es Prof. Sup. de Danzas Folclóricas Argentinas. En el 97 se contactó con músicos amigos como José María Escandell y Oscar Espeche, para formar un trío vocal llamado “Vade Nuevo”, proyecto avocado a un Folclore de proyección contemporáneo. Hicieron recorridos escénicos, como por ejemplo: Televisión y Radio (Programas como: “La casa del Trovador” (canal 12), “Contacto” (canal 10), “Por si acaso” (canal 2), Radio LV2 y Radio Nacional).- También participó en el año 2000 de las peñas de Cosquín (Peña Oficial, Hotel Iose, Balneario de la Toma, Peña de los Fronterizos, Peña de Facundo Toro.

En febrero del 2002 decidió encaminarse como solista. Realizó la grabación de su primer demo en los Estudios PIRA, contando con Sergio Oliva en mezcla final del mismo, obteniendo un trabajo de excelente calidad. Comenzó a hacer presentaciones y también fue parte de la “Misa Criolla” en el 2004 en la Iglesia Inmaculada Concepción ubicada en el centro de la ciudad de Córdoba junto al solista Javier Sandoval, el músico Oscar Espeche y el Coro “Cantarte”. Fue soporte en el Comedor Universitario de la Universidad de Córdoba de Néstor Garnica e invitada en noviembre del 2005 al aniversario del Festival de Doma y Folklore de Jesús María. En el 2006 participó nuevamente, acompañada con un grupo no vidente llamado “Brisas del Norte” ya en su tradicional Festival Nacional de Doma y Folclore. A mediados de enero de ese año subió a la Peña oficial de Cosquín. Viajó a Colombia, para conocer a los prestigiosos productores de la ciudad de Bogotá, donde grabaron su voz en el tango: “La Ultima curda” y otra vez, en “Posadeña Linda

Es artista de “El Aljibe" – Costumbres Argentinas” cuya anfitriona es Susana Buontempo, (Locutora de Cadena 3 Argentina) sito en nuestra ciudad de Córdoba y en diversas ocasiones ha actuado en su escenario mayor con una total respuesta positiva de su gente.

Grabó un disco de llamado: Silvyna Molina - “Tu esencia en mi voz” - (Agosto 2008), fusionando todo el Folklore latinoamericano: tangos, rancheras, canciones, zambas, salsa etc., nuevamente en los Estudios Pira.

Estando a cargo de la producción artística efectuó junto con el Club de Leones Alta Córdoba, un recital solidario denominado: “Un poco de todos”, el 12 de noviembre en el Real Teatro, donde convocó a más de 500 personas para sumarse a esta cadena de ayuda obteniendo una recaudación importante de dinero logrando así el objetivo inicial: Ayudar a quienes más lo necesitan.





Una cosa trae la otra Por Lily Chavez

De Pompeya, cenizas y otras reflexiones



Hace unos días, mientras rezongaba por el polvo que se junta en los muebles tomé conciencia de la dificultad que tenemos para darle a cada cosa su verdadera magnitud. Es incomprensible que nos quejemos por el polvillo en días en que la erupción del volcán Puyehue -cordón Caullé tomó verdadera fuerza y una lluvia de cenizas alcanzó nuestro territorio, lugares muy bellos como Villa la Angostura y Bariloche.
Siempre he sentido cierta inquietud por los terremotos, las inundaciones, los desastres naturales y los volcanes en especial y por alguna razón infundada tendemos a pensar que todo le ocurre a otros. Cuando era niña quedé muy impresionada por unas fotografías de la Enciclopedia Estudiantil que hablaba de aquel 5 de febrero del año 62 d.C., cuando el territorio del sur de Nápoles sufrió un fuerte temblor, y cayeron por entonces, columnas del foro, techos, el pórtico de algunos edificios públicos y muchas casas. Pero aquello era sólo un preaviso de la desgracia que se abatiría sobre el lugar diecisiete años más tarde. Los hombres olvidan rápidamente las amenazas de la naturaleza, vuelven a construir en el mismo lugar, olvidan las tragedias. En agosto del año 79 d.C. una nube negruzca apareció sobre la cumbre del monte Vesubio, nadie por entonces imaginaba que aquel monte era un volcán y que bajo su cráter cerrado, una terrible descarga de magna incandescente y gas se preparaba para el estallido. Y las cenizas cayeron durante tres días sobre Pompeya, cuando el Vesubio se calmó, donde antes había una llanura con más de 20.000 habitantes, se extendía un desierto de cenizas y muerte. Pompeya constituye el único caso en el mundo, de una ciudad que en el lapso de pocas horas pasó de la vida más intensa a la muerte y sepultura de toda su población. Cuando se excavó en la espesa costra de cenizas que sepultó a la ciudad, se encontraron con calcos humanos. La ceniza había envuelto los cuerpos y, con el tiempo, las sustancias orgánicas se disolvieron dejando en las cenizas la correspondiente impresión, colando yeso en esas cavidades se obtuvo la imagen de la persona sepultada. Y recuerdo perfectamente uno de los calcos existentes en Pompeya, el de un perro muerto mientras se retorcía desesperadamente para soltarse de la cadena a la que estaba atado. Y es allí cuando pienso en las historias individuales. Hoy veía a la comunidad de Bariloche juntar la ceniza acumulada en la calle y a los niños con la emoción por la tarea que cumplían y uno sabe, que ellos no se olvidarán de la experiencia y la contarán a sus hijos y luego, formará parte de estadísticas y anécdotas. Cada uno de ellos tendrá un registro personal y único, cada uno de ellos vivirá esto de diferente manera.
Pero los más de 1.300 volcanes activos en el mundo no sólo provocan enormes fumarolas precedidas de temblores, no sólo emanan el inconfundible olor a azufre, desencadenan miles de historias, tantas como los terremotos, las inundaciones, los maremotos, las sequías, y estaba por escribir la palabra hambre y me di cuenta que no, esa es responsabilidad de los hombres; un hecho antinatural, atroz.


El hombre es un equivocado y creído dios que piensa que puede con todo, como que cada uno es un Ave Fénix. Y pensar que los fénix son precisamente un símbolo universal de la muerte generada por el fuego, la resurrección, la inmortalidad, el sol y también la delicadeza ya que vive sólo del rocío sin lastimar a ningún ser viviente.
Me quedo pensando en esas fumarolas enormes de 10 km. de altura y 5 km. de ancho, ¿se dan cuenta de la dimensión?,¿en qué minúsculos seres nos convertimos ante la elocuencia de la naturaleza?. Sin embargo, siempre he pensado que los argentinos seguimos siendo unos privilegiados. Acá no hablamos de muertos, sin embargo en Indonesia, por ejemplo, se produjo en 1883 la mayor explosión volcánica, lanzando rocas a una altura de 55 km. Aquella vez, la explosión se escuchó en Australia y generó una ola sísmica de 40 m. de altura, muriendo 36.000 personas y en 1815, en el mismo país, 92.000 muertos, con la mayor erupción volcánica de la que se habla, que arrojó más de 100 km3 de cenizas. Y vuelve la idea de renacer, del ave majestuosa del fuego y hasta la próxima vez en que Una cosa traiga la otra, quiero finalizar con poesía, con qué otra cosa suavizar la vida. Se trata de un poema de Yi Sang, traducido por Whangbai Bahk donde al ave fénix se posa en el último verso.
Mi sueño, del que estoy ausente; mi espejo, del que está ausente
el otro yo. A pesar de su impotencia, alguien persigue mi soledad.
Decidí aconsejar el suicidio al yo del espejo, y le indiqué una ventana irreal. Esa ventana está destinada al suicidio, solamente. No obstante él me enseña que si yo no me suicidio, él no podrá hacer otro tanto.
El yo del espejo es casi un ave fénix.







Una villa llamada “El Pocito”



Nuestros antepasados construyeron una pequeña ciudad que la bautizaron como “Güemes”, en honor a un famoso caudillo, a orillas del rio Suquía. Originariamente un curso de aguas cristalinas, que dividía como una muralla el centro urbano de las zonas periféricas.
Cuenta la leyenda que nuestros abuelos observaban dos ciudades: una directa, es decir la que todos conocemos y otra invertida, a través del reflejo que brindaba aquel río.
Para explicar este extraño acontecimiento podría citar al extraordinario escritor Ítalo Calvino quien en Las ciudades invisibles afirma que “no existe o sucede algo en una Valdrada que la otra Valdrada no repita, porque la ciudad fue construida de manera que cada uno de sus puntos se reflejara en el espejo, y la Valdrada del agua, abajo, contiene sólo todas las canaladuras y relieves de las fachadas que se elevan sobre el lago sino también el interior de las habitaciones con sus cielos rasos y sus pavimentos, las perspectivas de sus corredores, los espejos de sus armarios”.
De modo que esta imagen invertida de la ciudad era reflejada sobre las aguas del río Suquía y luego percibida por algunos habitantes de la ciudad, quienes se encontraban atrapados por el encanto de las grandes edificaciones, las luces de neón y el bullicio propio de las grandes urbes. Esto último, al Rey José Manuel, le encantaba.
Sin embargo, algunos humildes habitantes de la ciudad, un pequeño grupo de individuos que vivía en un lugar llamado “El Pocito”, prefirieron ver esa urbe directamente y no a través de su reflejo en el río.
Fue entonces cuando el Rey José Manuel comenzó a encolerizarse con estos rebeldes habitantes. El Rey observaba el reflejo del río por horas, días y meses completos sin apartarse siquiera un segundo. Últimamente, José Manuel percibía que el río comenzó a irradiar las más diversas imágenes, engañosas imágenes, provenientes de “El Pocito”. Y ya se sabe que cuando el Rey percibe…
De inmediato, el Rey comenzó a pensar que debía transformar esa zona de la ciudad con grandes edificaciones, enormes antenas, estridentes melodías que deambulan por doquier, el incansable parpadeo de las luces de neón y el movimiento de los carruajes.
En consecuencia, el Rey se encomendó a la antigua Ley de Convertibilidad y delegó esa encomiable tarea a la familia más importante del Reino de Córdoba: los Portales, quienes tenían el monopolio de la fabricación de una de las bebidas alcohólicas más populares del reino: “el fernecito 1882”.
-Querido amigo, te encomiendo esta noble tarea de urbanizar la zona. No quisiera caer en el descrédito como le ocurrió a mi antecesor el Rey Ramón Bautista. Quien tuvo que soportar que gente de la peor calaña ocupe esas tierras que por derecha o izquierda me pertenecen a mí, su Rey, el Rey José Manuel.
-Enviaré a la guardia real para que saque a esas 210 familias de mis tierras. Les asignaré alguna parcela en un lejano reino. Y si no los logro convencer, les daré algunas monedas de oro y plata o el famoso Saco Real de Alimentos, dijo José Manuel.
Así fue como los habitantes de “El Pocito” fueron trasladados en grupos a otro reino. Y cuando ya no quedaba ninguno, el resto de los habitantes de la ciudad observaron, a través del rio, como poco a poco aquel predio se fue poblando de las más diversas alimañas, quienes trajeron la peste a la ciudad.
Hoy por hoy, algunos habitantes de Güemes saben cómo Calvino que no todo lo que parece valer fuera del espejo resiste cuando se refleja. Sin embargo, otros observan con optimismo los cambios que se produjeron en el barrio. Por mi parte, presiento que tanto la zona céntrica como la periferia de nuestra ciudad viven la una para la otra, mirándose constantemente a través del espejo, pero no se aman.


Sebastián Ianiero

www.sebastianianiero.blogspot.com
(*) (Córdoba, 1981) Licenciado en Comunicación Social y tesista de la Maestría en Relaciones Internacionales, ambas carreras pertenecientes a la Universidad Nacional de Córdoba. Se desempeña como Director Periodístico en el Magazín Cultural Letras para el café. Es conferencista en diversos foros. Ejerce la docencia como Profesor de Lengua y Literatura en numerosos establecimientos secundarios de nuestra Ciudad de Córdoba y dicta cursos de extensión universitaria en la Escuela de Ciencias de la Información, UNC. Publicó cuentos y artículos periodísticos en numerosas antologías y es autor de la novela “El Andinista. Sobre vidas paralelas” la cual fue editada el año 2010. Además, pertenece a la Secretaría Prensa de la Asociación Cultural La Solapa y a la Subcomisión de Periodismo de la Comisión Bicentenario 1810/2010 Pluralidad de voces – reflexión y libertad.




Actual emplazamiento de “El Pocito”
Contacto con el autor:
zebastian10@hotmail.com





África mía
Pablo Carrera



En realidad no es mía. Es de Máxime y Paula. Como que medio obvia la remisión a la peli, pero bue, es tarde, el Dr. Crespo me apura con reseñas y la neurona no me da para mucha inventiva!!
Vamos por parte. La peli. Alta película, de hace unos cuantos añitos ya (1985), Out of África el verdadero título, genialidad de don Sydney Pollack con dos grandes: Meryl Streep y Robert Redford. Una chorrera de premios en su haber (muchas lágrimas de la platea femenina también) y montones de paisajes estupendamente fotografiados por una cámara brillantemente dirigida.
Fuera de África, de su Camerún natal, Máxime vino a parar a la Argentina. Y desde julio del 2008, como cuenta en su página web, se instaló en Villa Crespo (ahicito nomás de Palermo). Primero haciendo comidas para llevar, después arriesgándose más hasta convertirse en la única propuesta de comida africana (como también él mismo cuenta) en Buenos Aires (y diría yo en toda Argentina).
El local es pequeño, por lo que conviene reservar. Aunque tiene mesas afuera, amparados por un toldo del frío, para los fumadores empedernidos. Adentro es probable que encontremos a Paula con su pancita picoteando algunos bastoncitos de mandioca fritos, con esa salsita picante espectacular. Y muchas ganas de contarnos qué es lo que vamos a comer. De arranque te advierte que todo se cocina en el momento, que las porciones son más que generosas (diría yo que híper generosas, cosa en lo que Máxime no claudica: así se sirve en su país, así se va a servir acá), y que como nota interesante, la carne, ya sea de res, de pollo o pescado, no es el centro del universo del plato: es la guarnición. Al revés que acá. Así que prepárense a tener a los vegetales como los principales protagonistas de la noche (o mediodía). Máxime llega con esa sonrisa blanca inmensa y nos empieza a engordar. Yo lo había visto cocinando en la tele un plato llamado Director General y me tentó con él: consiste en plátano (más grandote y durito que la banana) cortado en rodajas, acompañado por cubitos de pollo. En la mesa recalaron también un Bobotie, que es un lingote inmenso muy parecido a nuestro pan de carne, con especias, almendras y pasas), un Frito de porotos con carne (éste era de Paula, me encantó!!!) y varios más que ya no me acuerdo. Era un desfile de cosas que pasaban y visualmente llenaban las panzas y los ojos!
La salsa de maní es un lujo. Como detalle, los bastones de mandioca para untar en la salsita. Aclaro que la comida si bien está especiada más que dignamente, no trae picantes que te dejen ciego o mudo. Máxime trae aparte cuenquitos con los picores por si uno se anima a más.
La verdad, la experiencia fue estupenda. Repetible. Más conociendo a los dueños. Una deuda que tenía de hace años y que por fin hace unos días pude saldar. La confluencia de sabores y perfumes que llegan de todas las mesas da una magia especial al lugar.
Para el postre (si llegan con fuerzas después de la contundente ingesta) Máxime nos trajo una ensalada de frutas naturales que refrescó bastante, y una porción de Koeksisters, que son unas masas trenzadas que en origen parece se sirven bañadas en un almíbar. Acá para no enchastranos, se pasa del ídem. Me hicieron acordar un poco a los churros.
En materia precios, son más que accesibles. No tomamos vino, así que no puedo hablar de la propuesta alcohólica. Gaseosa (que viene de litro, buen dato) o cerveza acompañan bien en este caso. Así que cuando anden por Buenos Aires, no dejen de visitar este lugar. Y saluden a Paula y Máxime de mi parte.

El buen sabor
Camargo 296 (esquina Julián Alvarez)
TE 48548800
http://www.elbuensaborafricano.com.ar



DANZA DEL DRAGON







Práctica moderna de antiguos movimientos taoístas
Una coreografía simple y eficaz que transforma todo el cuerpo
Las ondulaciones producen el drenaje natural de toxinas
El cuerpo se estira en todas las dimensiones y se nutre profundamente
Restaura la columna
La respiración es más profunda y calibrada intencionalmente
Facilita la digestión y la correcta asimilación de los alimentos
Afina la silueta
La piel es más tersa, limpia, suave e hidratada
Otorga luminosidad al rostro
Tan dinamizante por la intensidad, como relajante por la suavidad
Femenina y sensual, conviene también a los hombres
Abre la sensibilidad y la sensación corporal
Enseña a concentrarse y a dirigir la atención
Solo pequeños grupos
–Sesiones Martes y Jueves: 10 hs y 20 hs.
Calle Naciones Unidas nº 820
Bº Parque Vélez Sarsfield
Inscripciones e informes: Cel. 152165194
Urquiza 174 Córdoba
Miércoles 19 hs /
Córdoba Holística Espacio

Laura Bernardi















Autorretrato de Olga Morente Batiste, autora del relato Voyeur

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Te felicito Eduardo; adoro a Glauce Baldovín; he escrito sobre ella en la década del noventa, para que sea conocida aquí en la Patagonia, para que vean la enormidad de su poesía; soy un devoto lector de su obra, por eso me hizo feliz ver que estaba siendo rescatadas en tu publicación. La conocí fugazmente a comienzos de los 80. Es una maga blanca con la misma estirpe de Olga Orozco y Alejandra Pizarnik.
Abrazo,
Sergio Pravaz

Anónimo dijo...

quiero uno de cada uno de los ùtimos boletines ya!
està de lujo.
Ya te lo comento con màs detalle.
Besos
Claudia

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias, por el envío del último Basta Ya!
Osvaldo Risso Perondi

Anónimo dijo...

Oi Edu, como estás? Amigo siempre es una gran alegría recibir el boletin : Basta Ya! Crim

Anónimo dijo...

Querido Eduardo: ¡es impresionante este número¡. ¡Cuánto volumen , cuanto peso específico tiene¡ Abrazo agradecido. Jorge

Anónimo dijo...

Gracias Eduardo, me encantó. Ya lo leí casi todo. Nos vemos el miércoles, un abrazo.
marcela

Anónimo dijo...

Me encanto el poema Umbral.
Mariana

Anónimo dijo...

Muy bueno el Boletín. Hermoso.Laura

Anónimo dijo...

El poema "Umbral" me conmovió hasta las lágrimas. Entiendo cada palabra.
Anhelo estén plenos muy pronto.
Imposible no quebrarme.
No está lejos el fin de la opresión.
Falta cada instante un instante menos, para bien de todos.
Un abrazo fraterno desde lo más profundo de mi corazón a mis dos hermanos mayores que la vida me ha permitido conocer.

LAURA

Anónimo dijo...

querido Eduardo, estimado amigo, siempre renovada la sensación de que tu revista es cada vez mejor, superándose.
Y qué buena repercusión entre los lectores !!
Te abrazo grande y te agradezco
A

Anónimo dijo...

Muy lindo el Boletín y Gracias por sacar del arcón d los recuerdos el artículo. MRFL

Anónimo dijo...

una maravilla el boletín, Eduardo, gracias, lo estaba esperando.
Alicia B. Pastore

Anónimo dijo...

Entrar al boletín es entrar a mi casa, por eso la propuesta de Gus tiene un encanto especial, voy a entrar como si fuera una visita y deleitarme de cada cosa que ya conozco, de cada voz que cada quince días me abre el asombro. Eduardo hace un gran trabajo y le pone mucha energía y eso, no hace falta decir, se nota.

Lily Chavez

Anónimo dijo...

EDUARDO: Gracias y FELICITACIONES por el Boletín BASTA YA. La pintura de tapa, los artículos, destaco el de Glaucen,Realmente cada vez sale mejor.
y Gracias por tu aporte a la Cultura de Córdoba.
Cariños
olga cabrera ladu

Anónimo dijo...

Hermosa la portada y contratapa.Bellisima. Selección de muchisima calidad, buen gusto, sugestión, belleza, de colores que alegran el espíritu de los que todavía soñamos y pensamos quela vida no es solamente un volcán en erupción. Podría enumarar una por una las notas de este Boletín, implícitas y quizás no llegaría a esbozar la calidad de las mismas, tanto a nivel poético como narrativa, comentarios, cine , gatronomía, etc. Resaltaré algunas grases como:" Sooo camila es maldita porque es la poesía"..."Uno no es, ni por lejos lo que escribe y de eso no hay dudas..."." Sólo tu encontrarás el camino y quizás el poema que logre salvarte". Y pensar que los Fenix son precisamente los simbolos de muerte generada por el fuego ylña resurección, la inmortalidad, el sol y también la delicadeza ua que vive solo del rocío sin lastimar a ningún ser viviente...". Por mi parte presiento que tanto la zona céntrica de nuestra ciudad como la periferia viven la una para la otra, mirandose constantemente a traves del espejo, pero no se aman. Villa El Pocito. Para finalizar felicito a todos los componentes del Staff que conforman el Basta ya!. Son un lujo que engalanan mes a mes alguans horas de nuestras vidas.Saludos Julia Valle.
Lectora fans del Basta ya!