martes, julio 06, 2010

Boletín Literario Basta ya! / nº 107 / Julio de 2010


Fotografía: Eva / The Divide sur Motion Sponsor
Boletín Literario
Basta ya!
Año 5 / nº l07 / Julio de 2010
Boletín Literario Basta Ya! / Año 5 / nº 107 / Julio de 2010
Revista Cultural

Director / Propietario: Eduardo Alberto Planas

Consejo de Redacción: Liliana Chavez, Alfredo Lemon, Jorge Luis Carranza, Adriana Pozzo, Pablo Carrera

Colaboradores Permanentes: Mónica Ferrero, José Luis Planas Osorio, Armenouhi, María Teresa Archina.
Colaboran en este número: David Sorbille, Ulrich, Juan Martín Velázquez
Diseño y Diagramación: Eduardo Alberto Planas
Dibujos: Matías Arese / Ele Juárez
Fotografías: The Divide sur Motion Sponsor / Nora Pasi / Mariana Alpuy / Leticia Ressia. Contratapa: Óleo de Joaquín Sorolla
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del Basta Ya! Suscripción gratuita. Este Boletín se edita en forma virtual Quincenalmente. Registro de Propiedad Intelectual nº 598958. Hecho el depósito que marca la ley 11.723. Se puede reproducir con cita de autor y fuente.
www.boletinliterariobastaya.blogspot.com
Suscripción gratuita a: eduardoplanas2001@hotmail.com


SUMARIO
De mi costilla / Juan Martín Velázquez
De a pié / Jorge Luis Carranza
Bichos II / Ronzerta Coanca
Receta / María Teresa Archina
Rojo / Eduardo Planas
Carancho y una actriz en ascenso / Ulrich
Una cosa trae la otra / Sabores sin olvido / Liliana Chavez
Éramos / Armenhui
Sobre Renania y otros reinos / Eduardo Planas
The Divide sur Motion Sponsor
José Saramago
Homenaje a Ernesto Sábato / Alfredo Lemon
La música de Luna de Pájaros
La Pintora / Liliana Chavez




De mi costilla
Juan Martín Velazquez


De mi costilla
Forjé una mujer
Hierática…
A la que amé y me amó
A su manera…

No supe hacerle entender
Que podíamos volar
Y surcar un cielo a medias
Tan ancho y espacioso
Hasta colmarlo de estrellas cada noche.

Que podría volverse paloma
Torcaza, calandria, hornera
Y anidar mansamente en mi pecho.

De mi costilla
Nació una mujer.
Un pedazo de mí
Emancipada, libre, soberana…
Que parió conmigo la amenaza
De amarnos hasta donde no ser.

La dejé partir como irse de mí

Más allá del cuerpo que habito.






De a pie
Jorge Luis Carranza


No digo que con un palo
y un trozo de tierra sea suficiente,
pero sí llevar en el bolsillo
tres o cuatro sueños
de vuelo bajo
y que quepan en la mano.

Sueños a los que pueda llegarse de a pie.

Beber del agua que trae y lleva el día
y la noche que le sigue.
Y no más.


Bichos II
Sobre perros y gatos Ronzerta Coanca


Por obra y gracia del destino, un perro y un gato se criaron juntos, completamente solos.
Cuando les preguntaban a uno de ellos por el otro, siempre respondían al unísono: es mi hermano.
En la ciudad de los perros no los admitieron. Bien es sabida por todos su ancestral enemistad con los gatos desde tiempos inmemoriales.
En la ciudad de los gatos se les cerraron una a una, todas las puertas. Sus habitantes les dijeron a coro: un perro y un gato juntos... ¡jamás!
¿Qué hacer?... eran hermanos.
Caminaron y caminaron hasta una comarca lejana allí donde los gatos y los perros son desconocidos. .
Vivieron en esa tierra durante muchos años.
Ellos no se llevaban como usualmente se llevan perros y gatos.
En los números del amor, de la amistad y de la vida dos más dos a veces suma cinco. O seis. O siete. .
Pero... qué se le va a hacer... no todo el mundo entiende.



Receta
María Teresa Archina


Toma un puñado de tierra.
Retírale toda impureza.
Espárcele rayos de sol.
Haz de la masa
un diáfano cielo donde abran
todas tus ventanas.
Agrega un poco de agua
para ahogar los recuerdos
que obstruyeron tu mente.
Enciende, mientras tanto, una fogata.
Que el ímpetu de los leños
vierta pasión a manos llenas.
Fusiona todo,
añade tu propia luminosidad.
Espolvorea con esencias del alma.
Moldea todo
de un modo consistente.
Obtendrás un talismán,
duro como un diamante,
recubierto de energía
y sólo ocupara
un pequeño lugar en tu bolsillo.

María Teresa Archina
De Cristales, agosto de 2009






Rojo Eduardo Alberto Planas





Cuando en aquella tarde lluviosa, Guillermo llegó a la subasta del Paseo de las Artes, sonrió. Allí estaba el violín que tanto anhelaba, envuelto en su caja de color marrón en cuero gastado. Lo quería, no importaba el precio que tuviera que pagar.
Empezaron las ofertas. 1.200, 1.300, 1.400, 1.500 pesos. Una mujer –que llevaba el detalle de una boina negra que se destacaba sobre su roja cabellera, parecía decidida a quedarse con el instrumento. Las ofertas se convirtieron en un duelo entre ambos. Ninguno daba el brazo a torcer. La mujer hizo otra señal con su mano 10.400 pesos. El levantó la suya y el violín quedó en 10.500 pesos. No hubo contraoferta.
En cuanto finalizó de la subasta, satisfecho, se dirigió a cumplimentar los trámites para el cierre de la operación. En eso se encontraba cuando observó a la dama de la boina, llorando. Se acercó a ella. Conversaron. A la mujer no sólo le atraía el instrumento por la tonalidad rojiza de su madera como le sucedía a él. Para ella significaba mucho más, amaba la música y tenía previsto viajar en un mes a Alemania para perfeccionarse. El modo apasionado con que ella se expresaba, conmovió a Guillermo.
Invitó a Rachéele – tal era su nombre – a tomar un café. Toda la conversación giró en torno al violín, supo por ella que era muy antiguo, de origen alemán y que venía con cuerdas de acero de repuesto, cosa que no era habitual.
Guillermo percibía sentimientos encontrados, había esperado tanto el momento de la subasta y de pronto, la cosa cambiaba, la historia de Rachéele había tocado su corazón. Entonces se decidió, le dijo que si era importante para ella, él se lo regalaba.
Rachéele se negó y sólo después de insistirle largo rato, aceptó que Guillermo le prestara el violín unos días, hasta tanto llegara el momento del viaje. Así lo convinieron.
La fecha de partida llegó. Rachéele lo llamó para avisarle y le dio la dirección y el teléfono.
Guillermo ingresó al pequeño departamento, ubicado en un barrio residencial de la ciudad. La caja del violín se encontraba abierta sobre el sofá del living.
Lo tengo en el dormitorio – dijo ella, sintiéndose interrogada por la mirada de él.
Conversaron amenamente. Desde donde estaba Guillermo pudo observar el violín sobre la cama. En un impulso, se dirigió al dormitorio y tomó el instrumento en sus manos. El no sabía tocar el instrumento, sin embargo, cada movimiento de sus manos sobre el violín era un interrogante. Nadie como tu conoce tanto de Rachéele, sus secretos, dijo en voz alta sin darse cuenta que ella estaba presente.
De pronto algo lo hizo volverse. La escuchó sollozar. La luz que entraba por la ventana daba de pleno en el cabello de la mujer, destacando aún más su color rojizo, similar a la madera del violín. Se sintió cautivado. Se acercó a ella y la tomó de los hombros. Rachéele dio vuelta el rostro y el la besó en los labios. Surgió natural, deseado, necesario. El romance fue fugaz pero apasionado.
Ella igualmente viajó llevándose el violín, como algo que los unía y sostenía hasta un nuevo encuentro. Guillermo continuó con sus actividades habituales. Pasó el tiempo y a los dos años de aquello, él debió viajar a Paris, a especializarse en Filosofía. Lucía, una vieja amiga radicada allí hizo de anfitriona.
Tenía el teléfono de Rachéele. Se habían escrito algunos mails, unas breves llamadas telefónicas para saber para saber como estaba el otro. Nada más, ninguno quería insinuarse, inmiscuirse en la vida que cada uno había decidido.
La llamó. Al otro día marchó hacia Alemania. Se dirigió al atelier que ella tenía instalado en Berlín. El abrazo fue efusivo, prolongado. Guillermo no tenía demasiado tiempo, debía dar una conferencia en Viena.
Hicieron el amor. Y el silencio sentenciaba un presagio, una despedida. Rachéele se levantó envuelta en la sábana, cubierto el cuerpo a medias, abrió el placar y retiró el violín. Mirando a Guillermo profundamente, le dijo:
Con este violín he tocado mi primer concierto. Nunca podré agradecerte lo que hiciste por mí. Y se lo entregó, con una mirada lluviosa que lo decía todo.

Cuando Guillermo regresó del viaje, llevaba el violín como equipaje de mano. Ricardo, su sobrino, lo esperaba en el aeropuerto. Como impaciente joven de 20 años que era, quería que le contara todo en un instante. Pero en especial lo intrigaba el violín: ¿de dónde lo sacaste? ¡Qué extraño color de madera! Repetía sin dejar de tocarlo.
Ya en el automóvil, Ricardo le comentó que estaba estudiando música y que el violín lo apasionaba.
Es tuyo entonces – dijo Guillermo.
En su algarabía Ricardo no se dio cuenta que la mirada de su tío se perdía en una imagen que llevaría adentro por siempre.




Carancho y una actriz en ascenso Ulrich

En este filme Ricardo Darín esta acompañado por Martina Gusman. Le da vida a Sosa, un abogado especializado en accidentes de tránsito que está a punto de recuperar su matrícula. Él sabe que, por año, en Argentina más de ocho mil personas mueren por accidentes viales y más de 120 mil resultan heridas en esas circunstancias. Por eso, este hombre acostumbra recorrer a diario las guardias de los hospitales y las comisarías en busca de posibles clientes.
Sosa es uno de los integrantes de un turbio estudio jurídico escondido tras la imagen de una fundación de ayuda a las víctimas. Su obligación, en este esquema, es desde captar a los clientes y conseguir a los testigos hasta arreglar con la Policía, los jueces y las aseguradoras.
En el ámbito médico donde él se mueve para llevar a cabo su trabajo está Luján, una joven profesional recién llegada a la ciudad que se enfrenta a un mundo que desconoce. En soledad y casi sin dormir, esta médica asume el desafío de aplicar sus conocimientos en ambulancias, guardias y servicios de emergencia.
Sosa y Luján se conocen en la calle, una noche en la cual ella intentaba salvar la vida de un accidentado y él pretendía convertirlo en su nuevo cliente. El amor entre ambos no tarda en surgir pero, a pesar de sus deseos, ninguno podrá mantenerse al margen del turbulento pasado de Sosa.
Cuando Carancho fue presentada en sociedad, el director de la cinta señaló ante el diario “Clarín” que, a través de este nuevo proyecto que demandó ocho semanas de rodaje, intentó homenajear al policial negro ya que, según expresó Trapero, “a partir de una historia centrada en poquitos personajes se puede hacer un retrato social”.
Muchos se preguntaran como ha hecho la joven actriz Martina Gusman, para mostrarse tan ducha en sus ademanes médicos, en medio de la sangre, las jeringas y los tubos de oxígeno. La respuesta esta, primero, en una formación actoral que data desde los siete años, pero también en cómo se involucró para ascender el estereotipo del doctor y tallar a su Luján, una médica de emergencias del Conurbano que vive y padece su trabajo, entre los avatares de la precariedades de la salud pública, la violencia –también la gratitud- y la muerte, en medio de una trama que se mete de lleno en los negocios surgidos ante el dolor de los demás ( y el amor, que también asoma entre tanta pálida).
La inmersión no fue ligera: Martina se entrevistó con el director de un hospital de González Catán y logró que la aceptaran para asistir durante seis meses todos los jueves a la guardia de 8 hs. a 8 hs. del día siguiente. Esto lo había hecho también cuando protagonizo -y produjo- Leonera, ya que en la oportunidad se entrevisto con presas y asistió a penales a ver las condiciones en que se desenvolvían las mismas. Un excelente filme, duro si se quiere, un estupendo actor consagrado y una bella y talentosa actriz en ascenso.




Una cosa trae la otra Por Lily Chavez
Sabores sin olvido.

Estaba tomando unos mates mientras veía un programa de televisión. Y de pronto, me alegré como una niña de cinco o seis años; supongo incluso, que se me iluminaron los ojos. Una propaganda de galletas Lincoln, de esas cuadraditas que al introducir en el te o mate cocido, había que llevar rápidamente a la boca antes que se desarmaran. A mi madre le encantaban y ahora que sé que se consiguen de nuevo, le llevaré algunos paquetes en mi próximo viaje.
Se me dio por pensar en las tantas galletitas que hicieron nuestras delicias cuando niños. Recuerdo las Variedades Terrabusi que venían con esos huevos grandotes de colores y con esas galletas con forma de ovejas, gallinas, patos, con la que armábamos la granja.
¡Qué lindo era ir con unas pocas monedas a comprar al kiosco! Nunca eran suficientes para adquirir lo pretendido pero regresábamos saltando como la niña de Dánica Dorada, con unas gomitas, chicles o la famosa gallinita rellena con licor y sorpresas….cuántas cosas. No hay dudas que las golosinas eran y son una manera de endulzarnos el paladar y la vida. En realidad nacieron de la necesidad de hombre por encontrar un alimento ligero que sirviese de sustente para sus largos viajes, algo pequeño que a la vez aportara energía. Los primeros dulces fueron creados con pulpa de fruta, cereales y miel.
Y aunque parezca mentira, ya en tiempos de Noe, los viajeros preparaban una pasta dulce y jugosa con pulpa de fruta y cereales pulverizados y también lo hicieron los antiguos egipcios que mezclaban miel y cereales que luego moldeaban en recipientes de diversas formas. Pero – decir verdad - el descubrimiento de usar azúcar para elaborarlos nace en la India, donde se produjo por primera vez azúcar en estado sólido.
Cuando niña, doña Angélica, una vecina de mi casa que me quería mucho, iba de vacaciones a Tucumán, lugar donde había nacido y de regreso nos traía caña de azúcar que mi padre cortaba en trozos de aproximadamente 30 cm. y que, al apretar entre los dientes, largaba un jugo dulcísimo. Recuerdo que hacía doler y ahora mismo –mientras lo pienso- me recorre un escalofrío. La caña de azúcar, también llamada “caña de miel” que en latín la denominaban “canna melis” y que finalmente dará lugar a “caramelo” se usaba en la repostería de entonces pero claro, era un producto de lujo, al que no cualquiera podía acceder. En la misma época eran conocidos los grageados, caramelos cubiertos de azúcar y chocolate, rellenos con frutos secos o pasas. A estas grageas se les añadía aromáticos (fresa, violeta o almizcle) y diversos colores que llamasen la atención.
Pasó mucho tiempo hasta que en 1850, EEUU, comenzara su producción industrial de caramelos. En España por ejemplo llegó recién en 1930 y en nuestro país, un poco más tarde, cuando a Fulvio Salvador Pagani se le ocurrió crear Arcor, un 5 de Julio de 1951. Hoy, esta empresa que tiene 20.000 empleados en todo el mundo, es la mayor productora de caramelos y la primera empresa en exportar dulces de Argentina, Brasil, Paraguay, Chile y Perú. Mientras tantos los dulces nos llegaban desde otros países, clásicos como las pastillas Juanola que ya tienen más de cien años, creadas por un farmacéutico de nombre Manuel Juanola en Barcelona, unas pastillas romboides que mezclaban regaliz, mentol y eucalipto para calmar la tos. Otro ejemplo de longevidad en el mundo de los caramelos son los Solano, que aparecen en la mitad del siglo XIX, cuando a un confitero logroñés se le ocurrió usar para hacer caramelos leche de burra, un remedio que se usaba para el catarro. Celestino Solano le añadió un chorrito de café y fue furor. Todo el mundo quería estar acatarrado.
Los austriacos crearon los caramelos PEZ, más precisamente Eduard Hass III. Tenían forma de tableta rectangular su nombre era derivado de la palabra alemana Pfeffermins, (menta). Comenzó a comercializarse en el año 1927, Haas empleaba levadura química y decidió vender las pequeñas cápsulas en paquetes y tubos dispenseres del tamaño de un mechero. La gente lo empleaba con “enmascarador del tabaco”.

Acaba de terminar el partido Italia- Eslovaquia, con el resultado de 3 a 2 a favor de Eslovaquia, los italianos se van del mundial. Lo que digo ahora no lo digo con sorna, pero al ver ese jugador llorando, sentado en el césped me da ganas de acercarle un SUGUS. Cuando niña calmaba cualquier llanto y mi madre siempre tenía alguno a mano para contentarnos. Y a propósito de mi madre, voy a contarles una anécdota. Ella tenía debilidad por esos chocolates mentolados, redondos, revestidos de un papel metalizado verde de la línea Suchard. Mi papá siempre le llevaba unos cuantos y con mi hermano, cada noche, desde la habitación contigua, escuchábamos el particular ruido del papel cuando el chocolate se desenvuelve. Silencio.
Al otro día lo primero que hacíamos era ir a buscar en el cajón de la mesa de luz y allí estaban dos o tres envoltorios sin nada adentro. Nunca fue una mujer egoísta pero parece que su amor por los dulces era por entonces, inconmensurable.

Con esto del mundial, dan muchas ganas de comer cosas dulces ¿o no? Hacer fritos mientras se toma mate, comer una porción de torta, chocolate en barra y entonces no puedo irme sin recordar que la infancia tiene ese sabor dulce de Tita, de Rodhesia, insustituibles en sabor hasta el día de hoy y ¿saben qué? Una curiosidad: según un estudio realizado, el 78 % de las personas que nombran o piensan “Tita”, inevitablemente piensan o nombre a su hermanita “Rhodesia”.
Y hace poco se hizo una encuesta sobre las golosinas más recomendables, y el Bocadito Marroc llevó la delantera. Dicen que logra lo que toda golosina debe lograr: que uno quiera más. Ese bocadito de praliné blanco y leche que parece venir cada vez más pequeño es de la marca Felfort y ayy, eso me hace pensar en un excéntrico personaje de moda en la farándula argentina y huyo….hasta que Una cosa traiga la otra.











Éramos


Llámame… ¿te acuerdas?
Mi número estaba en tu teléfono siempre.
Mi mirada en tus ojos sin trampa…
Amanecía en tu corazón como en tu cuerpo
Y en cada noche me aletargaba
Sin deseos de dormir.
Éramos mareas de cuerpos
Arrojados en el acantilado de una sola plaza
Frenados por la misma sabana…
Hasta que tu venias de nuevo a buscarme
Las horas eran de una eternidad insaciable.
Pasión… amor…deseo de un sueño
Que me hizo vivir lo suficiente
Hasta que el paraíso se perdió
En las finas piernas que vestían otra pollera.
Y no pude con tu juego de dudas austeras.
Por eso no llamas, no recuerdas.
Ya no hay brazos que contengan,
Ni cuerpo, ni cama…
Ni recuerdos, ni promesas…
Armenouhi
Dibujo de Ele Juarez




Sobre Renania y otros reinos
I
Renania esta dividido en seis condados cuyos nombres son coincidentes con los siguientes colores: amarillo, rojo, verde, azul, e índigo y el de los Colores gobernado por Pauwli. Demás esta decir que cada condado esta regenteado por un Hada del mismo color, cuya elección es anual y directa. Las hadas se reúnen todos los miércoles con el Hada Mayor de Palacio, Leda, así como con el Consejero, Edwan y La Emperatriz, Wend para tratar los asuntos culturales del reino. Las minucias administrativas las atiende el Jefe de Gobierno.
Existe confusión en los geógrafos respecto del reino de Renania. En algunos mapas suele aparecer rodeado de agua como si fuera una isla. Pero no es así. El reino esta dentro del continente y limita con otros principados y reinos.
II
La mayoría de los reinos limítrofes son aliados, salvo el de Zalarianda, ubicado al Norte o región de los Hielos, que tiene pretensiones hegemónicas.

Nowri, Princesa de Fiswland
Uno de los reinos amigos es el Principado de Fiswland, ubicado al Oeste o región de Las Montañas. Separado por el Arroyo de los Cristales, es un diminuto país. Tan pequeño es que esta regenteado por una Princesa, Nowri, un Secretario de Gobierno, Degow, y tiene dos ciudadanos. Es un reino de color verde agua. Es el reino de la Esperanza, muy amigo por cierto de aquellas del famoso escritor. Celebración y Bendición son sus únicos y felices habitantes del pequeño principado.

Se caracterizan por ser abnegados luchadores en pos de sus derechos y sienten una verdadera indignación frente a la injusticia. Son muy activos, emprendedores y sumamente prácticos para las cuestiones del principado. A pesar de ser tan solo dos, propician siempre el accionar colectivo.
Su canción es sumamente alegre y nadie puede dejar de bailarla:
Boom, boom, boom, boom, boom / kutz, kutz ehy ja/Boom, boom, boom, boom, boom / Kana hi naj kutz, kutz ehy ja/Devla, Devla, Devla, mi dzav te mange an(do) for/?Jek bar? Kalashnikov/ Kalashnikov KalashnikovKalashnikov, kalashnikov
Eeeeeeh..../Boom, boom, boom, boom, boom/Dalakovac, Markovac, Mala Krsna, Lajkovac, / Caje, suje, ajde, hopaaaaa / Eeeeeeh…

Otro de los reinos amigos, es Alewanndría, ubicado al Este o región del Mar. Tiene tan solo dos habitantes: el Rey, Alewand, y un sonriente ciudadano; ambos son amantes de la música y la literatura, gustan de largos ensayos filosóficos y novelas. El reino se caracteriza por sus adelantos tecnológicos, esta constante comunicación con todos los reinos del planeta, sin importar lo alejado que estén.
Son eternos buscadores de la verdad. Su moneda es el Silvow, que tampoco cotiza en bolsa. Su instrumento favorito es el laúd. Tienen el cabello suelto y largo. Su color es el azul.



Marwland, es otro de los reinos aliados. Ubicado al Sur o región de los Vientos, es un reino sumamente pequeño. Esta conformado por la Reina Marwl, y dos habitantes, uno de ellos gnomo. En este reino son amantes de la música bailable, ya sea disco o popular.
Se caracterizan por danzar a la perfección. Son alegres, solidarios y su color es el azul francia. Es prácticamente un reino-monoambiente. Su película preferida es “Chorus Line”.
III
Corwland es un país amigo. Ubicado al Oeste, la región de Las Montañas. Es el único país que es una República.
Es el país más grande y con mayor población. Tiene 853 habitantes, dos gnomos, y un enano, lo que es mucho dado que el reino de Zalarianda, uno de los más grandes, tiene 456.
Esta gobernado por un Primer Ministro y tiene un Parlamento de representantes elegidos por voto directo de cada provincia. Son todos coreutas. Viajan por las distintas provincias organizando concursos de coros. Saben todas las canciones habidas y por haber en todos los idiomas y dialectos del país, inclusive el de los pueblos originarios.
Les encantan los teatros y las salas de conciertos. El canto lírico les apasiona. Su color es el rojo y su emblema una marquesina de teatro. Su película preferida, por supuesto, es Candilejas.
IV
Estos son los principales reinos aliados de Renania. Son pacíficos, y tienen relaciones visitándose asiduamente, momento en que intercambian información sobre poesía y música y se produce un incesante tráfico de libros y discos. No existen aduanas. No tienen embajadores, sino agentes culturales.
Estos reinos han suscripto un Tratado de Amistad Perpetua y se reúnen periódicamente para conformar una Unión de Reinos del Viento, en defensa de sus reservas naturales, bosques y fuentes de agua potable, en procura de un mundo multilateral.
La Infanta Cristal del reino de Renania
Pretenden con ello poner freno a la hegemonía del reino de la región de los Hielos.
V
Descansando se encontraba la infanta Cristal, del reino de Renania, cuando llegaron informes de que Orcos, Gigantes y Cíclopes mantenían reuniones secretas con la Reina Orivia, la Ingrata de Zalarianda, vaya a saber con que malsano objetivo.

Eduardo Alberto Planas




(Continuará…)



The Divide




Ha llegado el primer trailer de la película The Divide (La Línea Divisoria) que se estrenará en el año 2011. Es una combinación de Thriller / Ciencia Ficción. Los protagonistas son: Michael Biehn, Rosanna Arquette, Alemán Lauren, Milo Ventimiglia, Peter Stormare, Michael Eklund, Holmes Ashton, Courtney B. Vance, Iván González, Jennifer Blanc. Guión de: Karl Mueller, Sheean Eron. Dirigido por Xavier Gens.
La película tiene la particularidad que puedes convertirse en co-productor: www.motionsponsor.com.
Cuando una explosión cataclísmica devastó la ciudad de Nueva York, ocho personas se refugiaron en el sótano de su edificio. Las tensiones y las rivalidades se suscitan entre los supervivientes que sobreviven entre la disminución de las reservas de alimentos y agua. De repente, los hombres se combinan para entrar al refugio y sus ocupantes dispararon contra Eva, la única joven del grupo. Estos se han endurecido para sobrevivir a la amenaza externa y llevar a cabo actos cada vez más y más violentos contra los hombres del refugio. Consciente de que este santuario se transforma en un verdadero infierno, ¿la supervivencia de Eva será en desmedro de la humanidad?
Sitio Web: http://www.motionsponsor.com/html/projet
http://www.thedividethemovie.com





José Saramago / (6 de noviembre de 1922 - 18 de junio de 2010)


“…Pero, para mí lo que cuenta es la voz que esta latiendo, y esa voz me guía, y esa voz que está latiendo es mía. En el imaginario yo puedo ser, al mismo tiempo, Dios, el diablo, Jesús, María, José, María Magdalena, yo soy todos. Yo soy todos en el sentido de que todo eso esta pasando por mí. Y el entendimiento que yo tengo de esos personajes o de las situaciones que pueden ocurrir, todo eso pasa por mí. Yo sí creo que Flaubert tenía razón cuando decía que Madame Bovary era él. Pero no era sólo Madame Bovary. Era también el marido de Madame Bovary, y los amantes de Madame Bovary, y la dependiente…

¿Y ese no es el narrador?

No lo es. Claro que se puede identificar lo que se llama la instancia narradora. Pero, desde mi punto de vista, el narrador es un personaje más de una historia que no es la tuya. A veces yo digo que si pudiera, por lo menos a mis libros les pondría una faja que dijera:” ¡Ojo!, este libro lleva una persona adentro”. Y esa persona es el autor”.
José Saramago
Conversaciones con Jorge Halperín
Le Monde Diplomatique / 2003



Homenaje a ERNESTO SABATO, 99 años:
"La cercanía del túnel y los fantasmas"
por Alfredo Lemon

Ernesto Sábato nació en Rojas, provincia de Buenos Aires, en 1911.Hizo su doctorado en física y cursos de filosofía en la Universidad de La Plata. Fue investigador en el Laboratorio Curie y abandono definitivamente la ciencia en 1945 para dedicarse a la literatura.
Son sus libros de ensayos: "Uno y el universo" (1946), "Hombres y engranajes" (1951), "Heterodoxia" (1953), "El escritor y sus fantasmas" (1963), "Apologías y rechazos" (1979). Entre sus novelas figuran: "El túnel" (1948), "Sobre héroes y tumbas" (1961), "Abaddón el exterminador" (1974), "La resistencia", entre otros. En 1983 presidió la Comisión Nacional de Desaparecidos cuyas conclusiones fueron publicadas en el libro "Nunca más" conocido mundialmente como el Informe Sábato de la Conadep. Desde hace más de diez años se dedica a la pintura, habiendo expuesto sus obras en importantes centros culturales internacionales.

Escritura y compromiso

El camino de la ficción es el túnel por el que el novelista se adentra persiguiendo, entre claroscuros de sombra e intemperie, las respuestas a las indagaciones que le obsesionan como fantasmas. Pero su pesquisa se detiene en las márgenes de la literatura; interpela
al hombre, al ciudadano, al contemporáneo, respecto al sentido de sus actos. El siguiente artículo rescata estos conceptos a la luz de los escritos narrativos y declaraciones políticas del hacedor de "Sobre héroes y tumbas". Rebelde y contradictorio testigo de una época en crisis, Sábato se figura -imagina- a la realidad para poder describirla y al hacerlo, comprenderla. La escritura tiene por objeto, de este modo, contestar desde una óptica propia, las pesquisas eternas del hombre y de connotar los desencuentros y desequilibrios psíquicos y sociales del
ser pensante. Pero paradójicamente la búsqueda de la verdad o del conocimiento de lo externo no termina configurando algo acabado de fácil entendimiento, sino que, por el contrario, genera una nueva pregunta en el sujeto que la hace, ya que no alcanza a responderse nunca de una manera absoluta, precisamente por su ínsita condición limitada: "Uno se embarca hacia tierras lejanas o busca saber de los hombres, o indaga la naturaleza o busca a Dios; después advierte que el fantasma que se perseguía era uno mismo".



Posibilidad del arte y la novela

Desde cualquier arista parece, entonces, llegarse a la conclusión de que toda comprensión de lo circundante ha de medirse en términos relativos, aún partiendo del intento de obtener logros sólidos; porque la vida misma (último o primer objeto de análisis) desborda los esquemas rígidos y no se conduce por parámetros razonables sino por lo insensato: "En esta vida única y limitada que tenemos, en cada instante nos vemos obligados a elegir un solo camino entre
infinitos que se nos presentan. Elegir esa posibilidad es abandonar las otras o nada. Optamos por una posibilidad que ni siquiera sabemos hasta dónde nos ha de llevar; porque nuestra visión del futuro es precaria y sentimos del mismo desasosiego que el navegante que debe pasar entre escollos peligrosísimos en medio de la niebla o la oscuridad. Apenas si sabemos con certeza que más allá está la muerte, lo que precisamente hace más angustiosa nuestra elección; es algo irreversible. La elección así inventada por el demonio para atormentarnos, algo que presumimos como segura frustración, el camino de la desilusión o el fracaso. Y, para mayor escarnio, por causa de nuestra propia voluntad".
Atormentado casi hasta un éxtasis místico que sólo la creación aplaca o disfruta, sus cavilaciones hunden raíces en zonas profundas del yo y cuanto más profundas menos numerosas. El hombre individual es al mismo tiempo el hombre de todos los siglos de la humanidad, pretendiendo develar los enigmas que el vivir plantea: ¿quiénes somos? ¿Existe Dios? ¿Somos un alma eterna o simplemente un conglomerado de moléculas de sal y tierra? Estos son los problemas que de verdad cuentan y frente a ellos todo lo demás, como dice Camus, es en el fondo un juego de niños: la ley de gravitación, la máquina de vapor, los satélites, Kant, los ilustrados. Ante estas cosas así anotadas, véase la reacción de Sábato: "¡Al diablo con el razonamiento puro y la universalidad de sus leyes! ¿Acaso el que razona es un filósofo "abstracto" o un "yo mismo" transitorio, inmediato y mísero? ¿Qué me importa que la Razón Pura trame sus laberintos etéreos, si se olvida de los sentimientos de un pobre ser que pensando sabe que ha de morir y que de esa muerte carnal e inevitable no lo podrán salvar ni las teorías ni la erudición?" Frente al desamparo vivencial, el arte y la literatura conforman caminos paralelos, otras maneras de conocimiento capaces de recuperar lo subjetivo, lo emocional, lo pasional. Puntualmente, la novela es un timón potencial para recuperar al hombre la integridad de un tiempo remoto, cuando la poesía y la magia constituían una única manifestación de espíritu en busca de la sabiduría del destino y del cosmos; algo que en alguna medida han ofrecido Sófocles, Shakespeare, Dante. No es el pensamiento lógico el que nos descubre la realidad esencial de un pueblo, sino el mito y la ficción; porque, como decía Hordelin, "el hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando piensa". Desde ese punto de vista, el acto de la creación por la novela surge como una formulación cuasi teológica en recuperación por lo romántico nocturno. Dada la dificultad de la epistemología o las matemáticas para aprehender el mundo, se recurre a ella: "Mirá lo que sucedió con el mito. Los tipos de la Enciclopedia se rieron; puro macaneo, pura mistificación. Y, de paso, ahí tenés la raíz de la confusión actual: desmitificación es lo mismo que desmitificación. Los hombres de ciencia se morían de risa. Vos no has conocido a esa gente como yo, que he trabajado al lado de premios Nobel, en grandes centros de investigación. Para el pensamiento ilustrado el hombre progresa a medida que se alejaba de estado mito-poético. Pasó lo que tenía que pasar: expulsado por el pensamiento el mito se refugió en el arte,
que así resultó una profanación del mito; pero al mismo tiempo una reivindicación. Lo que prueba dos cosas: primero, que es imbatible, que es una necesidad profunda del hombre. Segundo, que el arte nos salvará de la alienación total, de esa segregación brutal del
pensamiento mágico y del pensamiento lógico, porque el hombre es todo a la vez. Por eso la novela, que tiene un pie en cada lado, es quizá la actividad que mejor puede expresar al ser total. Escribimos novelas porque tenemos un alma, porque por nuestra inevitable
encarnación somos duales e imperfectos. Un dios no escribiría novelas". Como en un rompecabezas psicoanalítico, los sentires son extraídos a la superficie consciente por criaturas que suben desde nuestros antros subterráneos, de la infancia y sus meandros de
miedo, generando obras artísticas que materializan cierta inmortalidad, asegurada por leyendas, por hombres de una misma raza, por crepúsculos y amaneceres semejantes, por ojos y rostros que retornan ancestralmente. Sobre el particular, el hacedor enseña: "La
prosa es lo diurno, la poesía es la noche. Se alimenta de monstruos y símbolos, es el lenguaje de las tinieblas y los abismos. No hay gran novela en la última instancia que no sea poesía". Igualmente con tono lírico profesional refiere: "Vuelvo al alma que viaja durante el sueño y puede ver cosas del futuro, cosas que despierta no advierte, cuando está liberada del cuerpo que es lo que al hombre encadena a la prisión del espacio y del tiempo. Lo que todos logramos en el insomnio con las pesadillas, los poetas lo alcanzan mediante el gozo y la imaginación. Los poetas son duendes que conservan los ojos de un mago".

El hombre roto



Lo transitorio y trascendente del hombre y la denuncia de una sociedad enajenada son otras problemáticas que se repiten. Cualquier persona que se haya puesto a meditar sobre los puntos mencionados ha experimentado la desesperación de sentirse aislado y ajeno. Sábato
dice: "Estamos en la noche del mundo, solitarios y tristes, en medio de una civilización que hemos construido y que ahora corre el riesgo de derrumbarse. El siglo XIX, siglo de optimismo, de una ciencia arrogante, del Progreso de las Ideas, nos ha llevado al siglo XX, siglo de carnicerías mecanizadas, del asesinato en masa de judíos, del fin del liberalismo. Hemos aprendido trágicamente que la ciencia no es buena en sí misma, que no garantiza nada, que lo que falta son ideas y valores éticos, que somos grandes técnicos e infantes éticos". El pensador advierte agudamente que el desarrollo técnico no trajo solución a los dramas espirituales del hombre moderno, sino que agravó los que ya tenía y desencadenó la tremenda crisis social que desde años nos confunde y aprisiona. El individuo de la calle, el hombre común, fue quedándose cada vez más solo en medio de ciudades cada vez más amontonadas como resumideros y no tan bien organizadas como hormigueros: "... no hay que equivocarse. La solución de los problemas materiales no basta, pues se puede levantar, de ese modo,
una nación de esclavos bien alimentados como en esos países del
socialismo totalitario. No debemos aceptar ningún plan que no ponga al hombre de carne y hueso como fin, como meta de cualquier sistema. Ese hombre situado que, por igual, ha enviado a los campos de concentración el totalitarismo de izquierda y el de derecha. No
encuentro diferencias entre ambos ya que los dos parten de la base de que el fin justifica los medios y sacrifican ese hombre carnal a los fines del Estado. Ambos lo han desacralizado y por eso cometieron con él los más horrendos crímenes. No hay torturas buenas y torturas malas. Todas son abominables y ninguna persona decente puede admitirlas ni en nombre de los fines más nobles. Sobre todo si los fines son nobles ¿Cómo se puede torturar con el fin de instaurar
una sociedad más justa? ¿Cómo se puede torturar en nombre de Cristo? Debemos luchar contra ese mal de cada día que es el desprecio por la criatura humana y que alcanzó sus más satánicos hitos en los exterminios nazis y soviéticos. A veces parece que estas experiencias espantosas no nos hubieran servido de nada".

La duda de Dios

Resulta interesante extraer de su Informe sobre ciegos la explicación que sobre la maldad da el personaje Fernando Vidal: "Desde chico me preocupo el problema del mal... y del sentido
general de la existencia. La idea de que estuviéramos gobernados por un Dios omnipotente, omnisciente y bondadoso me parecía tan contradictoria que ni siquiera creía que se pudiera tomar en serio. Así fui elaborando una serie de teorías y las siguientes posibilidades... 1) Dios no existe. 2) Dios existe y es un canalla. 3) Dios existe, pero a veces duerme; sus pesadillas son nuestra existencia. 4) Dios existe pero tiene accesos de locura; esos accesos son nuestra existencia. 5) Dios no es omnipresente, no puede estar en todas partes. A veces está ausente, ¿en otros mundos?, ¿en otras cosas? 6) Dios es un pobre diablo, con un problema demasiado
complicado para sus fuerzas. Lucha con la materia como un artista con su obra. Algunas veces, en algún momento logra ser Goya, pero generalmente es un desastre. 7) Dios fue derrotado antes de la historia por el Príncipe de las Tinieblas. Y derrotado, convertido
en presunto diablo, es doblemente desprestigiado, puesto que se le atribuye este universo calamitoso". Recordando este pasaje, a propósito de una breve visita suya por esta ciudad con motivo de unas jornadas sobre creatividad y psicoanálisis, tuve oportunidad de interrogarle
sobre el tema, a lo cual respondió: "¿Si creo en Dios? Grandes genios de la filosofía han creído y creen en Dios. Místicos y visionarios tuvieron la experiencia directa de su presencia. Poetas
supremos lo han intuido para que un pobre hombre como yo tenga la arrogancia de negar su existencia. Debo advertir que eso no quiere decir que esté seguro. No, de ninguna manera. Innumerables veces lo pongo en duda; de ahí la expresión de mi aflicción por el absoluto.
Mis tres novelas, de algún modo han intentado contestar a esa cuestión".

Acento filosófico

Hace unos años escuché decir a Abel Posse, diplomático en París, "aunque la moral no sea un valor literario, no se puede hablar de Ernesto Sábato sin rendir homenaje a su empeño cívico ejemplar". Y estimo que es así, porque su coraje se ha mostrado siempre incisivo en defensa de los más débiles y de los que reclaman justicia y libertad. Frente a estos hechos, su personalidad se yergue como la de un fiscal insobornable, enseñando con elevado sentido humanista: "Cuando mueren niños inocentes bajo las bombas de guerra, cuando algún hombre es torturado en alguna región del planeta, cuando el hambre y la desesperación parecen anunciar el apocalipsis de esta civilización, es comprensible que muchos jóvenes clamen por la revolución; pero no se equivoquen. Deben cuidarse asimismo de repudiar el testimonio de los artistas desgarrados porque ellos constituyen también el más terrible muestreo del drama de nuestro tiempo. Porque también ellos luchan por la dignidad y la salvación de la persona humana". Como se observa, si bien un concepto trágico parece dominar la literatura del maestro creador, un optimismo subyacente fundando en la fe de un "nuevo instinto humano transformado" es la filigrana que dibuja la lectura atenta de algunos fragmentos de su obra. Su esperanza se cifra en la libertad. Por eso la metafísica no ha de entenderse como un ejercicio teórico en sus libros. Lo que él mismo denomina "acento filosófico" para dar a entender la orientación de sus posiciones, es precisamente lo contrario: una revitalización cultural de las motivaciones éticas que operan su sensibilidad, en oposición a la vanidad que reduce el arte a la estética, la redundancia, el vedetismo, sólo lucimiento o servilismo ideológico. "...No preguntar cómo es posible que se luche cuando el mundo parece no tener sentido y cuando la muerte parece ser el fin total de la vida; sino al revés, sospechar que el mundo debe
tener un sentido, puesto que luchamos, puesto que a pesar de toda la sinrazón seguimos actuando y moviéndonos, construyendo puentes y obras de arte, organizando tareas para las generaciones posteriores a nuestra desaparición, meramente viviendo".




La música de Luna de Pájaros



Coralie Clément (Villefranche-sur-Saône; 1 de enero de 1982), cantante francesa que se encuadra en la generación de intérpretes de la Nueva Chanson francesa.
Nació en una familia de músicos, su padre es clarinetista y ella estudió violín desde los seis años, aunque más tarde lo dejó. Su hermano, Benjamin Biolay, también cantante, ha compuesto y producido tanto su disco presentación como los dos siguientes.
Entre sus influencias reconocidas están Françoise Hardy, Jane Birkin y Serge Gainsbourg, por lo que su música se acerca a la Chanson francesa, destilada con nuevos sonidos como la bossa nova, consiguiendo un estilo melancólico y poético. Grabó su primer disco mientras estudiaba Historia en la universidad. Clément interpretó el tema principal Dorénavant de la película L'idole de Samantha Lang, protagonizada por Leelee Sobieski, así como su canción "Samba de mon cœur qui bat" se incluyó en la banda sonora de la película Alguien tiene que ceder, protagonizada por Diane Keaton y Jack Nicholson.
La bellísima canción “Cést la vie” de su último disco Toystore es la cortina musical del programa Luna de Pájaros, que se transmite por FM activa 105.9 del dial. Lunes 21.00 hs.



La Pintora Liliana Chavez

Intenté ahogar mis dolores, pero ellos aprendieron a nadar.
Frida Kahlo



El uniformado la acompaña hasta la puerta de la casa. Antes de retirarse se saca la gorra y le besa la mano. Es evidente su admiración por la mujer que, pese atener una salud tan endeble, mantiene esa postura que la enaltece.
El hombre no deja de observarla, le parece parte de una puesta en escena.
Viste un atuendo tehuano, largo y crujiente de enaguas y puntillas. El cabello trenzado con cintas de terciopelo alrededor de la cabeza y pendiendo del cuello un collar precolombino, demasiado pesado para un cuerpo dotado de tantas penurias.
Al verla, nadie podía imaginarla conspirando o involucrada en la muerte de alguien. Sin embargo había sido apresada, sospechada de colaborar con el español Ramón Mercader, el hombre que asestó un punzón de hielo en el cuerpo de Trotski.
Pero, cómo no iban a culparla. Su afinidad con el estalinismo era conocida y se vanagloriaba en público de haber traído a México al revolucionario ruso con el único fin de que lo asesinaran.
Pese a no haber probado bocado durante dos días, al quedar sola en la casa, ni siquiera piensa en alimento; se cobija en el espacio íntimo de su cama, su refugio, su lugar sagrado. Recorre con la mirada, las fotos de los seres queridos que cubren la cabecera de su lecho y se queda mirando el cielo raso, fascinada con las figuras que el espejo devuelve: sus héroes Mao, Stalin y Marx, la custodian desde un friso. Ella no cree en Dios y prefiere ser protegida por sus ángeles de fe comunista.
Imagina a Diego, su marido, entre esas figuras. Sabe que él regresará en cuanto se entere de lo ocurrido, si es que antes no lo atrapa algún amorío. Se pregunta qué tiene ese hombre, al que ama pese a todo. Lo sabe un ser insustancial, cruel, a veces abominable pero a la vez, lo reconoce imaginativo, divertido y único toda vez que lo pretende.
El silencio la absorbe, vuelve a perderse en la espesura transparente del espejo. Toma sus telas, las pinturas y comienza a pintar sus propios rasgos, los ojos feroces y penetrantes, su entrecejo erizado, los labios perfectos y colorea una flor en el trenzado renegrido de su pelo.
Sólo interrumpe su labor para tomar por el cuello una botella de coñac que siempre tiene al alcance de la mano. Bebe pausadamente, procurando menguar ese dolor cotidiano, para de ella.
Pinta la tela casi de memoria, se conoce mejor que nadie, no ha tenido más divertimento que mirarse en ese espejo desde los dieciocho años.
Delinea trazos gruesos sobre los labios. Recuerda como una vez se afeitó aquel vello tupido y debió soportar la furia de su esposo. Diego los consideró siempre como el mejor atributo sexual de su mujer, tanto como ella disfrutaba de los grandes pechos del hombre que se parecían a los de una mujer.
Busca otra vez la botella, presiente que su pie se ha ulcerado nuevamente; el dolor le resulta insoportable. Muchas veces ha dicho a sus amigos que estaba acostumbrada al sufrimiento y era cierto. Desliza el pincel sobre la tela y por el espejo descubre la imagen conocida de su marido, recostada en la puerta.
Diego Rivera besa la frente de Frida y entonces, su cuerpo, hasta momentos antes, dolorido, devastado de movimiento, se yergue lentamente por amor.

Frida Kalho (6 de julio de 1907 / 13 de julio de 1954)

Oleo de Joaquín Sorolla

6 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA EDUARDO, FELICITACIONES POR EL ACTUAL NÚMERO DEL BASTA YA!!
SIEMPRE CON UN CONTENIDO TAN INTERESANTE.
Sebastian Ianero

Anónimo dijo...

¡No queda otra que Felicitarte Eduardo!!!!
Raúl Lelli

Anónimo dijo...

Pensar que estuve cuando se generó el cuento Rojo. Cuanta creatividad. Te felciito Eduardo. Felicito a todos los integrantes del Basta ya!
Isa

Anónimo dijo...

HOLA EDUARDO !!

Como siempre una joyita tu revista. Realmente es un placer leerla.
Un abrazo

CRIS

Anónimo dijo...

El cuento Rojo tiene todos los elementos de un relato que lleva al lector a seguirlo. Felicitaciones Eduardo
Aldo

Anónimo dijo...

Y Leti en el Cuento Rojo, y Juan Martín y este entramado de voces que magicamente aparecen para dar luz al boletín. La solvencia de siempre de Jorge Carranza, de Alfredo, los dibujantes, ese trabajo meticuloso de Eduardo que hace que las coordenadas sean las correctas. Y sus ganas por el trabajo efectivo, que llegue al otro, que mejore esta calidad de vida en el día a día. Mi admiración para Edu y los compañeros de este querido, queridísimo boletín.

Lily Chavez