lunes, mayo 17, 2010

Boletín Literario Basta ya! Año 5 / nº 104 / Mayo de 2010




Boletín Literario Basta ya!
Año 5 / nº 104 / Mayo de 2010



SUMARIO
Editorial / Todo esta vivo después del dolor
Desnuda / Roque Dalton
Estado de sitio / Jorge Carranza
Es tiempo ya / Maximiliano Aimar
Guardia Siete / Ronzerta Coanca
Cine / Vivaldi, un príncipe en Venecia
Guadalupe 23 / Alfredo Lemon
Cuando la Argentina se gobernaba como una estancia…/ Mónica Ferrero
Historia de los cadáveres exquisitos
El mejor enemigo / Fernando López
Zamba y metralla / Raúl Lelli
Del ignoto paradero del Dr. Crespo / Eduardo Planas
Una cosa trae la otra / Liliana Chavez
Concierto de Misha Dacic
Haroldo Conti / Escritor de ida y vuelta / David Sorbille
Armenia: Historia de un genocidio / Armenohui
DVD / Baglietto en vivo



Editorial / Todo esta vivo después del dolor



El Basta ya! nació hace cinco años como una simple hoja de poesía de un grupo de amigos de tribunales.

En ese lugar que tanto miedo da a la gente, oscuro, brillaban luces, personas a quienes les gustaba la literatura, la música, el arte en general. Fuimos descubriéndonos, contactándonos.

Se agregaron otras personas, colaboradores, algunos transitorios otros permanentes.

Actualmente el Basta ya! despegó de tribunales. Es una revista cultural digital, que se publica quincenalmente, cuya suscripción es gratuita. Tiene aproximadamente 350 suscriptores, llega a distintas provincias de nuestro país y a varios países del mundo. Se editaron cuatro Anuarios y se lo presentó la Feria del Libro de Córdoba en el año 2008 con gran éxito de público.

La idea era -y es- romper la rutina de lo cotidiano, mediante la alegría y la imaginación, como diría Julio Cortázar. De allí la impronta cortazariana del Boletín. Tomamos la frase “La tarea de ablandar el ladrillo…”, de su Manual de Instrucciones de Historias de Cronopios y de Famas. Romper algunas cuestiones de la literatura, desacralizar. Quebrar géneros, encasillamientos y etiquetas.

También se unió una cuestión personal de decir ¡Basta ya! a muchas cosas que se engarzó con lo social, al producirse en el país acontecimientos que dieran origen -a lo que parecía en su momento- tenía características fundacionales.

Ahora estamos en una nueva etapa de enlace con otros grupos, personas y/o entidades del quehacer literario o artístico en general, para tejer un entramado, trabajando en red.
Estamos colaborando otros grupos de poetas y narradores, a quienes difundimos sus obras.

Este es primordialmente nuestro objetivo. Difundir -sin perjuicio de la universal- la cultura de Córdoba. Lo mucho que se produce en Córdoba, y que a veces no encuentra canales adecuados.

Todo esta vivo después del dolor. Volvimos para quedarnos y sumar.





Desnuda
Roque Dalton



Amo tu desnudez
porque desnuda me bebes con los poros
como hace el agua cuando entre sus paredes me sumerjo.

Tu desnudez derriba con su calor los límites,
me abre todas las puertas para que te adivine,
me toma de la mano como un niño perdido
que en ti dejara quietas su edad y sus preguntas.

Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo
pasa a ser mi universo, el credo que me nutre,
la aromática lámpara que alzo estando ciego
cuando junto a las sombras los deseos me ladran.

Cuando te me desnudas con los ojos cerrados
cabes en una copa vecina de mi lengua,
cabes entre mis manos como el pan necesario,
cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra.

El día en que te mueras te enterraré desnuda
para que limpio sea tu reparto en la tierra,
para poder besarte la piel en los caminos,
trenzarte en cada río los cabellos dispersos.

El día en que te mueras te enterraré desnuda
como cuando naciste de nuevo entre mis piernas.



Estado de sitio

Jorge Luis Carranza



Usted llegó a estas tierras
y como una fina garúa
fue poniendo felicidad.

Ahora tengo
la casa rodeada;
sus ejércitos sigilosos
lo han tomado todo.

Usted lo hizo
sin que me diera cuenta.

Usted lo hizo
muy bien.



“Gala atómica”
Versión libre
Arte sobre Piedra
Belgrano 763,
Local 18
Casa Tomada
Córdoba



Es Tiempo Ya



Peripecias de la frialdad, pasando por todos los estados;
del frio seco, al frio desértico
con ventoleras de aire caliente.

Ahí esta el frío consigo mismo,
ahi;
en la ruta del Levante,
ahí el frío se juntó con el de mi alma, baila con el iceberg de mi corazón.

Del otro lado el calor,
del otro lado el amor,
del otro lado el ardor,
del otro lado el clamor, sentirse vivo.

Devoción insensata. División ecuánime de mi percepción,
todo junto en mi corazón, todo en mi razón.

maximiliano aimar



“Angel”
Arte sobre Piedra









Guardia Siete
Ronzerta Coanca



El circo “Imperial” andaba de pueblo en pueblo.
Su carpa no era gran cosa.
Sus fieras, de fieras tenían poco.
Las bombitas de su cartel algunas funcionaban y otras no.
El mago debía hacer a su vez de equilibrista, trapecista y boletero.
La tradición iniciada por el tatarabuelo parecía estar a punto de extinguirse.
Por esos días el circo recaló en un pueblo alejado de la carretera principal detrás de las colinas.
Un pueblo de casas bajas, viento y tierra.
Era un pueblo lleno de tristeza.
Había tristeza en sus casas, sus calles, en sus esquinas y sus plazas.
Los pueblerinos al verlo llegar, se iluminaron por dentro.
La poca alegría que le quedaba al circo le fue creciendo de a poco y comenzó a latir.
El circo se fue quedando, se fue quedando y no se fue más.
Los niños y los jóvenes del pueblo se hicieron payasos, magos, equilibristas.
Llevaban una alegría contagiosa.
Y así fue que el corazón del pueblo abrazó al circo que lo abrazó a su vez.
Dicen los que saben que, de tanto necesitarse, el pueblo y el circo se encontraron.
Dicen los que saben, que así se salvaron.



CINE / Vivaldi, un príncipe en Venecia



El violinista Antonio Vivaldi vivió en sus propias carnes el conflicto entre lo religioso y lo profano, debido a que su forma de vida bohemia no estaba bien vista para alguien que como él había hecho los votos del sacerdocio.
Fue el primer cura rojo, no por
sus ideas políticas, sino por el color de su cabello en contraste con los hábitos oscuros que debía vestir.

También estuvo enfrentado a la aristocracia veneciana, porque musicalmente representaba el stile nuovo.

Discutido como compositor demasiado dependiente del éxito de «Las cuatro estaciones», sin embargo en su época era considerado el más grande virtuoso del violín, superando a su propio padre.

Esta película incide en su faceta operística, un mundo en el que ejerció de empresario y amante de la soprano Anna Giraud.
En la pantalla el duelo principal entre el músico y el obispo de Venecia lo representan el actor italiano Stefano Dionisi y el veterano Michel Serrault en uno de sus últimos papeles.
Trailer de la película


GUADALUPE, 23
Alfredo Lemon



Cuento la historia como la recuerdo aunque a lo mejor no sucedió así.
La verdad que este es un relato ficcional, el yo lírico debe estar totalmente alejado de proceso de creación, pero no estoy seguro, estamos en Latinoamérica y aquí el realismo mágico funciona y por lo demás, nunca quisiera emular a Nabokov. Bueno, ¡ahí vamos!...

Unas pocas pecas esparcidas sobre un rostro grácil, dueña de una piel suave y de un olor y un sudor que jamás olvidaría. Pelirroja natural, ondulante. Nuca de garza. Hombros descubiertos. Es un sábado por la mañana y nos encontramos sentados en mesas diferentes en el desayunador del Hotel “Los Pinos” de Río Ceballos.

En la mano sostiene una taza de té con sabor a manzanas. Ahora cuando bebe, los labios se entreabren porque el líquido está caliente y cristalino.

Usa una falda larga, negra, que la cubre más allá de sus rodillas. Habla con voz tenue, insinuante como la transparencia de su blusa blanca que no oculta sus senos maduros, pequeños, redondos, firmes. Vuelve a llevar la taza a su boca y muestra sus dientes diáfanos, impecables. Sonríe, me sonríe, intuyo que es educada y conciente de su belleza seduce sutilmente. Es una fruta fresca al paladar y una tentación demasiado evidente, fácil de aceptar. El ingrediente que más impulso produce este tipo de vínculo para un hombre adulto, es la adolescencia de quien será su pareja, la diferencia de edad y la fantasía que aparece primero, en creer que el más joven aportará espontaneidad, capacidad de largo aliento y que él, el más maduro, hará lo propio con su experiencia, capacidad abierta a mostrarse plenamente íntegro, pleno, vital. Pero esto es sólo una aproximación a una estética erótica muy relativa. Pero no sólo eso. La imaginación es más importante que el saber y la desnudez de una mujer, cual reflejo de un diamante de Dios, es el mármol carnal donde Rodin puede modelar lo mejor del arte. Cuando teníamos menos años creíamos que sólo la armonía escondía el perfil de una mujer interesante, mientras que cuando vamos avanzando advertimos que la mujer que nos atrae es un conjunto de imperfecciones, que toda belleza notable tiene algo de desproporción y como apunta Baudelaire… “¿qué importa que vengas del cielo o del infierno, belleza, monstruo enorme, ingenuo y atrevido, si tu mirar, tu pie, tu faz, me abren la puerta de un infinito que busco y nunca he conocido?”.

La mujer adulta habita el mismo universo que el hombre; la muchacha en cambio, se mueve en una porción impenetrable y la disparidad restablece una distancia y una atracción que son los polos indispensables para el imán de un deseo latente.

Lo que más me cautiva es su ser floreciente y saludable, sus ganas de beberse el cielo si es necesario. Aunque tenga lo suyo, parece que aun las lecciones que le ha dado la vida son para ella demasiado confusas como para haber aprendido suficiente. Por un instante no tiene pasado, conserva algo de púber, esa línea sutil que puja por convertirse en una identidad es el ingrediente que le pone más sabor al asunto que si se piensa, dura poco, muy poco, tanto biológicamente como psicológicamente, pero cuyo transcurrir es magnífico y bendecido.

Los pliegues del ser de esta mujer apenas permiten intuirlo aunque uno quede atrapado por un fuerte sentido de intriga, tanto oculto como develado.
Comencé a besarla en las mejillas y seguí por sus labios, sacudió mi ímpetu. Por esos días, el verano estalló en todo su esplendor. Después, como una música de fondo, recordé una vieja canción francesa: “placer de amor, no dura más que un momento; dolor de amor, dura toda la vida”.

Yo dormía pero mi corazón velaba. Me restablecí. En el fondo, pensé, todo erotismo implica una resignificación en contra del tiempo y del espacio y los lugares, un paréntesis de rebelión por nuestra finitud, del individuo en contra de la comunidad.

La edad es lo de menos y el amor sucede, simple, fugar, en la misma frecuencia, con la suma intensidad de las altas pasiones, las bajas acciones, y perdura para siempre como el fuego. Escalofrío, en toda víspera es posible: llévame, entre las dulces sustancias y perfumes que aun se sienten y no mueren en el ayer de otros encuentros pasados. Tú fundas horas y utopías y me das ánimo para seguir, confiar, fortalecerme.

Me llueve todo y hasta lo que no sabes de ti. Me rodeas de distracciones, mordeduras, lamidas que debo recibir como un huérfano de una fiesta prohibida pero que me deja ser transgresor y entrar por puertas múltiples. Pareces huir pero vuelves del vuelo: todo temblor, apuro, despojo, entrega, mío, tuya, instante limpio, profundísimo de ti, he aquí mi pecho, has desbaratado otra vez la muerte…

Ahora los miedos no son tantos porque pesan igual que la esperanza. Inauguran expectativas. Es fascinante observar cuánto el destino nos dirige mientras nosotros, meros instrumentos sin darnos cuenta, tambaleamos, con la tensa seguridad de los acróbatas en danza, ignorando el siguiente salto pero condenados a darlo.

De seguro, buscarla encendería de nuevo la pasión.
Agudo, preciso, justo, maravilloso, ¿breve?
¿Un adiós placentero como la levedad de una hoja que muere al llegar el otoño? “Esto también pasará…”. Esto también tuvo que pasar. Todos pasamos al fin como sombras, como nubes, como naves…

Lo más bello que podemos experimentar, mientras se pueda y sin dañarnos ni dañar a otros, es el insondable misterio que existe cuando dos seres se entregan. Feliz el amor cuando no hay ni poseedor ni poseído sino dos que pactando acuerdan.
Recostado en tu vientre, después, recordé la advertencia del cardiólogo: al hacer el amor es cuando más se exigen las arterias, pero esa sangre es la más intensa, la que purifica el ser y da potencia al espíritu. ¿No es esta una paradoja digna de Zenón el eléata?

Sentí de nuevo el sueño, la locura y furia de estar vivo, los grietas del gran músculo blando doliente todavía, la cama del caminante, la flor de loto invertida, la almohada de jade, el centro supremo.
Sin embargo, ella me había llamado y hechizado y en mí sólo estaba seguirle.






Cuando la Argentina se gobernaba como una estancia…
Mónica Ferrero



Los diarios del primer Centenario de las jornadas de mayo, amañados con los intereses de la oligarquía portuaria, muestran hinchados de vanidad, entre los cincuenta visitantes ilustres al país, a una rechoncha Infanta Isabel de Borbón recorriendo en carroza la Buenos Aires de sus dominios perdidos, junto al Presidente Figueroa Alcorta, que mientras firmaba con la siniestra conmemoraciones de independencia del Imperio español, con la diestra suscribía títulos de dependencia con la Banca de Londres.

La sociedad más sana y principal leía todas las mañanas los gustos y anécdotas de la Infanta, cuyo costo de atención y escolta ascendía a 10.000 pesos diarios cuando el salario de uno solo de los policías no llegaba a 50 al mes.

El poeta Lugones, entreverado en los enjuagues sórdidos de “La Nación”, cantaba odas a los ganados y a las mieses en un campo afuera, que podía divisarse embellecido por la distancia y la pulida platería inglesa desde los 22.715 km de ferrocarriles comprados por el Reino Unido a precio de saldo, que acercaban más ganados y más mieses a la ciudad- despensa; ésa que la confianza en el progreso y el desarrollo del país gracias a los capitales y la industriosidad extranjera mandaban exhibir. Los fuegos de artificio iluminaban los cristales de los chateaux afrancesados y las velas de sebo de caballo las piezas de 4 x 4 de los conventillos, en que se hacinaban las familias proletarias, emigrantes de todas las penurias del mundo, que venían a descubrir idéntica explotación detrás de las nuevas fronteras.

En la capital importada que procuraba ocultar su estado de sitio como un embarazo no querido, hasta el cometa Halley parecía sumarse a los festejos oficiales, mientras los himnos y el cañoneo ceremonial, rigurosamente custodiados por uniformes, trataban de tapar el clamor cívico por el último fraude electoral, la represión de las luchas obreras y los gritos de los indeseables en las cárceles del Escuadrón de Seguridad.
“La Argentina del centenario”, dicen que dijo la Sociedad Rural, “se gobierna como una estancia” y para quedar bien, primerió a la Unión Industrial regalándole a la Infanta una pareja de caballos de raza.

En el mundo, los motines estremecían Rusia que no olvidaba la sublevación del acorazado Potemkin, Japón se tragaba a Corea, la revolución mejicana se alzaba contra la dictadura de Porfirio Díaz y los latifundistas, París bailaba con “La Morocha” provocando la admonición del Papa Pío X y el globo terráqueo se completaba con la llegada de Peary al Polo Norte.

Cien años después, en este 2010 que parece haber dado vuelta todos los cabos de Buena Esperanza, la misma prensa recalcitrante falsea titulares de hecatombe, estadísticas de miseria y panegíricos a próceres de telenovela, subsidiados con las treinta monedas de la misma banda de sepulcros blanqueados que se escandalizan con los modales o el vestuario de los líderes populares, al tiempo que maquinan para llevarse en sus helicópteros, inventariados y embalados pieza a pieza, sus empresas y mansiones, sus ferrocarriles y presas, sus Santos Oficios y canchas de golf para trasladar a otras filiales sus paraísos de ocupación portátil, como recordaba García Márquez. Sabemos que el capitalismo no desborda más que exclusión y sufrimiento; que con la democracia no se come, ni se cura, ni se educa, que con la democracia no alcanza; que la sabiduría no vino en los barcos que llegaron a descubrirnos la Patria; que la soja no paga y que las revoluciones no se escriben con manuales de urbanidad. Pero sabemos también que una América recatequizada en la Biblia de Discépolo, frágil, pero épicamente resuelta, persiste en festejar, unida, sus bicentenarios de independencia, aun debatiéndose entre cuartelazos, invasiones de Paz y terremotos de utilería, para conquistar de una buena vez esa soberanía nacional y esa justicia social que, hace 100 años, los mismos depredadores pretenden que se nos escape entre los dedos como el oro de pura ley del Potosí.




Historia de los cadáveres exquisitos



El cadavre exquis era un antiguo juego de salón que adoptaron los surrealistas. Era un juego colectivo en el que alguien anotaba una frase en un papel, ocultando después casi toda la frase para que el siguiente participante continuara la historia.
Al parecer el nombre nació del primer cadáver jugado por los surrealistas, que empezaba: "Le cadavre exquis boira le vin noveau..." (El cadáver exquisito beberá vino joven...").
A los surrealistas y dadaístas les gustaban los experimentos con el inconsciente, como los de la escritura automática, así que consideraron, en palabras de Nicolas Calas, que en el juego del cadáver exquisito se revelaba "la realidad inconsciente de la personalidad colectiva".
Max Ernst denominó al cadáver exquisito "contagio mental". En cualquier caso, se cumplía así el mandato surrealista que decía: "la poesía debe ser hecha por todos y no por uno", que es ahora, con ciertas variantes una de las ideas dominantes del mundo cibernético, interactivo y web.
Para ver cadáveres exquisitos y jugar ir al Link: http://www.danieltubau.com/cadaverexquisito/cadaver.htm


Boletín Literario Basta Ya! / Año 5 / nº 104 / Mayo de 2010
Revista Cultural

Director / Propietario: Eduardo Alberto Planas
Consejo de Redacción: Adriana Pozzo, Liliana Chavez,
Jorge Luis Carranza, Hugo Conterno, Pablo Carrera, Caro Riachi, Alfredo Lemon
Colaboradores Permanentes: Mónica Ferrero, José Luis Planas Osorio, Carlos Penelas. Colabora en este número: Maximiliano Aimar, Ronzerta Coanca, Raúl Lelli, Armenohui.
Diseño y Diagramación: Eduardo Alberto Planas
Dibujos:”Rosalibro”/ Matías Arese
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del Basta Ya! Suscripción gratuita.
Este Boletín se edita en forma virtual Quincenalmente. Registro de Propiedad Intelectual nº 598958. Hecho el depósito que marca la ley 11.723. Se puede reproducir con cita de autor y fuente.
Web-blog: www.boletinliterariobastaya.blogspot.com
Suscripción gratuita: eduardoplanas2001@hotmail.com
“La tarea de ablandar el ladrillo...”
Julio Cortázar

Hecho en Córdoba / Argentina



El mejor enemigo
Eduardo Planas



El Miércoles 5 de mayo concurrimos a la presentación del libro El mejor enemigo del escritor cordobés Fernando López. Aclaramos que en este caso se trata de una reedición de su primer libro a 26 años de su publicación de aquel ejemplar que en su momento obtuviera el Premio Narrativa de la Universidad de Colima, México.

La presentación estuvo a cargo de Sergio Schmucler y de Diego Tatián. Fueron coincidentes que se trata de un policial-político, que logró en su momento un gran impacto dado que narraba una época muy controvertida. Es la primera novela que toca tan urticante tema, ya que después -y sobre todo los últimos tiempos- existe un verdadero aluvión de ensayos, documentos y novelas sobre aquella época.

El comisario Julio Vansini –padre de Nora, una joven médica-, descubre algo que no debía en la investigación del crimen de un anciano. Separado de la Brigada de Homicidios, intenta entonces restablecer la relación afectiva con su hija, en el momento en que ella misma se convierte en una víctima de la represión.

Como bien se pregunta Mirian Pino en la contratapa:” ¿Cuántas narraciones argentinas se agitan en el campo intelectual y artístico argentino que hacen referencia a la violencia de la década del setenta? Ediciones, re-ediciones, escrituras, re-escrituras. En esa amplitud emerge la novela El mejor enemigo, en la cual la historia y la Historia se seducen e interceptan como una fricción lábil, porosa que Fernando López domina plenamente. Los lectores hemos podido advertir que si hay una serie de Malvinas ella se inicia en Córdoba con Arde aún sobre los años, de igual modo es posible pensar El mejor enemigo en tanto relato que continua la tradición negra en nuestro país. Y en este linaje “bizarro” para el otrora canon argentina, es una ficción que desde su primera edición convoca al discurso jurídico y a la institución policial para señalar su importancia no solo en la novela negra sino también en nuestra realidad”.

Fernando López señaló precisamente que esta es una novela policial que rompió las reglas establecidas del género. Así el protagonista no es un detective, que fuera del sistema, en soledad, con gran inteligencia y con una moral intachable investiga un crimen ya consumado, tratando de unir las piezas en un verdadero puzzle para hallar al culpable, sino que es un comisario que esta en actividad, que investiga un ilícito y se encuentra con la dicotomía existente en aquellos años de plomo, tomando partido por la represión, tratando de entender a “los otros”, es decir los “subversivos”, en donde –paradójicamente- se encuentra su propia hija.

Hizo mención también a que en dicha novela se puede ver la realidad del país y de Córdoba en esa época, pudiendo reconstruir como era Córdoba en el año 1975, en que transcurre la acción novelística.

Diego Tatián dijo que él no lo hizo -pero invita al lector a que lo haga- es decir confeccionar un mapa porque en la novela están descriptas con precisión las arterias, barrios y lugares de una ciudad –Córdoba- que ya no existe.
Una gran novela que tiene algo curioso: el de encontrar al escritor como personaje secundario de la trama, en un ingenioso divertimento literario del Dr. Fernando López.








Zamba y metralla
Raúl Lelli




La tarde caía pesada y el pueblo iba quedando atrás mientras la mula con la carga de harina, sal y azúcar repartía hocicadas de fastidio por el peso y lo molesto del freno.

La luna se presentó como una moneda gigante al salir tras la sierra chica, como un títere que asoma la jeta y después el cuerpo para escalar el cielo como globo que se le escapó aun niño.

El aullido de los perros se escuchaba a lo lejos y la mirada fija y acusadora de una lechuza asentada en un poste olvidado en el medio de la nada eran la única compañía, aparte de las sombras grises de sus siluetas dibujadas por aquella luz blanca inmaculada.

En el horizonte podía otearse una figura que metía miedo; quizá era el mismo Mandinga malambeando sobre la luz mala y levantando la polvareda de cien caballos arriados.

Una guitarra comenzó a destemplar sus cuerdas y el sonido meloso de una zamba, nacida de la nada o del mismo diablo y una comparsa de gritos tehuelches se abarajó de improvisto sobre el costado del arroyo que dormía quieto en la noche.

Su bagual se paró en dos patas del julepe y al grito de: - ¡no tiasustés Pampero!, ¡es este mandinga cabrón del diablo que quiere tirarme al suelo y dejarme regalau en estos montes! - se quedó alerta.

El Pampero tocó suelo con las patas delanteras y brioso como estaba, con el canto de los relinchos acompañó el erizar de las crines.

Un sonido como de metralla se empezó a oír por la cañada, bajando por la huella del rancho de los Juarez y tanto Pampero como la mula se plantaron en seco, esperando un encuentro con el mismo diablo.

La guitarra hecha zamba se escuchaba de a poco, en ondas que traía el aire y se entremezclaba con ese ruido infernal como el de metralla, mientras una luz mala aparecía y desaparecía tras los fantasmas de la noche que se dibujaban en un plano cósmico del horizonte donde realidad y visiones se confundían en un solo abrazo.

Y recordé que la ley del demonio no tiene límites – así decía mi difunto Tata – y como si hubiera sido un presagio mal parido, la zamba hecha guitarra y aquellos truenos de metralla se hicieron presentes cruzándome por el aire, con la forma cabrona de una moto cross, piloteada por un hijo de los Medina que bramaba desde lejos con mi sobrina en esas ancas de fierro, con un MP4 potenciado a todo volumen.





Del ignoto paradero del Dr. Crespo
Eduardo Planas



El Dióscuro cruzdelejeño informó que fuertes rumores provenientes de la vecina localidad de San Marcos Sierras, daban cuenta que el actualmente desaparecido, Dr. Crespo, habría sido visto en un carruaje negro -presuntamente de su propiedad- circulando en dirección al paraje denominado "Los Quebrachales", o "El Quebrachal", camino hacia el Río Quilpo o Río Pintos -según donde sea que se vaya- región esta denominado por los lugareños como "Zona de Asuste", por la cantidad de sucesos extraordinarios que lindan con lo para-normal, que ocurren en esa zona y que motivaran la visita del Dr. Crespo hacia ese misterioso terruño.

En tal lugar los árboles tienen formas peculiares y de noche se suelen divisar luces, personas y/o entidades deambulando.

Inmediatamente una comisión policial se dirigió al lugar, encabezada por el comisario Chantini con personal a sus órdenes, a efectos de confirmar o nó los rumores antedichos.

Se efectuó un operativo de ”saturación “ y rastrillaje” de la zona, con canes, helicópteros y personal del ETER. Hasta la fecha no se tienen noticias de dicha comisión quienes desaparecieron misteriosamente del lugar, con helicópteros y todo.

Otros informes daban cuenta que el Dr. Crespo había sido visto en la peatonal de la Ciudad de Córdoba, comiendo tranquilamente un panchito electrónico en uno de los kioscos de la misma; otros aseguraban que estaba vestido de indio ecuatoriano tocando el Siku en Capilla del Monte, en las cercanías del sagrado Cerro Uritorco, epicentro de actividades para-psicológicas.

Se han organizado cadenas de oración para la aparición con vida del poeta, rogando que lo haga antes del Bicentenario.



Funcionarios de la Side han intensificado la búsqueda a través de Internet y por el sistema GPS para hacer un rastrillaje “global” ya que fuentes internacionales daban cuenta que el Dr. Crespo había sido visto en un videito de YouTube junto al prófugo Mr. Bean Laden cultivando amapolas en la frontera afgano-pakistaní.

Otros –alarmados- se preguntan ¿Habrá pasado el Dr. Crespo a la clandestinidad ante el auge del llamado “campo” y la derecha?

Lo real es que hasta ahora nada se sabe del poeta desaparecido.



Una cosa trae la otra
Mujeres y en su bolso de mano, el maquillaje.
Por Lily Chavez




Estaba con una amiga, a punto de viajar a Buenos Aires. Un matrimonio había descendido de un ómnibus de larga distancia proveniente del norte. Típicos turistas. Una pareja de más de setenta, vestían pantalones con bolsillos en los costados, traían un pullover alrededor de la cintura, unos sombreros desopilantes y mucho equipaje. En una de esas, ella – muy autoritaria – empieza a los gritos, diciendo que habían olvidado uno de los bolsos sobre el asiento. Increpaba a su marido, lo hacía responsable del olvido, lo hizo quedar muy mal parado y todo por que allí tenía nada menos que sus cosméticos.

Pensé en varias cosas. La primera en que por la mañana, una chica por poco se deja agarrar los dedos con la puerta trasera por intentar que no cayera a la calle un delineador. Por otro lado recordé la frase despectiva que Schopenhauer tenía para con las mujeres, a quienes calificaba de “animal de ideas cortas y cabellos largos”, aunque sabido fue después que el filósofo alemán en realidad sufría de ginofobia, miedo ante el sexo femenino. Las raíces de esto se establecen en la más remota antigüedad, lo demuestran las religiones, la historia y aún la literatura. Hay una imagen nepalesa de la diosa hindú Kali, con un collar de calaveras en el cuello, danzando sobre el cuerpo de su marido, asesinado por ella misma.

Esto mismo pareció querer hacer la señora con su marido pero por suerte encontraron el bolso y los ánimos se tranquilizaron. Como una cosa trae la otra, pensé en la importancia del maquillaje para la mayoría de las mujeres, esta cuestión estética que también si se quiere es un mensaje de tipo sexual que la mujer utiliza para atraer al varón. El maquillaje en muchas sociedades tuvo aplicaciones religiosas y rituales como en el Antiguo Egipto. En otras sociedades, la piel blanca significa elevada posición económica. Las clases pobres, obligadas a trabajar para vivir, no podían conservar su cutis blanco y terso, el maquillaje entonces estaba reservado a los altos estratos sociales.

Claro, en otros tiempos, el maquillaje ocultaba defectos evidentes como cicatrices pero al no contener elementos regenerativos, sólo servía como una especie de máscara. Isabel I de Inglaterra por ejemplo, se pintaba el rostro espesamente para ocultar su feo cutis. Con el tiempo, su rostro quedó tan perjudicado que llegó a prohibir el uso de espejos. Se sabe que sus camareras aprovechaban esa ausencia de espejos para pintarla mal, a veces, le dejaban la nariz roja sin que la reina se diera cuenta de nada.

Como antes todo era casero en base a especies, hierbas, flores o raíces había maquillajes que beneficiaban la piel pero otros eran cosméticos muy peligrosos. El albayalde, heredado del Antiguo Egipto y útil para blanquear la piel, era altamente tóxico, estropeó muchas pieles y llego incluso a causar muertes por envenenamiento.

Lo mismo puede decirse del antimonio, causante de cierto tipo cáncer y de ceguera. Durante la represión victoriana, el maquillaje era un pecado social. Sólo lo usaban las cortesanas y las prostitutas pero, poco a poco, las clases altas empezaron a adoptar cosméticos por razones estéticas. Pero en esas épocas de puritanismo y austeridad fue siempre objeto de críticas.

Con la decadencia del Imperio Romano, los cosméticos fueron prácticamente erradicados de la severa Edad Media. Sólo después de las Cruzadas, volvieron, traídos de Oriente para uso de las clases altas. El actual y divulgado uso del maquillaje refleja el aumento y la flexibilidad de las costumbres. Ninguna mujer es censurada por su uso, aunque hoy en día, la moda varía del artificio a la naturalidad.

Toda esa escena del matrimonio hizo activar una sonrisa a más de uno. Y en lo personal, que fui dejando poco a poco el maquillaje, optando por la inconveniencia de una cara lavada, creo que la sonrisa - esa que transmite brillo a los ojos - es más eficiente que cualquier buen cosmético. Hace falta la ductilidad de la sonrisa, síntoma de un saludable sentido de humor para paliar, enriquecer o matizar un momento determinado de la vida. Y las arrugas que deja la seriedad, créanme no son las mismas que las dejada por una sonrisa.

Y como la amiga con quien estaba es Juany Rojas, de ella será el poema con que los deje hasta que nuevamente Una cosa traiga la otra.

Pintar mi boca

Para rendirme al día
pinto mi boca de rojo inédito
para entregarme
a tantos días
en que soy
búsqueda y pregunta.





Concierto de Misha Dacic



En homenaje a Schumann y Chopin.
Las entradas ya están en venta.
Anticipadas: $ 30 en Disquerías Scherzo, 9 de Julio 40 - Loc. 15. Pasaje Muñoz.
Y a través de info@proyectobigbang.com.ar
o al cel: (0351) 155503022.
El día del concierto a $40 en el lugar.
El concierto será el viernes 4 de junio de 2010, en el Auditorio Facultad de Ciencias Exactas, Vélez Sarsfield y Duarte Quirós, Córdoba.




Del libro “Señales de vida” de David Sorbille

HAROLDO
CONTI

ESCRITOR DE IDA Y VUELTA



“Cafuné sopla y sopla la flautilla de hueso”. Así comienza la última novela de Haroldo Conti, Mascaró, el cazador americano, que obtuvo el Premio Casa de las Américas en 1975. La historia del Circo del Arca y su peregrinaje de pueblo en pueblo es acompañada por una serie de personajes excéntricos y entrañables alrededor de la figura cautivante del jinete Mascaró, en donde el humor y la nostalgia provocan un efecto mágico y profundamente humano. El 8 de enero de 1976 Aníbal Ford señaló en el diario Clarín que: “La obra de Conti es no sólo una apología minuciosa de los oficios vagantes o de la alegría de comer, amar, tener amigos, viajar. Es también una aproximación de la vida como transformación constante, es decir, como historia”.

Haroldo Conti se convierte en uno de los escritores más brillantes de la “Generación de Contorno”, a partir de la publicación de su primera novela Sudeste en 1962, ganadora del Premio Fabril. En esta obra determinante de ajustada prosa vital, el Delta, el río Paraná es el centro de un relato que ahonda en el destino de la gente que habita en sus orillas y vive de la pesca desde el comienzo del día hasta la noche unitiva del ambiente y los personajes tan solitarios y desprendidos. Federico Peltzer en La Gaceta de Tucumán había expresado su admiración al decir: “novela memorable, con el Delta por escenario y un personaje, el Boga, de los que no se olvidan”.

En 1967 publica Alrededor de la jaula, novela premiada en México y llevada al cine por Sergio Renán con el título Crecer de golpe. Con estilo sobrio y de marcada sensibilidad, Conti narra la relación entre un viejo, Silvestre y un niño, Milo y la amistad de éste con una mangosta encerrada en una jaula del zoológico. Metáfora cruel del destino, ambienta la historia en la zona portuaria de Buenos Aires poblada de seres taciturnos y sufridos en la ardua búsqueda de hallar respuesta a su forma de sentir la vida. Destacada por Maria Esther Vázquez como “una novela extraordinaria”, Osvaldo Soriano hacía lo propio al decir de Conti: “su literatura está entre lo mejor de su generación”.

En 1964 Conti había publicado el libro de relatos Todos los veranos y Con otra gente en 1967. El recurso del lenguaje coloquial y una adecuada técnica descriptiva lo sitúan en un lugar preferencial dentro de la ficción realista.

En 1971 publica la tercera novela, En vida, que recibió el Premio Barral en España, cuyo jurado integraron Vargas Llosa y García Márquez. “Oreste se detuvo en el patio del frente, hundido en las sombras”, dice la primera línea de esta obra importante que plantea la vida resignada de la gente sencilla que lucha por el sustento diario en medio de la incertidumbre. Mario Benedetti opinó que “los personajes de Conti conocen los límites de su libertad particular, pero los aprovechan al máximo”. Y Eduardo Galeano expresó que “cuando él se pone a contar, la memoria corre con tanta inocencia y libertad que uno la siente capaz de saltearse, para siempre, el día de la muerte”.

En 1975 publica su último libro de cuentos, La balada del álamo carolina y su anunciada novela Mascaró, el cazador americano, que sirvió a Conti para reencontrarse después de sentirse vacío y triste, según sus propias palabras. La aparición del oscuro y célebre jinete, “alias la Vida” irrumpe en el universo de Haroldo y decide su futuro, ese “puro suceder”. Rodolfo Modern lo destaca como “un testimonio constante y regocijante de invención literaria, poética e irónica”. Pero fue Miguel Briante quien sintetizó en Haroldo Conti dos tradiciones literarias argentinas: la que viene de Roberto J. Payró y la de Roberto Arlt. Ambos caminos, sin embargo, tienen una diferencia por cuanto, sostiene Briante: “Conti narró más que nada la pampa gringa, no la de los gringos que triunfaron, sino la de aquellos gringos que no llegaron a ser los dueños de la tierra, la de los marginados dos veces en la geografía y eternamente en el tiempo; y ya en la ciudad, clavó una sola mirada, la de un hombre solitario, la de un extranjero ambulante, la de un hombre de ida y vuelta”.

Haroldo Conti había nacido en 1925 en Chacabuco, provincia de Buenos aires. Fue maestro primario, profesor de latín y ejerció distintos oficios. Estudió y se graduó en Filosofía como seminarista y publicó en 1956 la obra de teatro Examinado. En 1960 recibió un premio de la revista Life por su relato La causa. Escritor comprometido con su realidad, elaboró, al fin, una de las mejores obras de la literatura argentina. Su nombre figura entre los desaparecidos tras el golpe militar en 1976.



A Haroldo Conti *


Las cosas son así
porque tu letra dice
que no hay clavo ni madera
que no tenga un sentido
porque entre la vida
y la literatura
vos elegiste la vida
que amanece con la brisa de la costa
entre las redes de los barcos pesqueros
y el humor vagabundo
que atraviesa el corazón del tiempo
los grandes sauces y el álamo carolino
la inocencia solitaria
los habitantes resignados
las ciudades cautivas
y el dolor de la ausencia
porque ni siquiera hay huellas
solamente verdugos
de tu sueño de justicia
que vaga entre nosotros
mientras tu memoria de río
sobrevive a tu martirio






ARMENIA: historia de un genocidio 1915-2010
95 años de dolor, sin justicia, clamando por lo que corresponde a cada familia armenia.
95 años sin arrepentimiento y de negación por parte del gobierno turco.




Si buscamos el significado de Genocidio encontraremos que fue creada por Rafael Lemkin (genos: familia, tribu, raza y cidere: matar) quien se refería a las matanzas por motivos raciales, nacionales o religiosos, cuyo estudio fue basado en la masacre perpetrado contra el pueblo armenio en 1915. Hoy, esa palabra es de uso universal.

Nació tristemente para nombrar un delito de lesa humanidad que se encuentra legislado en normas de derecho internacional y nacional. Delito que es imprescriptible.
A lo largo de la historia hemos visto que el poder social, económico y político es más importante que la propia humanidad. Que algunas naciones ven en otros obstáculos para llegar a sus intereses.

Armenia se encontraba dominada en su lado Occidental por el Imperio otomano, quien la subyugaba cultural, económica y socialmente. Los armenios, que eran aproximadamente dos millones, vivían pacíficamente bajo su dominio. Pero algunos ya cansados de los apremios constantes: discriminaciones, impuestos excesivos, falta de accesibilidad a algunos empleos, etc., y unidos a nuevas ideas progresistas que llegaban de Europa se atrevieron a enfrentar a ese sistema turco que los reprimía. Deseaban cambiar ese modo de vivir que los sometía en su propia tierra. Los invasores turcos redujeron las primeras rebeliones con matanzas que se sucedieron entre los años 1894-1898 y 1909.

Armenia, fue dominada en su lado oriental por Rusia. Por lo que existían armenios de un lado y del otro. Durante la primera guerra mundial los mismos fueron obligados a formar parte de ambas tropas, pero ellos no querían enfrentarse. Los turcos los tildaron de traidores y vieron en ellos una amenaza. Fueron entonces desarmados y obligados a realizar trabajos forzados. En el gobierno otomano asumieron un grupo llamado “Los Jóvenes turcos” cuya ideas nacionalistas a ultranza profundizaron el odio a cualquier etnia que no fuera la suya. Entre ellos vivían además una minoría de árabes y griegos, que sufrieron la misma suerte.

El 24 de Abril de 1915 se recuerda la orden dada por el gobierno turco de hacer desaparecer de manera sistematizada a todos los armenios. Fueron fusilados o ahorcados los pensadores o personas influyentes. Se realizó la deportación de familias a la Mesopotamia y al desierto de Der Zor en Arabia. En esas caravanas vivieron los más atroces actos, fueron abusados y violados niños y mujeres, algunos raptados, otros golpeados, la mayoría destinados a morir de sed y de hambre. Algunos optaban por suicidarse, otros fueron llevados en trenes de los cuales por falta de aire nunca bajarían, fueron hostigados y perseguidos dos millones de seres inocentes cuyo único pecado era tener otra identidad, otra cultura, otra idiosincrasia y ese era su castigo: debían desaparecer… destruyeron sus iglesias, sus monumentos, sus hogares… Existieron más de 25 campos de concentración.

Turquía desde entonces hasta nuestros días lo niega aduciendo que se justifica como una guerra entre pueblos. Sin embargo, las familias no llevaban armas, estaban indefensas solo salieron de sus hogares con lo que vestían y en el camino las asaltaban, además de saquear y quedarse con sus bienes en sus hogares, todo les resultaba poco.

De dos millones, murieron un millón y medio y el resto que logró salvarse se dispersó por diferentes países en los que tuvieron asilo. Aprendieron otros idiomas, oficios, costumbres, algunos debieron cambiar sus nombres y apellidos por miedo. Lucharon por ser dignos. Un grupo volvió cuando Armenia fue liberada. La inmensa mayoría formaron la diáspora, aquellos que marcharon y reconstruyeron su vida en otras tierras, y la de sus descendientes.

Hoy Turquía aspira a ser uno de los estados de la Unión Europea, por lo que reconocer esta parte de su historia significaría un efecto negativo. Se crean teorías absurdas para justificarlo. ¿Quieren borrar también nuestra memoria y su conciencia?

Pero existe un duelo que nunca pudo ser realizado, un pensamiento que nunca decae en ningún armenio y es que su reconocimiento es justo. Dar a conocer esta historia es una deuda de amor y dignidad con nuestros ancestros que sufrieron este vil delito, algunos de los cuales nunca tuvieron sepultura, quienes solo estarán en nuestra memoria. Un delito que fue reiterado en varias ocasiones en contra de otros pueblos porque tuvimos el error de olvidar.

Hay palabras que evocan amores, historias, nostalgias, sueños, recuerdos, sabores, compromisos… otras, que lo son todo. Hay palabras que simplemente moran dentro de nuestra alma para definirnos y marcar una esencia. Armenia, esa es la palabra y es la historia de un pueblo que no pudo ser borrado.
ARMENOUHI


DVD / “Baglietto en vivo”



El músico Juan Carlos Baglietto (Rosario, Argentina 1956) lanza su primer DVD "En vivo" en el que recorre su trayectoria y su material más reciente.

Juan Carlos Baglietto grabó durante la pre-producción del CD ‘Sabe quien...’ en una sala del Colegio San José, en el barrio de Balvanera (2006), una serie de ensayos con público que hoy se ven plasmados en este primer DVD del artista.

“Baglietto en vivo” realiza un recorrido de punta a punta por todo su flamante material discográfico y renovadas versiones de aquellas canciones que lo ubicaron como uno de los artistas populares de mayor prestigio.

Entre los autores de los temas se destacan: Adrián Abonizio, Rubén Blades, Jairo y Jorge Fandermole.

Un extraordinario material a un precio por demás accesible: $20. Para enlace: http://www.youtube.com/watch?v=5L2ekCFFmdw

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Eduardo: Impecable y ¡que buen gusto! permiteme pedirte felicitar a Mónica Ferrero por su artículo; el tuyo del Dr. Crespo no se queda corto y los demás integrantes le dan luz. Gracias

Anónimo dijo...

Eduardo, va mi agradecimiento por la publicación en el "Basta ya" de mayo de la noticia de la presentación de mi libro.
Un abrazo,

Fernando López

Anónimo dijo...

MUY HERMOSA LA CREATIVIDAD LITERARIA DEL GRUPO DE TRIBUNALES, LOS FELICITO¡¡¡ EDUARDO
Mirta

Anónimo dijo...

Gracias por enviarme vuestra revista, me parecio increíble y con vuestro permiso la utilizaré en mi talller de letras CONVERTIRNOS EN PALABRAS, además les adjunto unos relatos cortos míos por si pueden publicarlos
gracias nuevamente desde córdoba, argentina
liliana santacroce

Anónimo dijo...

gracias por enviarme vuestra revista, me parecio increíble y con vuestro permiso la utilizaré en mi talller de letras CONVERTIRNOS EN PALABRAS, además les adjunto unos relatos cortos míos por si pueden publicarlos
gracias nuevamente desde córdoba, argentina
liliana santacroce

Anónimo dijo...

siempre tan atento querido Eduardo, tan generoso con tu excelente espacio para brindarnos poesía, pensamiento, compromiso !!! te abrazo y te bendido querido peregrino en la luz !! alfredo.

Analía dijo...

Apreciado Eduardo:
Felicitaciones por estos 5 años del Basta ya, por el esfuerzo, la calidad y la entrega.
Un saludo cordial.
Analía

Anónimo dijo...

Gracias Eduardo
Muy bueno el boletín
Abrazo
Jaime

Anónimo dijo...

EXCELENTE REVISTA!
Me gustó mucho cada artículo. Lily Chávez nos presenta lo cotidiano, la reflexión.

Elisabet

Anónimo dijo...

"15 de Mayo de 2010
Otoño: frío y ventoso.
En este día frío donde el viento penetra nuestro cuerpo, mientras hago de comer pienso: En el escuchar a los intelectuales por discernir si mejor es Borges que Cortázar o viceversa. Con simpleza considero que están los grandes escritores que perduran y perdurarán a travéz del tiempo y en la premura de no perder la visión por marcar que existen los escritores silenciosos, que vuelcan sus sentimientos en el papel sin nadie a veces que les edite sus poemas, manifiesto que: desde los comienzos del "Boletín Basta ya!", hubo siempre un asiduo participante del mismo que siempre me conmovió y llegó con mucha profundidad.
Habla de cosas que a todos nos pasan con sencillez, mucha poesía y sobre todo humanidad. Abogado del foro es, creo que una de las lucesitas que descubrió Eduardo Planas ( Director del Boletín) y es el Sr. Jorge Luis Carranza.
Todos somos necesarios:"La vida es un engranaje donde se van concatenando todas las piezas para que el menor o mayor empredimiento prospere". Ej. manejar una familia, manejar un país.
Saludos y gracias por lo que hace al Dr. Jorge Luis Carranza.
¡Adelante!"

Julia Valle.

Anónimo dijo...

Muy bueno todo el material. En cuanto al ñato ese del Dr. Crespo. no se lo ha visto por aquí...
Edgardo
desde SP Brasil

Anónimo dijo...

O VI A BAGLIETTO HACE UN PAR DE DÍAS EN EL PROGRAMA "EN EL ESTUDIO", ES UNO QUE HACE LALO MIR EN UN ESTUDIO DE GRABACIÓN EN EL QUE LOS ARTISTAS CANTAN Y CUENTAN, LO QUE HACE QUE SEA UNA ENTREVISTA INTERESANTE Y ORIGINAL EN CUANTO A SU FORMATO.
EL PROGRAMA VA POR EL CANAL ENCUENTRO (CREO QUE TAMBIÉN LO PASAN EN EL CANAL 7 Y EN EL 10 DE AIRE LOCAL, PERO NO SÉ DECIRTE DÍA Y HORARIO, YO LO VEO CUANDO LO PESCO), BUSCALO, ENTRE LOS ÚLTIMOS QUE VI ESTUVIERON FABI CANTILO, KEVIN IOHANSENN, LILIANA HERRERO (QUE CUANDO LALO LE PREGUNTA POR EL DESTINO DE LA MÚSICA, ELLA SE EMOCIONA, LALO TAMBIÉN Y YO ME LARGUÉ A MOQUEAR COMO LA MÁS PIOR!), ADRIANA VARELA, Y OTROS... MIRALOS SI PODÉS, ESTÁN BUENÍSIMOS!

Nerina Thomas dijo...

Un placer Eduardo, desde todos los lugares.
Abrazo