jueves, abril 29, 2010

Boletín Literario Basta ya! / nº 103 / Abril / Mayo 2010



Boletín Literario Basta ya! /Año 5 / nº 103 / Abril / Mayo 2010

SUMARIO
Viento / Jorge Luis Carranza
De Nuevo / Armenouhi
Lila Downs en Córdoba / Adriana Pozzo
Esperando a Godot / Alfredo Lemon
Una cosa trae la otra / Buenas y malas costumbres / Liliana Chavez
Hállanse inesperados manuscritos del Dr. Crespo, el poeta perseguido / Eduardo Planas
La caja misteriosa / Raúl Lelli
Lo que más me gusta es rascarme los sobacos / Charles Bukowski // Ulrich
Actitud / Eduardo Planas
Presentación de Libros:
Claudia Lourdes Tejeda y Juany Rojas Castro /
Liliana Chavez
Libros / Cine / DVD / La saga de MILLENNIUM
Bicentenario / Ethel Aghemo
Así es la vida / Pablo Carrera
Lo que me gusta de tu cuerpo…/ Julio Cortázar



Viento

Jorge Luis Carranza

“No hay mundo de un lado y versos del otro”-Sergio Raimondi



Desde hace días
sopla el viento del desierto.

Hubo que cerrar las puertas
y trabar las ventanas de la casa.

Las dunas se agolpan
contra las paredes
y debe trabajarse duro cada mañana
apartando la arena
para encontrar la senda
que va y que vuelve
al mundo.

Es un viento que no cesa.

No se sabe a ciencia cierta,
qué vendrá después.

Los atardeceres no dejan de ser bellos
pero es una belleza extraña,
espectral.

El estado de situación
hoy por hoy es éste:
casi es lo mismo adentro y afuera.



DE NUEVO



Me hice de nuevo una vez más…
Me reconstruí como ave fénix aunque deje de volar,
Porque todos los sueños valían más de lo que perdí.
Porque ya no me recuerdas y yo comencé a olvidarte…
Y acaso juramos un amor eterno antes de la eternidad,
Con la inmadurez de la pasión y a la sombra de los miedos…
Desnudos… aprendices de grandes que no éramos.
Reconstruí los pedazos del alma que me quedaron arrinconados
Presos del profundo dolor que queda al dejarte de amar.
Sueños que volaron y vuelan tan alto que no los llego a alcanzar,
Son cometas que nadie ve… ropajes de mi alma que extraño.
Pero ya esta… me rehice y que mas da…
Si tú no estás y tengo ¡tantas ganas de amar!,
Que solos mis pies comienzan a caminar.
Bienvenida a la vida de nuevo, me dicen ellos
Y mi mente se despierta de tanto letargo.
Despabilan las ideas, y el carácter que hoy nace se vuelve bravo…
Para no temer de lo ignoto, para no recordar el pasado,
Para no marchar al costado queriendo vivir por necesidad,
Para sobrevivir a lo que no se ha dado.
Buscar la orilla, el borde de algún sueño que aún ha quedado.
Tener la esperanza de que lo mejor aún no haya llegado,
Aunque duelen las mil llagas del cuerpo y del quebranto,
La madurez frente a la vida por fin me ha despertado.


ARMENOUHI




Lila Downs en Córdoba
Adriana Pozzo



El martes 6 de abril la Vieja Usina vibró con el canto de LILA DOWNS.
La cantante mejicana estuvo en el año 2008 junto con Mercedes Sosa y Susana Vaca
en un concierto dedicado al Día Internacional para la eliminación de la Violencia contra la mujer.
La mayor parte de los temas que interpretó pertenecen al CD Ojo de Culebra que está dedicado a la curandera oaxaqueña Doña Queta y a todas las curanderas parteras sanadoras de nuestra madre tierra.
Según cuenta Flor Monfort: ”Lila Downs tuvo esas infancias que se pueden resumir en una niña mirando hacia dos lugares (culturas, tradiciones, grupos, o más esencial: un padre y una madre) sin sentir que pertenece a ninguno. Esta cantante de 41 años nació en Tlaxiaco, un pueblito de Oaxaca, al suroeste de México, en un estado en el que conviven más de 16 grupos étnicos, pero creció entre California y Minnesota, donde se graduó como antropóloga con una tesis sobre los tejidos de las mujeres oaxacas. En sus primeros viajes a México, en la adolescencia, se sentía apartada por su inglés perfecto y, en Estados Unidos, la marginación venía por su origen indígena. Sus antepasados, también llamados “hombres de las nubes”, porque las ciudades más importantes de la región se encontraban en la cima de las montañas, tenían la costumbre de enterrar el cordón umbilical de los recién nacidos para asegurarse el retorno de sus descendientes a la tierra natal. Así lo hizo la abuela mixteca de Lila con el cordón de su nieta.”
Así con esta historia, la cantante resuelve su problema de identidad en el encuentro de sus raíces y de alguna manera brindó un sentido homenaje a Mercedes Sosa cuando dijo que la Mecha la alentó para seguir su camino.
Juega con sus tonos de voz desde los agudos hasta los graves, y en el tema Paloma negra da la impresión que cantan dos personas.-
Cuando canta Perro Negro con una base de música gitana la platea alta no resistió la ubicación y bajó a bailar durante todo el concierto.
Ya al lado del escenario muy cerca de Lila se pudo advertir su vestimenta tradicional de los pueblos originarios, con mantita de arpillera bordada, pollera tejida al crochet de color amarillo, y ese pelo largo y con cintas como lo usaba Frida Khalo.
Un testimonio, una vida, un canto y un reclamo en su tema JUSTICIA
Te busqué en la calle,
te busqué en el diario,
la televisión,
en las voces sordas de los tribunales.
¡Justicia!

Te busqué en las caras,
te busqué en las bocas,
te busqué en las mentes,
te busque en los ojos de nuestras ciudades.

Sigo creyendo, que lo malo acaba,
que lo bueno viene,
la conciencia te llama.

Sigo creyendo, que lo malo acaba,
que lo bueno viene,
la conciencia te llama.






ESPERANDO A GODOT

a Pedro José Frías, Olsen Ghirardi, Daniel Pablo Carrera...



En la hora del crepúsculo, todos buscamos lo mismo:

recuerdos, sueños, pensamientos,
fuegos, juegos, secretos;

perdurar en pequeñas obras, obras gigantes,
obras nuevas, ser hombres obras,
ustedes.

Yo, peregrino en el sendero de la devoción y el verbo,
yo, peregrino del Ganges como los budistas en Benarés,
yo, peregrino en el rebaño del Pastor de Galilea;

yo, ambiguo entre expedientes y poemas
vengo a violentar vuestra intimidad
con muchísimo respeto.

¡Tanto han enseñado!

Pero estimados hermanos, compañeros mayores,
salváronse de hechos y sucesos que tal vez ni con Wells hubieran imaginado...

el erotismo como mercancía,
la traición de los intelectuales,
el uso excesivo de la televisión,
la absurda erudición de las universidades,
la irrespetuosa repetición de memoria,
cortar pegar, cortar pegar.

¡Tan han servido!

Humildes y certeros, altos en sus días plenos,
con sabiduría eludieron la fabulosa envidia que hace naufragar a los mezquinos.
¡Tan han dejado!

Queden tranquilos amigos,
queden tranquilos queridos,
vosotros somos nosotros en el día de mañana.

Reciban nuestra disculpa: heredarán mugre y productos light.
Reciban nuestra vergüenza: heredarán violencia y ateísmo.

Ni joven ni sobresaliente, yo, ya,
quisiera hacer de este saludo mi homenaje.

He aquí mi abrazo.
He aquí mi recuerdo escrito
para después.

ALFREDO LEMON



Una cosa trae la otra
Buenas y malas costumbres.
Por Lily Chavez



Volvía de la radio. Casi las once de la noche. Como de costumbre, el colectivo demoraba. A esa hora todo el mundo regresa cansado después de un día de trabajo: conversaciones desajustadas, auriculares que atrapan oídos dormidos, miradas extraviadas en la ventanilla, algún parlanchín que uno quisiera que se callara, y tampoco faltan quienes caen sobre el asiento como diciendo ¡por fin! Pero sucede que en las próximas paradas, siguen subiendo pasajeros y los lugares no alcanzan. No me agrada darme cuenta de cuántos se duermen de pronto, de cómo hemos perdido con el tiempo, la cortesía, los buenos modales, ese conjunto de normas que antes era indicativo de una buena crianza. Lo ideal sería que el servicio de transporte fuera bueno, y nadie, tuviese que ir parado pero, ante lo irremediable, no entiendo la actitud de no ceder el asiento ni a una persona mayor ni a una embarazada ni a una mujer que carga un niño, excepto que el chofer lo pida una, dos veces o más incluso, gritando a viva voz.

Los jóvenes y los no tan jóvenes de hoy, permanecen sentados e incluso en mala postura en sus trabajos, ante sus superiores, sin ninguna actitud de cortesía. Por suerte – pienso – se transferido a otro tiempo es sólo argumento de películas, de haberles tocado vivir en el antiguo Japón la cosa hubiese sido diferente. Allí podrían haber sido condenado hasta la pena capital por una incorrección de carácter social. En China, existían más de 3000 mil pautas de lo que no debía hacerse.
Y pensaba desde qué tiempos remotos vienen determinadas costumbres. ¿Saben una cosa? Esto tan occidental por ejemplo de sacarse el sombrero como señal de saludo, viene del tiempo de los caballeros medievales. Como muchos llevaban armaduras, al encontrarse no solían reconocerse, entonces, optaron por la determinación de alzarse el yelmo o levantar la visera. Pasaron los siglos y fue de gente distinguida esa costumbre de descubrirse la cabeza.

Por supuesto que tampoco es bueno, normas extremas. Como una cosa trae la otra, me puse a pensar en una anécdota muy interesante de la historia que voy a contarles. Todos saben que Luis XIII, rey de Francia, tenía un primer Ministro excepcional como fue el Cardenal Richelieu. En una oportunidad el Cardenal enfermó y el rey quiso visitar a su colaborador y fue allí cuando se presentó el problema, nadie, ni siquiera un enfermo podía estar acostado en presencia del soberano. ¿Qué hacer entonces? se preguntaron los maestros de ceremonia e idearon un ocurrente sistema. No era posible que el Cardenal se pusiera de pie, entonces había que acostar al rey. Y así entró Luis XIII a ver a su ministro, tendido en un diván; y en dicha posición permaneció durante toda la visita.

Es cierto que cada pueblo tiene su tipo de urbanidad y lo que es de buena educación para unos puede no serlo para otros. Pero de todos modos, apena esta pérdida de “detalles” que hacen a una sociedad culta. Y bueno, es hora de despedirme. ¿Despedirme dije? Pienso en lo afectuosos que somos al momento de despedirnos: la palmada, el abrazo, un beso o uno de cada lado de la mejilla, el apretón de manos. Eso sí me gusta, que seamos así, expresivos, cálidos. Y sí, cada pueblo tiene lo suyo, su forma y si no, escuchen esto. En el Tíbet, la urbanidad enseña que cuando un huésped se va, el dueño de casa debe mostrarle la lengua, lo que significa haber apreciado mucho su conversación. Más efusivos son los salvajes de Nueva Guinea, quienes para dar a entender la pena que les causa el alejamiento de la visita, gimen y se cubren de barro.

Tal vez vuelva sobre el tema, mientras, les dejo una interesante regla de urbanidad que rige para la conversación, en estos tiempos, algo así como una misión imposible.
“cuando se conversa no debe hablarse en voz alta para no aturdir
y confundir al interlocutor, ni demasiado bajo
para no fatigar ni aburrir al que escucha.
No se debe interrumpir a la persona con quien conversamos ni siquiera durante una acalorada discusión.
Evitemos exponer argumentos sobre temas que la persona con que estamos conversado no es muy versada o en condiciones de seguirlas o
entenderlas”

Hasta la próxima, cuando invariablemente, Una cosa traiga la otra.






Hállanse inéditos manuscritos del Dr. Crespo, el poeta perseguido

Eduardo Planas



El mundo de las letras se ha conmocionado. Han descubiertos manuscritos totalmente inéditos del conocido poeta desaparecido, el Dr. Crespo. Cientos de papeles fueron encontrados en una valija debajo de la cama de la última pensión donde vivía -por una señorita que solía visitarlo cuyo nombre se desconoce- y fueron entregados a su albacea. Anotaciones de diversos tipos han enriquecido el ya por demás extenso caudal de la poesía crespiana.
Se evidenció la existencia papeles colgados en un clavo en la pared del baño, que -al parecer- el poeta utilizaba para otros menesteres de índole escatológicos, donde se visualizan poemas de importante valor literario.
Con todo ello se puede afirmar que la palabra crespiana por realista peca de absurda y –por ende- obvia. Su narrativa no deja de ser vulgar y procaz. Entre sus obras se encuentra la famosísima saga de “Los Cuentos del Hocicudo”, Cuentos de horror no tan cortos para no tan chicos, en sus tres tomos, “El caballero de la armadura oxidada (y todo lo demás)”, “Hocicudo 2 – Recargado” y “Que dijo la prensa” así como la inédita obra: “La insoportable pesadez del Hocicudo”, en cuatro volúmenes.
Sus anotaciones intituladas “Carrefour”, son un palpable ejemplo de lo antedicho. Encolumnadas se encuentran distintas palabras como: “dentífrico, (close up varios) papel higiénico, rollos de cocina, jabón ala color amarillo, trapo de piso, echo en el balde, verdulería: papa (ver que no este verde, ni tenga raíces, ni este podrida ni cortada), lechuga mantecada fresca, repollo (morado), tomate perita (blando) y redondo para ensalada” y otras de similar tenor, como “espinazo para los perros, amargo (varios) maní, papitas y palitos, cervezas en lata (muchas). Nota: ver folleto de ofertas y en cuantas cuotas con la cordobesita”
También se ha encontrado un poema intitulado ¿Y?, que solamente tiene cuatro palabras: “¿Y a mi que?” que evidencia el grado minimalista que había llegado el verbo crespiano.
Cabe aclarar que el poeta se encuentra desaparecido. Pero el mismo no lo fue en los años de plomo de la década del 70 sino mucho después en tiempos más calmos.
Los críticos creen que en estos papeles se pueden encontrar pistas del porque de su desaparición habida cuenta de unos manuscritos con anotaciones tales como:”Pagar pensión, epec, luz y fuerza, agua sanitarias, cloacas, municipalidad”, todos con números arábigos al lado y un gran signo de interrogación.
El poeta –durante su corta vida- fue muy perseguido. A la manera del Zelig alleniano, -desde pequeño- era víctima de malos tratos. Todo mundo le pegaba. Lo hacían sus padres, sus hermanos, sus primos, los vecinos del barrio, y hasta los lectores le pegaban para ver si acobardaba y dejaba de escribir.
Fuentes bien informadas negaron que el autor se encuentre como rehén en las FARC en la selva colombiana o haya sido secuestrado por los chechenos. La organización separatista vasca ETA, se vio obligada a emitir un comunicado señalando que: “Con nosotros el Dr. Crespo no ETA”.
Anotaciones finales con nombres de lugares, pueden ser la clave de la mencionada desaparición del renombrado poeta. Se descubrieron –escritos en tinta limón- los siguientes nombres a saber:”¿Cuba?, ¿Benarés?, ¿Lhasa?, ¿Islandia? ¿Arraial D´Ajuda?”¿Estará por develarse prontamente el misterio?


La Caja Misteriosa
Raúl Lelli



Su condición de humilde estaba a la vista; bastaba una mirada a su persona para darse cuenta que en el interior de ese cuerpo, había un alma con una historia triste.
Su cabello casi le tapaba los ojos y su mirada, era un misterio.
Las manos hablaban de que la escuela en todo tiempo le quedó lejos, relegándolo a los trabajos duros, de esos que se hacen a lomo y brazos de hierro, pero sus músculos no estaban desarrollados, más si tenían fuerza y destreza.
Vivía en las afueras del barrio, sobre la tela de alambre que colindaba con las instalaciones de una planta de almacenamiento de gas licuado, en una humilde pieza hecha con chapas y maderas; pero limpia en su interior con un hermoso jardín que le dejara su abuela antes de morir, que cuidaba con devoción.
Su nombre era Roberto Bengolea, pero todos le llamábamos “Petardito”, porque era veloz para todo y siempre estaba dispuesto.
En las fiestas de fin de año, la gente solía regalarle por puñados ese tipo de artificios, pues lo divertían a más no poder.
Nadie conocía su edad, pero por las apariencias y salvando los detalles de prejuicios, considero que rondaba los cincuenta.
En una mochila vieja del ejército, regalo de un suboficial retirado, llevaba una cajita de madera del tamaño aproximado a una de zapatos, pero más angosta, y cuando iba a cortar pasto o realizar tareas en un jardín, la colocaba en un costado con la tapa abierta.

Petardito tenía la impronta de un chico con deficiencias mentales, pero no porque lo fuera, sino por su extrema inocencia, pues vaya a saber porque designios, quedó impoluto, sin la contaminación que suele haber en las clases marginales sin estudios, y siempre que escuchaba hablar a los adultos, aún con imprudencia se metía al medio. Para aprender decía y se quedaba en silencio, escuchando, observando.

El Dr. Gallaranda, un buen vecino del barrio, solía darle jugosas propinas cuando atendía su jardín o le lavaba el auto y a quien admiraba, pues este cliente era doctor en leyes y él creía que eso era a lo máximo que un hombre podía aspirar, a quien siempre le demostraba su humildad.
Como este abogado tenía un alma muy generosa, un día le regaló un libro de un escritor local, que llevaba por título “Narrandeando” diciéndole: - tomá Petardito, yo sé que no sabes leer, pero te lo regalo para que alguien te lo lea, tiene historias cortas y muy buenas – y se lo entregó.
Petardito sumamente emocionado lo recibió como si le hubieran regalado una Ferrari, lo acarició y con sumo cuidado ojeó algunas de sus páginas y le dijo: - dotor, nolopuedocreé, ¡e mi primer libro! le viá pedí que uté me lea alguno cuando pueda y mañana le via decí a doña Clarita que é maestra jubilada, quemenseñe a leé, asi puedo entendelo – y lo guardó dentro de esa caja de madera que estaba vacía, apretándola contra su pecho con los dos brazos, con un gesto de alegría indescriptible.

El Dr. Gallaranda, bastante conmovido pero acostumbrado a ver esa caja, nunca había reparado en que estaba vacía y con una pizca de picardía, otra de inocencia y mucha de intriga le preguntó: - ¿qué llevas en esa caja Petardito? -
y Petardito le contestó: - ¿en eta caja?, ¡ievo misilusiones!


Boletín Literario Basta Ya! / Año 5 / nº 103 / Abril / Mayo de 2010
Revista Cultural

Director / Propietario: Eduardo Alberto Planas
Consejo de Redacción: Adriana Pozzo, Liliana Chavez,
Jorge Luis Carranza, Hugo Conterno, Pablo Carrera, Caro Riachi, Alfredo Lemon
Colaboradores Permanentes: Mónica Ferrero, José Luis Planas Osorio, Carlos Penelas. Colabora en este número: Raúl Lelli, Ulrich, Armenohui, Ethel Aghemo
Diseño y Diagramación: Eduardo Alberto Planas
Dibujos:”Vamos a ver como es… “ / Matías Arese
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del Basta Ya! Suscripción gratuita.
Este Boletín se edita en forma virtual Quincenalmente. Registro de Propiedad Intelectual nº 598958. Hecho el depósito que marca la ley 11.723. Se puede reproducir con cita de autor y fuente.
Web-blog: www.boletinliterariobastaya.blogspot.com
Suscripción gratuita: eduardoplanas2001@hotmail.com

“La tarea de ablandar el ladrillo...”
Julio Cortázar
Hecho en Córdoba / Argentina





Lo que más me gusta es rascarme los sobacos
Ulrich



En una librería cercana al Paseo de las Artes lo encontré. Este libro contiene una extensa y apasionante entrevista con Charles Bukowski el último escritor maldito norteamericano, en la que éste cuenta, sin reticencias ni pudores, cómo empezó a escribir, las mujeres de su vida, las borracheras, los escritores que admira y los que desprecia, su filosofía de la existencia y sus proyectos futuros.

La entrevista viene precedida por un estudio de la entrevistadora Fernanda Pivano, que analiza minuciosamente la escritura y el mundo poético de Charles Bukowski e investiga sus antecedentes literarios.

Se incluye, además, la primera bibliografía completa de su obra. Por todo ello, el libro es un must para los fans de este escritor.

Charles Bukowski



Charles Bukowski, nacido con el nombre de Heinrich Karl Bukowski (Andernach, 16 de agosto de 1920 - Los Ángeles, 9 de marzo de 1994), fue un escritor y poeta estadounidense.
A menudo fue erróneamente asociado con los escritores de la Generación Beat, debido a sus similitudes de estilo y actitud.
La escritura de Bukowski está fuertemente influida con la atmósfera de la ciudad donde pasó la mayor parte de su vida, Los Ángeles en los Estados Unidos.
Bukowski fue un autor prolífico, escribió más de cincuenta libros, incontables relatos cortos y multitud de poemas. A menudo es mencionado como influencia de autores contemporáneos y su estilo es frecuentemente imitado.
Murió de leucemia en 1994 a la edad de 73 años.
Hoy en día es considerado uno de los escritores estadounidense más influyentes y símbolo del "realismo sucio" y la literatura independiente.
El libro mencionado esta disponible en formato pdf en: http://www.scribd.com/doc/28246758/Bukowski-Charles-Lo-que-mas-me-gusta-es-rascarme-los-sobacos






actitud
Eduardo Planas



te colocas la boina roja
“a la usanza del che”
tomas la guitarra y
comienzas a cantar y -al mismo tiempo- a sonreir
y se ilumina todo.

actitud
es lo que sobra.

mi sensibilidad
-lejos, tras la pantalla
y el tiempo-
se eleva a mil besos de profundidad (diría leonard cohen)
mientras tu canto, tu grito, tu desgarro
ahuyenta a los mediocres.
de repente -con total desparpajo-
dejas el escenario
tomas una cerilla y enciendes un cigarrillo
buscas tu tapado rojo
y te marchas, cantando y sonriendo.
actitud es lo
que sobra
a rickie




Presentación de Libros de Claudia Lourdes Tejeda y Juany Rojas Castro
por Lily Chavez

La palabra es un lazo que entrelaza lugares, épocas, imágenes que cada uno atesora de la vida. Dos poetas, la cordobesa Claudia de Lourdes Tejeda y la chilena Juany Rojas Castro, presentan sus libros “Como racimos de abejas” y “Quehaceres” respectivamente.
Un adelanto de sus obras. La presentación, el Martes 4 de Mayo a las 19 horas, en el Consejo Provincial de la mujer, Tucumán esquina Colón, a través de Artistas y Pensadores Independientes (api)



Dice Claudia en “Adiestramiento “
Mi madre me enseñó a mantener cortas las garras, a pulirlas, a pintarlas de colores, disimularlas tan bien que todos crean que son uñas de manicura. Debo afeitarme las plumas tres veces al día y evitar los graznidos. Todo para ser este canario de rapiña en el espejo.

Dice Juany en “Barrer”

Quitar el polvo la basura / con la antigua escoba / de palo y ramas. //Espantar los bichos que nos asustan / el amargor que cada tanto nos amenaza /Delatar los rincones /la rigidez escondida / y rociar los espacios / con el frescor de la risa.

Dice Claudia en “Calzado mágico”

Nada tan complicado como ser zapatero y que el secretario real del palacio te obligue a hacerle media suela y taco a un solo zapato de cristal que se rompe apenas hundo a golpes de martillo el primer clavo, para lastimar los pies de una muñequita que no podrá quitárselo nunca más.

Dice Juany en “Poner música”

Para espantar los oscuros / y echarlos a volar / pongo guirnaldas de música en toda la casa / para que asomen / transparentes y sinuosas / las cadencias / que han de matizar / mi estado de ánimo / y mi quehacer.






Libros / Cine / DVD / La saga de MILLENNIUM



Hace 40 años, Harriet Vanger desapareció en medio de una reunión familiar en la mansión del poderoso clan de los Vanger, en una isla incomunicada debido a un accidente. Su cuerpo nunca se encontró, sin embargo su tío está convencido de que fue asesinada y de que el asesino es un miembro de su propia familia, una familia unida y a la vez disfuncional. Contrata entonces a Mikael Blomkvist, periodista caído en desgracia que dirige una publicación, Millennium, dedicada a destapar escándalos financieros y corruptelas. Por una serie de azares, Mikael conoce a una extraña, hosca, marginada hacker informática, Lisbeth Salander, que le ayudará en la investigación del caso.



Cuando la pareja relaciona la desaparición con un número de grotescos asesinatos cometidos hace cuarenta años, se empieza a desentrañar una oscura y horrible historia familiar en el seno de los Vanger.
Pero los Vanger son una familia reservada, y Blomkvist y Salander están a punto de averiguar lo lejos que están dispuestos a llegar para protegerse.

Los hombres que no amaban a las mujeres es la primera parte de la trilogía de novelas Millennium, escrita por Stieg Larsson, y que ha vendido más de diez millones de ejemplares en todo el mundo. Por desgracia, Larsson no vivió para ver el fenómeno en que se ha convertido su obra y murió repentinamente en 2004 poco después de entregar los manuscritos a su editor sueco. Es la única que llegó al cine. Las demás están disponibles en formato DVD.

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina




Lisbeth Salander es la mujer más buscada del país. Dos colaboradores de Millennium, a punto de sacar a la luz un escándalo sobre el comercio sexual en Suecia, han sido brutalmente asesinados y las huellas de Lisbeth están en el arma homicida. Sin embargo, nadie puede encontrarla. Mikael Blomkvist, editor jefe de Millennium, no cree lo que se dice en las noticias y sabiendo que Salander es feroz cuando se siente amenazada, esta desesperado por encontrarla antes de que la acorralen. A medida que encaja las piezas del puzzle, Blomkvist se enfrentará a peligrosos criminales. Blomkvist saca también a la luz algunos datos desgarrados sobre el pasado de Salander. Puesta en manos de instituciones psiquiátricas desde los 12 años y declarada legalmente incapacitada a los 18, es una joven desecha y confundida producto de un sistema injusto y corrupto. Sin embargo, Lisbeth es más un ángel vengador que una víctima indefensa y arremete con ira sobre los que la han herido.




La reina en el palacio de las corrientes de aire



En este desenlace de la saga Millennium la tensión se dispara.
Tras el agónico final de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, puede que Lisbeth Salander haya sobrevivido a ser enterrada viva pero sus problemas están lejos de haber acabado.
Está acusada de triple asesinato y fuerzas poderosas intentan silenciarla de una vez por todas.

Mikael Blomkvist escarba en su oscuro pasado y pronto encuentra sus huellas.

La modelo de las tapas de los libros de Millennium - Tamara Villoslada - es argentina (“crecí en la patagonia y estudié en Córdoba, donde hice mis primeras exposiciones junto al colectivo Bistró Casares, del que formaba parte”, dice en su link: www.tamarindous.com). Tamara era la novia de Gino Rupert, autor de los cuadros que se han convertido en portada de los tres libros.





BICENTENARIO (1810-2010)


Estamos aquí delante de la pantalla,
aunque no hagamos ruido,
ni hagamos muestra alguna de estar


golpeados, pisoteados, bloqueados,
desposeídos, cercados por la soja


esclavizados.
continuamente esclavizados.



ETHEL AGHEMO



ASÍ ES LA VIDA
Pablo Carrera



¿Quién no se quedó un fin de semana en casa, sintoniza Volver o canal 12 (hace unos años atrás) y le embocó a este clásico del cine nacional? Con Mirta Chanquía siempre llegamos a la misma conclusión: más veces la vemos, lo mismo nos emocionamos. Y creo que es más lacrimógena la versión de 1977 de Enrique Carreras del 77 que la blanco y negro del 39. Será porque Luis Sandrini te hace llorar más que Enrique Muiño (aparte, lo veo a Muiño y se me representa Sarmiento. ¡Le quedó el estigma, qué quieren que les diga!)

Para los que no la vieron, la peli trata de la historia de una familia a lo largo de tooooda la vida del matrimonio Salazar. Los nacimientos de los hijos, su adolescencia, juventud, matrimonios, la llegada de los nietos, los tíos solterones, la empleada eterna, todo desarrollándose en una casona de esas de comienzos del siglo pasado, modelo tradicional argentino, con el zaguán, la puerta cancel, el patio lleno de plantas, las habitaciones que dan a éste, una sala de recepción ventana a la calle, con piano donde alguna vez se juega una milonga a dejarse tocar...
Tanto la primera como la segunda versión tuvieron un destacado elenco que permitió que ambas hayan pasado al Parnaso de la filmografía argentina. Sigo prefiriendo la más nuevita, que se yo...

Así como con la peli, me pasa con The breacan. ¿Será por el lugar? No es la segunda vuelta de algo que ya había. Es otro ensayo pero en el mismo escenario.
La casa está en la Irigoyen, frente al Palacio Ferreyra. Antes estuvo Florentino, alguna vez Doc. La estructura es la misma, cambiamos al color (como en la peli) y aprovechamos más el patio (¡oh! que casualidad, como en la peli también)
La verdad, me gusta más ahora.




De arranque entramos, un recibidor (como...) en donde destaca la presencia de la abuela de Soledad, la anfitriona del local. Es raro no verla allí sentadita a cualquier hora. Párrafo aparte merece la simpatía de Soledad. Muy agradable por cierto.
Hacia el interior, buen gusto en la decoración y una amable atención nos ofrece el salón o el patio de atrás, donde se puede fumar.
Al patio le hace falta un poquito más de onda en mesa y sillas, y algún reparo más conveniente al mediodía porque el sol pega fuerte.

The breacan es ambicioso con su propuesta: nos espera de mañanita con un desayuno (no los he probado pero en facebook he visto las fotos, da para ir a testearlos), al mediodía con la carta o la opción menú (que ronda los 35 pesos aproxi, con un appetizer, un plato a elección y un postre -párrafo aparte, si vamos a ofrecer ensalada de fruta, con tanto despliegue culinario, recomendaría dejar las latas al margen de la cuestión-) meriendita a la tarde y cena de noche, con un menú bastante contundente.

El origen del nombre, la decó y la cocina que nos ofrecen es escocés, atento a la nacionalidad del cheff. De allí que la morcilla o haggis y la panceta/tocino/bacon estén presentes en varias de la propuestas (incluída el desayuno).

En entradas hay varias opciones interesantes, como la tulipa de camarones y hortalizas en salsa de soja y sésamo, o las mollejas crocantes marinadas en lima con una reducción de aceto imperdibles. Los platos fuertes dan para todo, desde carnes hasta pasta (debo reconocer que a este último apartado no me he dedicado ninguna de las veces que fui). Recomiendo los muslitos de pollo rellenos con haggis, que salen bañados con una salsa de whisky y acompañados por papas rústicas, el carré de cerdo con colcannon (que viene a ser un puré rústico) y manzana caramelizada en salsa de arándanos (es una delicia. Imposible perdérselo) o el bife de chorizo con hongos, alcaparras y papas dauphinoise. Interesante es que siempre van renovando la oferta, y así han pasado unas costillas de cordero que ruego vuelvan algún día, y un bife de chorizo con salsa de mariscos extraña pero interesante combinación).

A la hora del postre, mis preferidos son el avarois de fruta de la pasión y el banoffee pie, que es una cookie o galleta con banana, dulce de leche y crema. Para los más tradicionales, un waffle con sambayon al oporto y frutos rojos ó un brownie tibio con helado y salsa de chocolate no son mala alternativa.

Para tomar, la carta de vinos está buena, con precios convencionales. También y porqué no, una cervecita no viene mal, y acá la oferta es de lo más surtida.
En materia precios, normal. Ni caro ni barato, calcular entre $ 40 a $ 70 por persona, dependiendo lo que se lastre y lo que se beba, obviamente.

No está fácil el tema estacionamiento, menos ahora que a la Irigoyen me la dejaron renga del lado del Palacio. Y aunque los muchachos del Cabildo insisten en que hay más prevención y por ende menos choreo de autos en Nueva Córdoba, hay playas de estacionamiento por la zona, a lo sumo a una cuadra y media de distancia.

Así como decían Muiño y Sandrini en la peli que hoy recuerdo, espero que los chicos de The breacan puedan también decir en algún momento "vieja, hay que agrandar la mesa" cuando se les llene el lugar.

Estaría bueno que les vaya muy bien, ya que como alternativa gastronómica en Córdoba, creo que lejos, son una de las mejorcitas.



The breacan

Hipólito Irigoyen 562
4691458
Lunes a viernes de 08:00 a 00:00
Sábados de 10:00 a 00:00








Lo que me gusta de tu cuerpo …*


Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo.
Lo que me gusta de tu sexo es la boca.
Lo que me gusta de tu boca es la lengua.
Lo que me gusta de tu lengua es la palabra.



Julio Cortázar







* Traducido del francés por Aurora Bernárdez






Boletín Literario Basta ya! Apoya este concierto:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

VAMOS POR PARTES DIJO JACK:

1) ME MATÓ EL CUENTO DE LA CAJITA VACÍA... AUCH! (ADEMÁS EL BERNI QUE LO ILUSTRA NO LE PODÍA VENIR MEJOR)

2) BUKOWSKY ES GROSO GROSO, YO LEÍ UN EXTRACTO DE ESAS ENTREVISTAS EN OTRA PUBLICACIÓN, ESTÁN RE INTERESANTES PERO NO SON PARA TODO EL MUNDO PORQUE CON EL "TÍO IMPRESENTABLE" (COMO LE DICE UN AMIGO MÍO) YA SE SABE QUE LAS RESPUESTAS NO SIEMPRE SERÁN ATP, O MEJOR DICHO, SE SABE LA MAYORÍA DE LAS VECES QUE NO LO SERÁN.

3) A LA SAGA MILLENIUM YA LA VI TODA TODITA, ME ENCANTÓ LA 1 (ES GENIAL, NO SOLO EN CUANTO A LA BÚSQUEDA DEL SUPUESTO ASESINO DE LA PIBITA SINO TAMBIÉN, Y SOBRE TODO, POR LA CONSTRUCCIÓN DE LOS DOS PERSONAJES, EL PERIODISTA Y LA HACKER), LA 2 NO TANTO, HASTA TE PODRÍA DECIR QUE ME ABURRÍ TREMENDAMENTE Y QUE SÓLO ME INTERESARON LOS DATOS QUE HACEN AL PASADO DE LISBETH; Y LA 3 SÍ ME GUSTÓ, PERO AUNQUE LEVANTA UN POCO EL PUNTAJE QUE PIERDE EN LA 2, NO LLEGA NI A PALOS A ESTAR A LA ALTURA GRANDIOSA DE LA 1.

Anónimo dijo...

Me encató la Revista. siempre la recibo. Me gustan los poemas de Jorge Carranza, lo de Liliana chavez, y los consejos gastronómicos de Pablo Carrera. De Ricki Lee Jones tengo el vinilo de la cubierta que sale aqui. Es una cantante muy buena. Me permito agregar algo a la nota sobre la saga de Millennium. Las novelas estan muy bien escritas. Aclaro que no vi las películas ni sabía que estaban en Argentina. El autor falleció a los 50 años, luego de entregar los borradores de modo tal que no pudo ver ni siquiera la primera publicación. Se que hay un problema con los derechos de autor entre los familiares. Saludos a todos los integrantes del Basta ya! y sigan adelante

Anónimo dijo...

Existen fuertes rumores provenientes de la vecina localidad de San Marcos Sierras, del Departamento Cruz del Eje, de que el actualmente desaparecido sin destino aparente , Dr. Crespo, habrìa sido visto en un carruaje negro, presuntamente de su propiedad, circulando en direcciòn al paraje denominado "Los Quebrachales", o "El Quebrachal", camino hacia el Rìo Quilpo, o Rìo Pinto, segùn donde sea que se vaya , regiòn esta denominado por los lugareños como "Zona de Asuste", por la cantidad de sucesos extrordinarios que lindan con lo para-normal, que ocurren en esa zona y que motivaran la visita presunta del Dr. Crespo hacia ese misterioso terruño...

Se tratarà de descartar o confirmar la versiòn y dar mayores detalles proximamente .-