martes, octubre 09, 2007

Boletín Literario n° 77



Fotografía: Stefanía Aimar Aghemo

Boletín Literario
Basta ya!
Año 2 // nº 77
Octubre de 2007


Por la ruta
Jorge Luis Carranza



El alma viaja,
en silencio,
por una ruta desierta.

Solo veo la luz delante,
el pavimento veloz que pasa
y una línea al medio.

Es de noche
y no hace frío
ni calor.

El alma viaja.

Me lleva, me lleva,
con una determinación
y una ternura
que no son mías.




Sumario
Por la ruta / Jorge Luis Carranza // En la costilla izquierda de la Catedral / Liliana Chávez // Gente / Hamlet Lima Quintana // Un fallo que nos dignifica / Hugo Conterno // Mirándote / Mónica Ferrero // Lawrence de Arabia / Pablo Carrera // Tomamos un café / Adriana Pozzo // Yo tuve un hermano / Julio Cortázar // Tizas // Mónica Mantegazza / Ablandando el ladrillo / Eduardo Planas // Entretejiendo desde el hacer de la palabra / Liliana Chávez


En la costilla izquierda de la Catedral
Liliana Chávez




En el pasaje de adoquines encorvados, un par de bicicletas comparten tobilleras con el farol. Al lado, un patrullero estaciona respetando la inclinación de 45º, con el paragolpe hacia el ingreso de la Casa Parroquial. Caen las ramas de la vieja higuera sobre la costilla izquierda de la Catedral, frente al lugar donde un grupo de uniformados deambulan, como cuidando los aposentos de una memoria retorcida
Por allí suele andar la anciana de aspecto menudo. Sus pasos se detienen al llegar a la reja, Estira la mano entre los barrotes, tantea el piso de tierra y alarga con ansiedad el cuello; es evidente que algo busca. Finalmente, retira trozos de cartón que sacude y luego asea con un paño húmedo. Una vez limpios, los coloca en hilera sobre la estrecha verja y al momento, como si acuñara pelajes, van apareciendo de a uno, gatos grises, blancos y pardos. Dos, tres, cuatro, son nueve, quizás alguno más que no bajó del tejado.
La mujer extrae de una bolsa, gránulos oscuros que disemina sobre la improvisada vajilla. Los felinos se acercan en busca del alimento y no faltan los impacientes, que comen directamente de la mano, avarienta por dar.
Despacio pequeños, que van a dejarme la palma sin líneas – les murmura, riendo.
Se nota que disfruta. Apoyada en el adobe, se deja rozar por ellos y les murmura, acaso secretos amores o naderías.
Coloca agua en bases truncas de botellas plásticas. Los comensales parecen una milicia disciplinada a la hora de beber y eso contenta a la anfitriona.
Un retoño gatuno, amarronado y con ojo de bucanero, intenta en vano participar del festín y, abatido, se retrae tras las sandalias de la anciana. Y pronto se lo puede ver enroscado entre los brazos de quien tal vez, nunca acunó un niño. Hunde la mujer por un rato sus delgados dedos en la piel del animal como si amasara y los retira sólo cuando lograr silenciar el maullido.
Cuando aparece el chiquillo que toca la flauta por monedas y suenan las campanas que llaman a misa, ella se apresura en devolver los cartones a la tierra. Los gatos le ronronean alrededor mientras, los rayos de sol, hasta entonces tendidos en el muro, descienden hacia los adoquines transmutados en sombras.
Carga sus bolsas, un poco en cada mano y encara hacia la plaza.
Y los ateos felinos que viven en la casa santa - como si fueran estatuas - persiguen la figura de su protectora con la mirada.
Sin duda, los únicos ojos que se posan en ella.

Este relato fue escrito hace más de diez años sin saber el nombre de la protagonista de la historia. Ahora lo sé, Se llama Bertolina Olga Ferreyra y tiene casi ochenta años. Hace sólo unos días, cuando concurría a la Feria del Libro, la vi y decidí regresar sobre mis pasos, encontrarme con su mirada.
Nadie me pregunte por qué después de tanto tiempo. No lo sé. Tal vez, algo en mí agotó la indiferencia.


Gente




Hay gente que con solo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con solo sonreír entre los ojos,
nos invita a viajar por otros mundos
y permite florecer todas las magias.

Hay gente que con solo dar la mano,
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas;
que con solo empuñar una guitarra
te regala una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca,
llega hasta los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas.
Y se queda después como si nada.

Y uno se va de novio con la vida,
desterrando una muerte solitaria,
pues sabe que a la vuelta de la esquina,
hay gente que es así, tan necesaria.


Hamlet Lima Quintana
Poemas de "La breve palabra" Hamlet Lima Quintana
Ediciones del Valle - 1998 - Bs.As. Argentina


Un fallo que nos dignifica
Hugo Fernando Conterno




Fallo Anotado. Resolución del 18 de septiembre de 2007 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación in re: “Defensor del Pueblo de la Nación c/ Estado Nacional y otra (Provincia de Chaco) s/ Proceso de conocimiento”, D. 587. XLIII (Originario).
Síntesis. El Defensor del Pueblo de la Nación deduce acción de amparo contra la Provincia del Chaco y el Estado Nacional, solicitando se los condene a que adopten las medidas necesarias para modificar las condiciones de vida de las poblaciones indígenas, debido a que se encuentran en una situación de exterminio silencioso, progresivo, sistemático e inexorable.
Tanto la mayoría de los Ministros de la Corte como la minoría votan por hacer lugar a la medida cautelar solicitada. La diferencia está en que los últimos consideran al Órgano como incompetente.


1.Todo lo que escribiremos es una invitación para que lean la resolución anotada, el único aporte que realizamos es un simple juego del lenguaje para justificar nuestro apoyo al pronunciamiento de la Corte.

2. La mayoría de los Ministros inicia con el siguiente relato: el señor defensor del pueblo de la Nación promueve demanda contra el Estado Nacional y la Provincia de Chaco, a fin de que se los condene a adoptar las medidas que resulten necesarias para modificar la actual condición de vida de los habitantes de la región sudeste del Departamento Libertador General San Martín de esa provincia, en su gran mayoría pertenecientes a la etnia Toba.

Este párrafo es una muestra perfecta de las ficciones de la que se vale el imaginario social para funcionar. En este caso, poner en marcha un rescate de los mencionados ciudadanos. Obvio, no se trata de ciudadanos, no habitan las grandes ciudades, lejos están de las ciudades puerto y del centro; son meros habitantes de “nuestro” suelo. En realidad, por ciudadanos debemos atender la tercera acepción del Diccionario de la Real Academia Española como sujetos de derechos políticos que intervienen, ejercitándolos, en el gobierno del país. Pero de entrada definirlos por medio de una lengua que les fue impuesta es una barbarie más, que nos viene con el lenguaje sin que podamos escapar. Lo que es inevitable no es por ello menos lamentable. Tampoco parece muy real aquello de que ejercen el gobierno, ni aún por medio de sus más lejanos representantes. Por otro lado, no es conveniente indagar mucho sobre el término “nuestro suelo”, ni volver la vista a la historia de los ingenios azucareros, la Forestal y esas anécdotas propias de nuestros abuelos que todavía gustan de la cultura oral. Como tampoco mencionar Napalpí o Rincón Bomba, lugares en los que en 1922 y 1947 fueron masacrados para acallar sus reclamos obreros.

Observemos las posiciones procesales. Un defensor del pueblo demanda ante la Corte solicitando una condena contra el Estado Nacional y el de la Provincia de Chaco. Vamos alterando el modo de ver, sin cambiar por ello un ápice el objeto puesto en mira. Un funcionario estatal le pide a un poder gubernamental que condene al Estado a proteger, salvar, ayudar, rescatar (por ahora elija usted el verbo) a los sujetos que conforman ese mismo Estado.
Lejos estamos de la ironía, simplemente es un modo de burocratización, se trata de lo que es necesario para el funcionamiento del Estado.

3. Auxiliar, socorrer, amparar, ayudar, rescatar, salvar, asistir. Todos verbos que pueden ser utilizados en la ocasión, pero si, en su lugar, colocamos “dar a cada uno lo suyo”, qué cambia. Todo, ya no es asistir sino repartir lo que corresponde.
Sin dudarlo, para mantener esta última posición hay que asumir que los bienes del Estado pertenecen a todos y abandonar aquellos logos que nos repiten que debemos cuidar algo, puesto que nos pertenece. Primero estamos nosotros luego las cosas que, sospechosamente, ya no sentimos nuestras.

La Mayoría de los miembros de la Corte resolvió: requerir a los demandados informes; convocar a una audiencia pública (apuntemos en la agenda una cita el 6 de noviembre de 2007 a las 11) y hacer lugar a la medida cautelar solicitada.

En primer lugar debemos sentir vergüenza de que estos ciudadanos se mueran de inanición, luego observar los rebuscamientos que ese sujeto de ficción, llamado Estado, necesita para llegar hasta los miembros que lo conforman. Para cerrar, luego de condenar todas las acciones que conducen a esta realidad, demos nuestro más sincero apoyo a este acto inicial de reparación.




Mirándote…



Mirándote
los dedos flacos
en las llaves
que abren y cierran
los fuelles de tu saxo,
ladeada a la derecha
la cabeza,
marcando el pié
las síncopas temibles
de los años,
un blues malsano
sin paz y sin concierto,
viene a buscarme
del fondo del ocaso.
Repaso el sol mayor
de tus pañales
en el dulce preludio
del pasado;
tu paso predador
en razzia de hormigueros
por el patio.
Repaso las vigilias
entre vahos
y trémulas compresas
y cepos de laringes
y manos que vuelan
de la pava
al rosario.
Repaso los
nohablésconlosextraños
del diario pizzicato
del mandado;
la luz del velador
hasta las tantas
punteando semifusas
de ansiedad
en vísperas de aplazos
las escalas
del tiempo
por las teclas gastadas
de mis rasgos…
Repaso en el atril
de cada noche
el áspero ademán
del desencanto
y al fin,
el requiem del rencor
por los juzgados.
-no desate el hombre
lo que dios ha atado-
Ahora
que confeso de mí
de mi vientre
de escándalo
y ahogo
te apartas
ostinato
del tratado de amor
de mi costado,
ahora, mirándote
los dedos flacos
en las llaves,
un compás de fe
me nace,
ralentando,
del útero brillante
de tu saxo.



Mónica Ferrero
Extraído del libro Tango para Olivetti 125, Ed. Espartaco, Septiembre de 2007, con dibujos del artista cordobés Ricardo Vargas.






Este es su último libro. “En la Córdoba que arrasa con escuelas centenarias, cárceles del proceso y villas miserias para construir shopings sin memoria ni vergüenza, Mónica nos enfrenta nuevamente en este tercer libro de poemas militantes, con sus versos irrefutables y lacerantes que son piedras contra los techos de vidrio de las buenas conciencias”. ( El Editor)





Boletín Literario Basta Ya! // nº 77 // Octubre de 2007 // Córdoba

Equipo de trabajo

Director / Propietario: Eduardo Alberto Planas
Consejo de Redacción: Adriana Pozzo, Mariana Montenegro,
Jorge Luis Carranza, Hugo Conterno, Pablo Carrera, Caro Riachi
Colaboradores Permanentes: Liliana Chávez, Mónica Ferrero, José Luis Planas Osorio, Guillermo González
Colaboran en este número: Mónica Mantegazza, Ana Paulinelli
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del Basta Ya!

Este boletín se edita Quincenalmente
Registro de Propiedad Intelectual Nº 598958
Hecho el depósito que marca la ley
Prohibida la reproducción total y/o parcial por cualquier medio, sin cita de autor y fuente

Web-blog: www.boletinliterariobastaya.blogspot.com
Suscripciones: email: eduardoplanas2001@hotmail.com

“La tarea de ablandar el ladrillo…” Julio Cortázar


Lawrence de Arabia‏
Pablo Carrera




Se llevo siete nomás ese bendito año del Señor del 1962 la peli de Lean. Aunque me quedo con las ganas de sendas estatuitas para Peter O'Toole y Omar Sharif, que se calcinaron al sol y tragaron toneladas de arenas, bajo tanta tela mientras sonaba la orquesta a mas no poder entre las dunas, tal como lo soñara Jarre. Me vino a la memoria la peli porque fuimos al Emir.
Se define el lugar como expendedor de comidas árabes. No domino mucho el tema, y ahí requeriría del asesoramiento de mi estimadísima Ivy Flowers que conoce. Me parece por ahí que englobamos todo lo que venga del Este del Mediterráneo en la famosa comida árabe, toqueteando mesas sirias, turcas, griegas, en un combo de concordia que sería la envidia de cualquier asamblea de la ONU. Pero vamos a lo que interesa.
El local es indiscutiblemente espantoso. Han unido dos propiedades (la que da a Fragueiro es para llorarla semanas enteras porque debe haber sido una muy linda casa) y armaron en aras a la expansión. La decoración es una experiencia de vida. Si entras descuidado, y si existiera la catalepsia visual, seguro la cojes (¡que castizo!). Reconozco que hasta es divertido ver como conviven botellas vestidas de frac, plantas de plástico clavadas en árida tierra en macetas, abanicos de bronce y tapices con sultanes, camellos y palmeras datileras en un mismo ambiente. El que decoró, se limitó a colgar TODO lo que encontró que pudiera hacer pensar en las tierras de Oriente. Y lo logró. Vaya que lo logró.
La atención es bastante buena. Mis amigos Eva y Gon se encargaron de reservar y nos tocó mesa en lugar bastante estratégico.
Se pueden pedir porciones de Laba, queppi, shanklish, tabbuli, tortilla siria (espectacular), niños envueltos (en hojas de parra o de repollo, por mayoría, ganaron las primeras), Kafta (que son como unas brochettes de hamburguesas, acá donde no me leen los entendidos y pueden llegar a pegarme mucho, pero me reivindico con esta -tomá mate- se dice así en persa:کوفته ), tripa rellena (¡exquisita!). O directamente si son varios, encarar derechito a la picada. Hay para diferentes cantidades de comensales y los precios son bastante piolas. Con los nombres de las idems seguimos por el barrio: picada Fakir, Bin, Amira, Emir...
Como no podían faltar, las tradicionales empanadas están presentes, en la variedad abierta o cerrada. Hay también shawarmas y shiskababs (¡no voy a ponerme a aclarar cada plato, agarren Google como hice yo! o pregunten in situ que tienen bastante voluntad para explicar los mozos).
Los postres también provienen de la tierra de los sheiks, y así tenemos baklawa, dátiles en almíbar, burma, maamul y lokums. Probé la burma. Es como un pastelito de los nuestros, lleno de manzana o nuez, con seis litros de almíbar encima. Todavía estoy tratando de equilibrar azúcar en sangre. Las bebidas están a precios accesibles, una carta de vinos que no es muy ambiciosa pero satisface, los precios no son caros y esta la opción delivery también. Según informa Lulú, picada para dos y vinito, aproxi $ 50. Ah! olvidaba comentar que los fines de semana, por la noche, hay show de odalisca y odalisco (???). Si estas cerca de la pista (que es al medio del local) no te salvas del caderazo. Anche el mangueo, pero bue, unos pesitos en la chabomba de la de los ojos con Kohol no se ponen todos los días).
Recomiendo ampliamente a los amantes de la comida de aquellos pagos, y a los que quieran experimentarla.
¡Hasta la próxima!



Emir
Fragueiro esquina Faustino Allende
Cofico
TE.. 4725930
Todos los días de 11:00 a 15:30 y de 19:30 a 00:30
Lunes al mediodía cerrado


Tomamos un café?




El proyecto Tomamos un café? comienza a desarrollarse en el año 2005, se trata de una obra en construcción permanente basada en una idea de Mónica Mantegazza y la curadora es Ana Paulinelli.

La propuesta gira en torno a la idea del café como movilizador del diálogo, de la reunión, el debate, el encuentro. El café además como espacio simbólico dentro de la ciudad en la que diferentes actores sociales construyen cotidianamente su identidad y dialogan con otros habitantes de la ciudad en la que viven.

Se declaró el día 28 de septiembre como el Día Internacional del Tomamos un café?.

Este año se celebró en el marco de la Bienal Iberoamericana de Comunicación en la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba.

La perfomance consistió en la presentación del libro de artista, lectura de textos literarios, como así también exposición de pinturas efectuadas con café. El evento se llevó a cabo con diferentes intervenciones, así se leyó el Manifiesto del Café que fue distribuido entre los presentes en diferentes idiomas, castellano, geringozo, alemán e inglés, se integró la lectura de textos literarios con la música de jazz iluminando la escena.-

El proyecto se realizó simultáneamente en la ciudad de San Francisco –Córdoba- y en Méjico –Distrito Federal-

A la noche en el marco de Ojos de Cine que se lleva adelante en Ojo de Brujo, se hicieron presentes las integrantes de este proyecto interdisciplinario, quienes abrieron una cúpula hacia las estrellas para contar que significa Tomamos un café y compartir el libro artista. De alguna manera se sintió la energía en los asistentes, quienes compartieron nuevas miradas y generaron un encuentro de almas, con la impronta de la comunicación verdadera y auténtica.






Manifiesto del café
(por Ana Paulinelli y Mónica Mantegazza)

1-El café de la mañana es el preámbulo del día.
2-El café es el recreo perfecto, la tregua favorita…
3-El café cura las heridas.
4-El café (en otros casos) abre nuevas heridas.
5-Nunca lleva cinco minutos compartir un café.
6-Nunca nadie sabe cómo termina cada uno, cuando se termina el café...
7-El tiempo y el café: "mejor sí llueve".
8-El café es nostalgia.
9-El café es imprescindible a la salida de una buena película.
10-El café es la mejor excusa para un encuentro (con uno, o con otro / otra)
11-Los mejores poemas se escriben en las servilletas del café.
12-Los mejores bocetos se hacen en una servilleta de café.
13-El mejor proyecto: leer un libro mientras se toma un café.
14-La peor disyuntiva: azúcar o edulcorante (cuestiones de imagen)
15-La peor desilusión: el café no aceptado.
16-El café no tomado abre las puertas del deseo.
17-Para un buen café, tres son multitud (como para muchas otras
ocasiones...)
18-En la borra del café es posible descifrar el destino (pero hay que ser
alfabetos)
19-Para estudiar, no hay nada mejor que un buen café.
20-El café es la mejor excusa para conocer a los astronautas.
21-El café es el mejor compañero de proyectos y utopías.
22-El perfume del café es incomparable.
23-Para hablar de viajes, lo mejor es encontrarse a tomar un café.
28 de septiembre: Día Internacional del
Tomamos un café?
// por Adriana Pozzo //







Yo tuve un hermano.

No nos vimos nunca pero
no importaba.

Yo tuve un hermano
que iba por los montes
mientras yo dormía.

Lo quise a mi modo,
le tomé su voz
libre como el agua,
caminé de a ratos
cerca de su sombra.

No nos vimos nunca
pero no importaba,
mi hermano despierto
mientras yo dormía,
mi hermano mostrándome
detrás de la noche
su estrella elegida.

Octubre de 1967 // Julio Cortázar



Tizas

Las que guardábamos
en el recreo,
en la pausa…
las que escribían
la historia,
la rayuela,
el teorema…
las que pintaban
los carteles de los patios,
las marcas
del estadio imaginario…

Amarillo, febo asoma…
Azul un ala
Del color del cielo..,

Tizas en el patio,
En el bolsillo
Del guardapolvo…
Mamá maestra.

Tizas limpias,
Limpias,
No manchadas…

Mónica Mantegazza – 4 de septiembre de 2007


Ablandando el ladrillo
Eduardo Alberto Planas




Cortázar le quitó solemnidad a la literatura. Con humor e imaginación.
En su libro “La vuelta al día en ochenta mundos”, -siglo veintiuno editores, 2000, Cortázar escribe:”La diferencia entre un loco y un piantado está en que el loco tiende a creerse cuerdo mientras que el piantado, sin reflexionar sistemáticamente en la cosa, siente que los cuerdos son demasiados almácigo simétrico y reloj suizo, el dos después del uno y antes del tres, con lo cual sin abrir juicio, porque un piantado no es nunca un bien pensante o una buena conciencia o un juez de turno, este sujeto continúa su camino por debajo de la vereda y más bien a contrapelo, y así sucede que mientras todo el mundo frena el auto cuando ve la luz roja, él aprieta el acelerador y Dios te libre”.
“Para entender a un loco conviene ser psiquiatra, aunque nunca alcanza; para entender a un piantado basta con el sentido del humor. Todo piantado es cronopio, es decir, que el humor reemplaza gran parte de esas facultades mentales que hacen el orgullo de un prof. o de un doc., cuya sola salida en caso de que les fallen es la locura, mientras que ser piantado no es ninguna salida sino una llegada.”( Del gesto que consiste en ponerse el dedo índice en la sien y moverlo como quien atornilla y desatornilla).
El libro donde más desarrollado esta el humor, es Historias de Cronopios y de famas, aunque en Un Tal Lucas hay páginas memorables. Su amiga e incondicional admiradora, Alejandra Pizarnik escribió el artículo “Humor y poesía en un libro de Julio Cortázar,”( Revista Nacional de Cultura, Venezuela, 1963), al publicarse el primero. Allí señala : “El humor de Cortázar se despliega por la gama de los colores. Siempre es humor metafísico, pero a veces negro a veces rosa, azul, amarillo... Muchas veces es feroz, pero su ternura es inagotable; suele proyectarla tan lejos, que alcanza a los animales fantásticos (…). Hablé de la apasionada minuciosidad de Cortázar y de su dominio de la noción del azar. Ello se debe a que pocos escritores saben, como él, "ver el infinito en un grano de arena". Esta actitud- y aptitud - tan suya, se revela en todos sus libros, y él mismo la define admirablemente en las Instrucciones para matar hormigas en Roma: ... entender a fuerza de paciencia la cifra de cada fuente, guardar en noches de luna penetrante una vigilia enamorada... Por eso puede hablar con conocimiento de causa y conmovernos al describir los avatares de una gota de lluvia adherida al vidrio de una ventana. Por eso puede describir, con la misma precisión alucinante, un velorio en un barrio de Buenos Aires, un animal fantástico, un cuadro de Tiziano, una escalera... Esta actitud de insobornable vigilia enamorada se complementa con su rechazo de la vida considerada como hábito y alienación. Negarse a que el acto delicado de girar el picaporte, ese acto por el cual todo podría transformarse, se cumpla con la fría eficacia de un reflejo cotidiano. Nada ni nadie le cerrará los ojos. Las cosas no son solamente cosas; los sueños no son cosas; el amor no es una cosa…
Historias de Cronopios y de famas, testimonia ejemplarmente de qué manera el humor y la poesía son subversivos, y cómo y cuándo, ante el tejido confuso que se presenta como mundo real, ambos - poesía y humor - proceden a exhibir el revés de la trama.”
Es que -como bien dice Gabriela Yoco en su artículo “Un Acto subversivo, Cuadernos de Cultura nº 1-, “Para Cortázar el arte en su totalidad debía una especie de arte subversivo, es decir, implicar una violación de los límites de las ideologías represivas, mostrar lo que ocultan las cristalizaciones de esas ideologías, desobedecer el código social impuesto por un orden punitivo y censorio, desoír la razón de Estado. En otras palabras, rebasar lo permisible y transgredir lo decible. (…) Esto implica una constante rebelión contra el establishment, lo que llamaba La Gran Costumbre y a la vez una ruptura de la normalidad conveniente, convenida y consuetudinaria.”

Aunque pareciera que la conjura de los necios hubiera vencido, estamos convencidos que siempre habrá quijotes, cronopios, piantados, y otros seres sensibles decididamente dispuestos a emprender la dura –y noble- tarea de ablandar el ladrillo.

Videito YouTube // Cronopios




Entretejiendo desde el hacer de la palabra
Liliana Chávez





Ese es el lema del I, II y ahora, III Encuentro Comunitario Internacional de Escritores realizado recientemente en la ciudad de San Juan, del 23 al 30 de septiembre.
El Lic. Jorge Elizondo, Director de Bibliotecas Populares y la autora del Proyecto, escritora María Esther Robledo de Guzzo fueron los coordinadores y responsables del evento, declarado por el gobierno sanjuanino de Interés Cultural y Educativo y al Departamento Pocito, sede para cumplimentar algunos de los objetivos. El Dr. Sergio Uñac, su joven intendente, procuró acompañar a los escritores en la mayoría de las actividades donde se interactuaba con la sociedad y la comunidad escolar.
Se efectuó un interesante trabajo con los alumnos de las escuelas: charlas, lecturas, talleres en las aulas. A su vez, los chicos pudieron contar historias, transmitir costumbres y leyendas de la región, mostrar sus habilidades artísticas y ese intercambio permitió desacralizar definitivamente la imagen que ellos tenían de un escritor.
En una próxima entrega les prometo La Leyenda de la India Mariana que da nombre a Pocito.
De haber estado presente nuestro compañero Pablo Carrera podría haber proporcionado con solvencia una reseña de los excelentes vinos con que fuimos agasajados en el evento y en nuestra visita a la Bodega Segisa.
Una hermosa finca, propiedad de Oscar Vargas y su familia, sirvió de marco para que los escritores expusiéramos las ponencias propuestas por los organizadores. Los temas: Literatura y cocina, Oralidad y literatura folklórica y popular, Palabra e imagen y El rol del escritor que fue, -sin dudas- la que generó más debate.
Las ponencias de los escritores extranjeros, provenientes de Brasil, México, Colombia, Chile y Venezuela dejaron en claro que los pueblos de América Latina luchan por las mismas causas y reivindicaciones, viven una problemática similar, enfrentan idénticos escollos y la meta es para todos fortalecer la identidad de sus pueblos. En este aspecto quiero quedarme con las palabras de Aidenor Aires, proveniente del estado de Goiás, Brasil. Comparaba a los latinoamericanos con una manta de esas que urdían las abuelas con recortes tejidos. Por encima –decía- los diseños podrán ser diferentes pero, al cotejar sus reversos, encontraremos una gran tela de igual trama y color: la homogénea textura del origen, de las raíces.
Y aquí no puedo dejar de mencionar a Juan Melo, Peñi Kurvf, que significa Hermano del viento, un joven ranquel que compartió con nosotros las creencias de sus ancestros, sus tradiciones, su música y su excelente poética.
Participamos también de una bellísima muestra ofrecida por tres artistas plásticas presentes en el encuentro. Vilma Truncellito y Liliana García Nudelman por Argentina y la representante de Venezuela, Lourdes Aquino Porras, quien donó sus trabajos al municipio de Pocito.
Con respecto a esta rama del arte, Vilma decía algo muy interesante que me quedó grabado y se los transmito: “Pienso en imagen y traslado al cuerpo palabras no dichas”. Una lectura acertada del ensamble que supone la palabra y la imagen.

No importa digo- a manera de reflexión final- el color político de un gobernador de provincia si éste invierte en cultura. Y menciono esto porque tanto en ocasión de la inauguración del Museo de la Poesía Manuscrita en San Luis del 8 al 13 de agosto como en los ocho días que duró este Encuentro, la estadía fue sin costo para los escritores invitados.
Cada uno regresa a su provincia o país con un bagaje importante de experiencia y sin dudas, más incentivado y comprometido con la cultura.





Para quien quiera ver algunas fotos del Encuentro ingresar a:
http://www.iiiencuentrocomunitario.blogspot.com

No hay comentarios.: