viernes, abril 27, 2007

Boletín Literario nº 66













Boletín Literario
Basta ya!
Año 2 // nº 66
Córdoba, Lunes 23 de Abril de 2007

La magia de la danza resignifica la niñez y constituye la sal de la vida
De atrás // Jorge Luis Carranza
Música para fagot y piernas de Victoria // Jorge Boccanera
Las tizas manchadas de sangre // Romina / Adriana Pozzo
La Maqui // Mónica Ferrero
Con imágenes simples // Natalia Brusa
Sola / Apasionada / Arte Poética // Liliana Chávez
Como hacer para conseguir un CD de Laura Fygi y no morir en el intento // Eduardo Planas
Tango por los chicos // Guillermo González
TV // Luchando por un sueño // Daniele Incalcaterra
Nuestro huésped sea usted // Pablo Carrera

Jorge Luis Carranza
De atrás

Era un maestro y creía en lo invisible.
Pero lo mataron
y fue de atrás.

Sembraba futuro
y lo mataron
desde el fondo de la prehistoria.

Era un maestro.
Llevaba consigo la alegría
de dar y de darse.

Pero lo mataron
y fue de atrás.

Esto no es poesía
Ni quiere serlo.
Es lo que es.
Es lo que somos.

El ángel y la bestia.
Los sueños y las balas.
La ternura y el golpe.

Era un maestro, hermano,
un maestro,
y lo mataron de atrás.


Jorge Boccanera
Música de fagot y piernas de Victoria

Ediciones del Dock ha publicado recientemente “Música de fagot y piernas de Victoria” del ensayista y poeta Jorge Boccanera. No sé como calificarlo: librito/minilibro/minúsculolibro/minimalistalibro/hermosolibro/bellolibro.
“Este es un libro de amor y bronca, que empecé a escribir en 1976 viajando por varios países latinoamericanos, y es un libro con rabia anotada con amor durante esa travesía. A ratos, este libro de amor fue escrito con la compañía de un fagot que llegaba desde alguna radio con un sonido rimbombante que parecía guardar las voces roncas de todos los fantasmas. Ahora, a 30 años de su primera edición, este libro vuelta a hablar y a embestir con la testuz de esos ejes que repaso en mis libros con distintas formas y nombres”, dice el autor.

Obertura

Victoria,
si supieras,
que después del fagot,
en un peldaño cualquiera de la noche
un hombre con mi rostro
descansa
de tu boca.



Las tizas manchadas de sangre
Diálogo en la red

Romina:
Con mi corta edad, 16 años, he vivido muy poco pero duro lo que pasa en la Argentina para hacerme las siguientes preguntas: ¿Por qué matan a una persona que reclama una vida digna para su familia y para la de sus compañeros? ¿Por qué van presos aquellas personas que dicen lo que piensa, defiende su ideología? Y la pregunta que quizás todos alguna vez nos preguntamos... ¿Porque no van presos las personas que estuvieron a cargo de un poder, por ejemplo un presidente o gobernador, que se robaron millones de dinero que estaba designado a los lugares más humildes, que con esa plata se le pagaba a miles de personas que alimentaban a su familia? ¿Por qué ellos todavía siguen paseando por las calles como si no hubiesen hecho nada? ¿Donde esta la justicia Argentina? ¡A ya se! Están haciendo un acuerdo para que esos "LADRONES" sigan merodeando por la calle. Tal vez si a ese Sgto. lo hubiesen puesto en inhabilitación como se debería, ese PROFESOR seguiría aquí en esta triste Argentina, con su familia, sus compañeros, y sus alumnos.

Adriana Pozzo:
Romina tus interrogantes, en el orden que los planteas del hecho puntual de la crónica de Fuentealba hasta el tema general ¿Dónde está la JUSTICIA? es la partida para que una adolescente empiece a bucear cuales son los canales de participación que ayudan a construir redes sociales de contención, que pinten a esta Argentina de otra forma y no con ese color gris que la estas viendo. Tal vez a tu generación le falten modelos identificatorios, pues los adultos dejamos de ser en algún aspecto referentes para ustedes. Pero que esta des-indentificación no sea un obstáculo para el crecimiento de los jóvenes. Es tan importante lo que preguntas porque tiene la entidad de alguien que con la fuerza de los 16 años se revela contra la injusticia. Romina trata que tus reflexiones tengan un efecto multiplicador, plantéaselo a tus padres, luego hacelo en el cole con tus compañeros, con los profes, también llévalo al gimnasio y a la charla de amigos. ¿Porqué mataron a un maestro? Lo más importante a tu edad es el intercambio vital, donde te vas a encontrar con todo tipo de respuestas, los que vivieron, saben y explican, aquellos adolescentes que no les importa o ¿qué onda? Luego, sola, procesa las respuestas y trata de encontrarle un sentido. El solo hecho de tirar el tema a la mesa es importante. Después vendrá el tiempo del interés histórico, que puede estar en un libro o en una amiga que es de Neuquén. Con adolescentes de tu fibra la Argentina pinta un arco iris. Y también acordarte que estamos en este espacio para responder en forma sencilla y clara y con un profundo respeto por la generación que se viene gestando. Siempre vas a encontrar un estilo y un modo de referenciarte.
Publicado en www.sosperiodista.com


Mónica Ferrero
La Maqui

A través de los postigos entornados del comedor, se asoman las almendritas oscuras de la Maqui para ver si pasa algo en la placita. Pero, hoy, tampoco pasa nada, como siempre. Apenas un perro, tirado en la sombra del aguaribay, despenándose las garrapatas… y una curucucha paradita en el poste de la luz, de la vereda de piedra, con musgo creciendo entre las uniones húmedas. Pero no, no pasa nada. Ni los burreritos han llegado a la plaza con sus monturas mansas para turistas. Ni las vendedoras de yuyos envueltos en mantas de colores, zahumando la plaza con sus olores de peperina y tomillo. En la otra punta de la plaza, sí, se lo ve al Martín gambeteando la pelota, con dos más. Siempre comilón él con la pelota, que no deja ni tocar a nadie.
La Maqui, ya lo tiene decidido, no va a hacer, como dice la abuela, que después de cinchar y cinchar detrás de ustedes, te vas a casar con un insignificante, o peor, como tu madre que ahí está, ni siquiera con un insignificante! No, pero tampoco va a hacer, como dice el abuelo, vos tenés que ser médica, pero no un médico como yo, que las ignorancias y la plata me alcanzaron nada más que para médico de Hospital de mala muerte, entre estos pedregales. No, médico, no, porque le da impresión andar escarbándole las tripas a la gente. No, la Maqui va a pintar como su mamá, untando los dedos en unos potingues hechos con barba de piedra, retama y pelechas de cebolla y dibujar unos rombitos y unas viboritas y unos suris en la greda tiernita, antes de llevarla al horno de barro con la panza hirviendo de ramas de jume. Pero, no como su mamá, enamoradiza y pava, que, por lo menos, supieras cuidarte, ya está gritando de nuevo la abuela en la cocina y, otra vez, para dentro de siete meses corridas al Hospital y pañales por toda la casa, remojándose en los fuentones y vos, Maqui, salí de la ventana y vení a dar una mano, que ya tenés edad, para ayudar con tus hermanos. O, a lo mejor, va a tejer trencitas con cuentas transparentes de colores. Pero, como su mamá, no, que le hace pegar unos angustiones a los abuelos con esos novios que se saca de cada feria de los artesanos y después de cada verano, otra pelotera en la cocina por los benditos novios y no vas a aprender nada, Magdalena, nunca vas a aprender nada! ¡Porque total, a vos qué te cuesta, si te los mantengo yo y tu padre!
Lejos, detrás del aguaribay, la Maqui, en puntitas de pie, alcanza a ver las sierras que a esta hora, no parecen de piedra dañina, sino azulcitas y mansas como gatos ronroneando enroscados alrededor del pueblo.
No, la Maqui no quiere ser como su mamá, no, que no tiene nada y tiene siempre que andar soportando las peloteras y después, bajar nomás la cabeza y arruinarse las manos con el puloil para rascar las pegoteaduras de los guisos y el trapo de piso y los pañales en vinagre blanco, cuando con esas manos, la mamá de la Maqui sabe hacer cantaritos de greda con colibríes y viboritas y tejer trenzas cosidas con las cuentitas de colores que le dejó el padre de la Camila, lo único que le dejó, repite siempre el abuelo, un frasco de porquería lleno de cuentas de colores, bueno, además de la Cami que también le dejó, pero la mamá contesta que nunca supo que le dejaba, porque ella no quiere atar a ningún hombre a sus ovarios y , además, era un tarado, que para qué lo va a querer atar alguien. Por lo menos, piensa la Maqui, le dejó el frasco que está en el repecho de la ventana, no como el de ella o el padre del Martín que ni eso le dejó. El sol pasa por las cuentitas transparentes del frasco, pintadas con un trazo finito de acuarela turquesa, lila, verde, y forma arcoiris rotos en el respaldo del sillón. Parecen las gemas de un tesoro perdido en el fondo del mar y la Maqui no puede dejar de apretar las cuentas un momentito y después, ir dejándolas escurrir como un agüita turquesa, lila, verde, entre los dedos mojados de agua de vidrio.
Pero, aunque la Maqui se entretenga haciendo escurrir los segundos de esa tarde de pascua entre los dedos, la pelotera sigue en la cocina entre la abuela con su eterno: y se puede saber con qué les vas a dar de comer y la mamá de Maqui con mi vida y mi libertad y vos no tenés derecho, mientras la Cami, sentadita en el piso, con los mocos colgando sobre el puño que se chupa, con mocos y todo, mira a las dos mujeres con sus ojitos pulidos de malaquita debajo de la motita de brasilera, que también eso le dejó el padre, y a la Maqui le da como un estrujón entre los pechitos que ya apuntan, entre las costillas flacas, justo donde la abuela siempre dice que va a tener el infarto por esta hija que porquédiosmehadadosemejantepenitencia y escucha cuando su mamá grita me voy, me voy con los tres, porque no aguanto más y dejo de ser una carga para ustedes y adónde te vas a ir, si no tenés nada, abajo del puente, te vas a ir, loca, con cuatro criaturas? qué culpa tiene los chicos de que no tengás una gramo de prudencia?. Entonces, la Maqui entra en la cocina y de un tirón alza a la Camila y limpiándole los mocos con el repasador, corre a la plaza para limpiarle las orejas y los ojos de los gritos y la abuela y vos, adónde vas así, desnuda? ¡otra!, que todavía va a haber que mantenerte los hijos a vos también.-


Boletín Literario Basta Ya! // nº 66 // Córdoba // Abril 2007

Staff: Director: Eduardo Planas
Consejo de Redacción: Adriana Pozzo, Mariana Montenegro, Pascual Rousse, Jorge Luis Carranza, Hugo Conterno, Pablo Carrera. Caro Riachi (corresponsal en Oñati)

Colaboradores Permanentes: Raquel Martínez, Licurgo, Guillermo González
Colaboran en este número: Mónica Ferrero, Natalia Brusa, Liliana Teresa Chávez
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del Basta Ya!
Este boletín se edita Quincenalmente y circula bajo Licencia Copyleft.

Puede difundirse siempre que se mencione el autor y la fuente.
Web-blog: boletínliterariobastaya.blogspot.com
Suscripciones: email:
eduardoplanas2001@hotmail.com
Fotograma de tapa: de la película “La sal de la vida”

“La tarea de ablandar el ladrillo…” Julio Cortázar

Natalia Brusa

Con imágenes simples
reconstruyo el alma

de mi infancia:
Veo el papel picado
que dejó caer algún fantasma
de carnaval el resplandor blanco
del heladero que no volvió jamás,
y el ácido sudor de las monedas
que quedaron esperando
atrapadas en las manos.
El trébol de cuatro hojas
agazapado en el jardín;
ése que no se dejó encontrar
pero seguro me esperaba
el regazo traspirado
de la abuela en la cocina.
Y el ritmo incansable de la aguja
de crochet tejiendo
y destejiendo algún sueño inconfesable .

Siento el calor del asfalto en la planta de los pies
esas siestas de verano
las fogatas que ardiendo en la tarde
dejaban en ceniza peleas y rencores.
Los sabores importados desde la calle Italia:
las habas, el aceite de oliva, la granada, el níspero
y la damasca el ruido sordo
de los pies contra una pelota de cuero verdadera
el olor a las camisetas de nylon,
que acopiaban traspiración
de hermanos y toneladas de arena

Quisiera a veces volver a creer
que los abrazos de mamá de verdad curan
y que dormir con papá
nos protege de los truenos
Quisiera a veces volver a sentir
el sabor único de las golosinas compradas en puntas de pie,
y de los bombones que el abuelo
escondía siempre en el mismo lugar.
Quisiera a veces volver a escuchar la alegría
montada en cuatro piernas
que se anunciaba
con el chillido agudo de los karting oxidados
Quisiera a veces adueñarme de esa certeza infantil
que me obligaba a intuir
que lo Bueno,aún estaba por venir.


Jorge Boccanera
Último momento

Distintas informaciones recibidas hoy de
fuentes extraoficiales, indicarían
un acercamiento entre tu corazón y el mío.
Dichos voceros señalan,
una cuestión de piel irremediable.
Los observadores estiman que te amo.
Música de fagot y piernas de Victoria



Liliana Teresa Chávez

Sola
He quedado

cercada,
sobre un derretido círculo
de piedra,con el abierto grifo
de sal
sobre la herida.

Apasionada
Algunos hombrestenían
manos de paja.
Otros, los cabellos.
Los menos,piernas y brazos.
Sólo ella
reinaba
con un corazón de paja
encendido.

Arte poética
Que la poesía no sea una vaca flaca
sino de robusta osamenta,abundante y sabrosa carne.
Sea de faisánla chanfaina que se haga con su sangre.
Que se chupen los dedos las almas al probarla.
Ondule las caderas.Haga el amor en la mesada de la cocina.
Que sea tronco donde habitan las hormigas.

La voz prendida del peñasco.
Cada tanto lluvia mansa,pedrea cada tanto.
Transmute ave en dinosaurio,de orquídea a cardo.
Deje charqui la piel cuando su mano estruje
Hable desde el fondo del foso.

Mire desde el balcón de una nube.
Aún cuando trituren sus falangesque escupa al cielo su tinta
y el cielo la disemine
No la quiero pájaro, la deseo bandada.

Liliana Teresa Chavez es nacida en Deán Funes, Provincia de Córdoba un 5 de Mayo de 1956. Reside actualmente en Córdoba Capital. Ha publicado sus trabajos en Revistas Literarias virtuales e impresas y participado en numerosas antologías nacionales e internacionales


Eduardo Planas
Como hacer para conseguir un CD de Laura Fygi y no morir en el intento

Hace unos años atrás, una persona amiga me digo que había comprado en Brasil un disco hermoso de una cantante de jazz y bossa nova, que tenía un nombre extraño, pensando que era brasilera, llamada Fiyi o algo así. Busqué el disco por todos lados, (estoy hablando de una época pre-internet). Incursioné en todas las disquerías del under cordobés, que ya sabemos cuales son, y nada. Desconocida. Esa amiga me contó después que ingresaron malvivientes a su casa y le hurtaron simplemente ese disco. Que luego un amigo lo había visto en una casa ubicada en una conocida Galería donde se suelen adquirir ese tipo de efectos. Lo compró,… para él… no obstante ello tuvo la gentileza de grabarle un casette…Pasado el tiempo, varios añitos también, otro amigo me comentó lo mismo aunque le cambió la nacionalidad: “no podes dejar de escuchar a esta cantante, llamada Laura Fygi (adelantamos algo, ya sabíamos el nombre completo) es italiana”. Prestóme raudamente tres compactos, uno llamado “Bewitcheed”, que me pareció excelente, donde interpreta clásicos de jazz, y otro de bossa nova, de los que yo seleccioné de “very best” en un casette ( seguimos por épocas prehistóricas). Recientemente otro amigo, conoció a dicha cantante, y me grabó pero en formato mp3, una especie de compilado, donde lo acompañan, entre otros, Toots Thielemans. Demás esta decir que es un verdadero lujo.

Ahora ha llegado a mis manos un DVD Live North Sea Jazz y otro CD, intitulado Live, grabado en el Royal Theatre Carré, Amsterdam con el acompañamiento de Michel Legrand y la Metropole Orchestra, bajo la batuta del gran director Dick BakkerLaura Fygi, en rigor de verdad es de nacionalidad holandesa, pero parece que ha vivido en Brasil y también en Uruguay. En el CD Live interpreta temas como I’ve got you under my skin, de Cole Porter, Ask yourself why, de M. Legrand; Lately, de S. Wonder, How Insensitive, Corcovado, Triste, Dindi, del maestro Tom Jobim, etc. Una Belleza. En el DVD se la nota madura artísticamente, con una gran comunicación con el público, explicando cada una de las canciones; interpreta clásicos de la música francesa. Tiene un trabajo discográfico donde canta temas latinos. Llevo tiempo hacerme de un CD, pero valió la pena ¿nó? Ruégase no confundir con Zizi Possi -exquisita cantante también- que si es brasilera y canta en portugués e italiano.


Guillermo González
CD // Tango por los chicos


"
Tango por los chicos" es un proyecto dirigido por la Revista de Arte Magma y por el actor argentino Gastón Pauls, que se presentó en diciembre p.pasado. La recaudación obtenida de la venta de este disco será donada a la Casa de la Cultura de la Calle, una ONG que busca contener a los niños en estado de vulnerabilidad social a través de un espacio de encuentro creativo. Bajo el lema "La música alegra el corazón, el tuyo y el de un montón de chicos", los discos serán distribuidos a un precio de 9,90 pesos por dos conocidas cadenas de supermercados Disco y Vea. En el proyecto participan, entre otros cantantes y artistas plásticos, Ismael Serrano, interpretando “El día que me quieras”, Patricia Sosa , “El corazón al sur”, Javier Calamaro, “Como dos extraños”, Adriana Varela, “Afiche”, Guillermo Fernandez,”Los mareados”, Julia Zenko, “honrar la vida”, Juan C. Baglietto, “Naranjo en flor”, Raúl Lavié, “Nada”, María Volonté,”Cuanto tú no estás”, Víctor Heredia, “María”, Litto Nebbia, “Grisel”, Pedro Aznar, ”Que me van a hablar de amor etc. Un hermoso disco y un valioso proyecto.

TV // Luchando por un sueño

El pasado Martes 18 de Abril del cte. pasaron por Canal 7 el documental Fasinpat, fábrica sin patrón, de Daniele Incalcaterra

Allá, en la provincia de Neuquén, en octubre de 2001 los obreros de la fábrica de cerámica Zanón se vieron obligados a salir a pelearle a la patronal la decisión de despedir a la mitad de su personal como paso previo e inevitable para el cierre de la empresa. La toman, la reorganizan, la mantienen en funcionamiento y desde entonces se vienen haciendo cargo del trabajo sin patrón, en la forma legal de una cooperativa que debieron formar por esas cosas de los requerimientos legales.
Zanón es todo un símbolo de las fábricas recuperadas por trabajadores a partir de la crisis económica que partió a la Argentina a comienzos del siglo. Todos ganan el mismo salario de 800 pesos, se han generado nuevos puestos de trabajo, Zanón es además centro de organización y solidaridad con otras luchas populares que se libran en el sur de la Argentina...

Los trabajadores de Zanón demostraron, más allá de cualquier discusión, que es posible encontrar caminos propios cuando el Estado no da soluciones y los empresarios desaparecen. En Argentina hay cerca de cien fábricas que han seguido el camino de lucha de los trabajadores de Zanón y producen bajo el control de sus obreros, en emprendimientos de diverso tipo.Fasinpat, fábrica sin patrón, el documental que dirigió Daniele Incalcaterra en el 2004 dura un poco más de una hora y fue editado en DVD por el sello SBP. Puede que no alcance a profundizar en varias cuestiones que tuvo ahí, casi al alcance de la mano, pero tiene el mérito innegable de posibilitar que los espectadores podamos tomar contacto con aquella experiencia contada directamente por los protagonistas, los mismos que siguen enfrentando y resistiendo los aprietes económicos, políticos y judiciales.

Hoy que los trabajadores de Zanón han conseguido una pequeña victoria al obtener de los jueces la prórroga por tres años para seguir comandando con su cooperativa los destinos de la empresa, y mientras siguen reclamando la definitiva expropiación porque hoy saben también que el fallo judicial no alcanza, hoy, entonces, la película de Incalcaterra puede ayudar a reponer un poco mejor la historia. “Fasinpat es de los trabajadores y del pueblo todo”, dicen los gestores de esta verdadera lucha por un sueño.


Pablo Carrera
Nuestro huésped sea Usted

En esos paseos rurales, y por recomendación de mi estimada Mariana, terminé cayendo con un grupete en las instalaciones del histórico Kupferkessel. Atendido por su propia dueña, la misma -muy simpática por cierto -, nos comentó que heredó la tradición familiar de la gastronomía y después de tener el salón cerrado desde el 2001 (no hace falta aclarar el porqué), y habiendo colectado experiencia en Europa, se decidió a reabrir las puertas de la casona familiar para deleitarnos una vez más con las delicias que salen de esa cocina (me hizo acordar al número musical que los habitantes del palacio de la Bestia le hacen a Bella en el dibujo de Disney).
Para ubicar la casa, fácil: vas por la ruta del aeropuerto, al llegar a la bifurcación Río Ceballos-Salsipuedes, se dobla para el lado de Río Ceballos. La ruta hace una primera curva hacia la izquierda y ahí mismo, a la derecha, sobre la curva, nace la calle de tierra Buonarroti. Un cartel luminoso y muchas referencias al nombre ("Pava de cobre" en alemán) en la casa que hace esquina, nos indican que llegamos. Subimos la escalera y nos damos con lo que es el living de la casa, con mucho ventanal que pienso hace años, tenía mejor vista que ahora. Las mesas con manteles que muestran parejitas germanas de la mano, mucha batería de cobre colgada a diestra y siniestra y una expo de fotos tomadas por alguien (no recuerdo el nombre ahora). Rozando lo kitsch, es más o menos lo esperado. Sorprende un CD de Ray Connif o alguien por el estilo (y si, uno cree que lo van a taladrar con el "Barrilito de cerveza"), hasta que por suerte, se apiadan y aparece algo de jazz.
La comida no se va lejos de la deco, y se ubica específicamente en lo centroeuropeo. Las cartas (ahí si, déjenme decirlo, es un homenaje a todo lo kitsch que se le pueda a uno ocurrir), arrancan con una propuesta para la hora del té. Y en esto dan cátedra, proponiendo un surtido bastante nutrido de propuestas. Para acompañarlo, nada mejor que una buena porción de torta o tarteletas (¡estas últimas soberbias! ¡Llenas de frutos!).
Pero si uno empieza a explorar más allá, hay sándwich, comidas y, llegando a mi parte favorita, fondues.
Mi amiga Nieves que fue también en dulce montón ponderó la carne y la trucha. Y me dio la idea de pedir fondue de entrada para compartir, y después avanzar sobre los platos principales (aparte de los enumerados, vi gulash con spratzels, chucrut y otro par de molotovs hepáticas que HAY que probar).
Yo voy a dar cuenta de mi experiencia: llevo dos visitas, dos fondues degustadas. Si señores, hay alrededor de veinte (¡VEINTE!) variedades: la clásica, la de hierbas, la de roquefort, la hindú (con manzana verde rallada), la galesa (cerveza y mostaza), la que tiene aceitunas y anchoas. La cocinera prepara la base de fondue y le incorpora los ingredientes que uno quiera (puede combinar con lo que hay en la carta. Yo probé las dos últimas de las mencionadas. Un placer. La de anchoa, exquisita. No resultan para nada relajantes ni estridentes en los sabores. Se acompañan con salchichas y dados de pan tostado.
También hay chinoise (los ingredientes se cocinan en un caldo hirviente que hay en la marmita, en vez de queso), bourgignon (se cocina en aceite y se hace navegar lo frito en salsas varias) y raclette. Esta última, rara avis en el mundo gastronómico nacional, es un plato exquisito que consiste en verduras y fiambres a los que se los salsea con un queso fundido.
No puedo hablar de vinos porque ni los vi. Me quedé en la hoja de fondues (son mi debilidad, si. ¡Lo reconozco!). Para ser bien fieles a la tradición, la degusté con un té frío de frambuesa. ¡Queda alucinante!
Los precios excelentes. Bastante razonables y al alcance de todos.
La segunda vez que fui (domingo de Pascua) ya había una moza más en el salón. ¡Es mucho para la pobre dueña estar en todo!
La única crítica es para la Municipalidad: las banquinas son cañadones. No sé cómo habrán terminado después de la última lluvia. Si no hacen algo, en cualquier momento la zona se vuelve intransitable.

Kupferkessel
Cocina casera centroeuropea
Buonarroti Nª 45 (esq. Mujica Lainez)
Río Ceballos - Córdoba
Reservas: 0354315557514

No hay comentarios.: