miércoles, febrero 14, 2007

Boletín Literario Basta ya ! nº 61

Sumario
La película de Córdoba // Adriana Pozzo
As feias que me perdoem, mas beleza é fundamental // Eduardo Planas
El color de la piel y el hierro // Oscar Chichoni
La marca de estos tiempos // Babel // Adriana Pozzo
Yo deseo // Natalia Brusa
Poesía // Polaridad // Matilde Flores
Un maestro de la música popular más hermosa jamás soñada // LAG y EP
Palabras de Julia, siempre Julia // Julia Valle
Para sanar a mi niño // Pascual Rousse
Morelliana, siempre // Julio Cortázar

Boletín Literario Basta Ya! // nº 61 // Córdoba // Enero / Febrero 2007
STAFF:Director: Eduardo Planas
Consejo de Redacción: Adriana Pozzo, Mariana Montenegro, Pascual Rousse, Caro Riachi (corresponsal en Oñati)Colaboradores Permanentes: Jorge Luis Carranza, Hugo Conterno, Pablo Carrera, Raquel Martínez, Licurgo, Guillermo GonzálezColaboran en este número: Julia Valle, Natalia Brusa, Matilde Flores
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del Basta Ya!
Este boletín circula bajo Licencia Copyleft, y puede difundirse siempre que se mencione el autor y la fuente.
Web-blog: boletínliterariobastaya.blogspot.com
Suscripciones: email:
eduardoplanas2001@hotmail.com
Dibujos: Oscar Chichoni del links:
www.sld.cu

Hemos recibido las siguientes Revistas virtuales:
La Iguana nº 62, Misioletras nros. 189,190 191 y 192, La Buhardilla nº 15, Con Voz propia nº 3, de Analía Pascaner, Catamarca, Los e-mail de los Viernes de Lucas Centurión 100/105, Macedonio Belarte, Enero 2007, El interpretador nº 29. Nos obsequiaron el libro Corona de Calor de Rolando Revagliatti, y la Rev. Umbrales nº 18 del Cispren
Gracias a todos


La película de Córdoba

Las cámaras de seguridad son un adelanto tecnológico, la justicia social un desafío histórico. Ubicadas en determinados barrios, lo registrado arrojará una sucesión de imágenes que impactarán en el imaginario social ¿A quiénes van a cuidar estas cámaras? No se necesita tecnología para capturar y contar las "dos caras del verano" cordobés.

Para combatir el delito usamos este adelanto tecnológico de
las cámaras de seguridad. Es interesante ubicarlas en lugares públicos estratégicos. Si se colocan en algunos barrios de Córdoba la realidad registrada será una sucesión de imágenes que impactarán en el imaginario social, con el reclamo a las autoridades de llevar adelante planes de prevención del delito.
¿A quiénes van a cuidar? ¿A los empresarios, ejecutivos para que no se los desapodere de sus bienes?
¿A quiénes van a detectar en los barrios periféricos? ¿A los que tienen portación de cara? El paso ineludible anterior es la prevención social del delito, que depende de una política interministerial del ejecutivo.
La formación de los agentes de seguridad en el FBI, el despliegue del Eter, también producen cierto temor. ¿Cuáles son los verdaderos miedos de cada ser humano? ¿Ser víctimas de un delito, quedarnos sin trabajo, o sin obra social, tener que ver que nuestros hijos pequeños trabajen, la indiferencia, la soledad, la desconfianza, la sucesión de mentiras...?
Se me ocurre que la historieta urbana El mundo de Calito de la revista
La Luciérnaga refleja las dos realidades de este verano: en el parador top, el “bronceado parejito”. En el parador pulenta: “el bronceado albañil”. La “comida mejicana” y al lado, “el asau e falda y abuja parriera”. El “trago largo” y el “tetra arremangau". Y la síntesis: regreso con gloria, regreso sin plata, con una identidad el que tiene dice ¡qué alucinante! como "nos cagamos de risa" y el que no tiene, que pulenta como "lo cagamo e risa".
La historieta de la revista de los chicos trabajadores de la calle con mucho humor nos está diciendo tenemos fibra, queremos estudiar, tener una familia y, sobre todo, no ser ninguneados. Cuántas veces no atendemos la opinión de un ser porque parece pobre, cuando esa persona con su dignidad está diciendo lo correcto.
El Gran Hermano, de todo lo controlo es para Jorge Rial y todo aquel que tenga perfil de voyeur. La cámara de seguridad es un avance tecnológico, la justicia social es un desafío histórico.
Como dice José Saramago en el Ensayo sobre la ceguera: "Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven".
ADRIANA POZZO



“As feias que me perdoem, mas beleza é fundamental”
(Vinicius de Moraes)


Este año retorné a las tierras cálidas de una de las musas inspiradoras del Boletín, Marisa Monte. Como no podía ser de otra manera, nuevamente quedé extasiado por la vegetación exuberante, el sol, la praia y el mar quente del hermoso país-continente vecino, encantado de ese pueblo maravilloso que tiene el baile a flor de piel y ese sol que siempre está presente para deleite de los cuerpos. Definitivamente: ¡la alegría es brasilera!
Y como parte de algo alternativo, novedoso y distinto, fui, junto con dos jóvenes amigas, a ver “O melhor sucesso do verao: Planeta Atlántida, un recital de rock catalogado como “o mair evento musical do ano”. Allí comprobé cuanta razón tiene Armandinho al cantar:“¡Cuando Deus te desenhou, elle tava namorando…na beira do mar, na beira do mar do amor!”.

Se trata de un megaespectáculo comparable al Cosquín rock, pero diez veces más grande. Con una pantalla gigante, rayos láser, con una treintena de carpas donde había tiendas, restaurantes, y conjuntos musicales de todo tipo. Concurrieron más de setenta mil personas, donde pude percibir claramente toda la sensualidad, belleza, simpatía y libertad de las jóvenes brasileras. Y los grupos musicales de primer nivel.
Pude admirar el talento de Lulu Santos, con sus 56 años, haciendo rock con sus guitarras a todo volumen, contemplar las torneadas piernas de Claudinha Leitte, la blonda cantante de Babado Novo, un conjunto de Bahía haciendo temas de Led Zeppelín y Gun's N Roses, o Maskavo citando a Rush, Marcelo D2 funkeando a White Stripes,
O Danzaranha tocando Eagles. El funk también fue bien representado tanto en su forma más clásica defendida por Jota Quest, y O Rappa, así como en los conjuntos más nuevos.
Armandinho, Charlie Brown Jr., Jeito Moleque, finalizando con el DJ Tiesto haciendo danzar frenéticamente a miles de personas, luego de los fuegos artificiales, “o melhor trance do festival”
Así Planeta Atlántida amalgamó el rock antiguo y clásico con los ritmos de moda y los propios, como el pagode, música popular derivada del samba, el axé que es la música del nordeste. Debo convenir el innegable legado de Bob Marley en casi todos los grupos, el rap (rape como dicen ellos), el funk, y el ascenso de la electrónica, cosa para mi desconocida. Y así me quedé bailando esa música hasta la madrugada, llegando necesariamente a la misma e idéntica conclusión del gran Vinicius:” As feias que me perdoem, mas beleza é fundamental”.
Eduardo Planas


El color de la piel y el hierro
Oscar Chichoni nació en Corral de Bustos, provincia de Córdoba, en 1957. Estudió en la "Cooper Union for the Advancement of Science and Art" de New York donde se le otorgó el grado de Bachiller en Bellas Artes en el campo de la ilustración gráfica.Comenzó haciendo las tapas de las revistas "Minotauro" y "Fierro". A partir de la difusión de su trabajo en esta última, su carrera toma vuelo y es requerido para grandes proyectos de editoriales y productoras cinematográficas y de televisión internacionales, trabajando en diversos géneros y especialidades en las áreas del dibujo, ciencia ficción, cine policial e histórico. En el film "Restauración" obtuvo su mayor logro al integrar como diseñador de arte el equipo del gran artista cordobés Eugenio Zanetti, ganador del Oscar de la Academia de Artes de Hollywood.
Una de las más destacadas cualidades de Chichoni es su tratamiento del color, ese color especial de Chichoni que él define como metal oxidado y antiguo; pero la utilización del color por parte de Chichoni es excepcional, singular y llena de matices que se irradian en la ilustración creando esa metamorfosis que se funden en su imaginación y en la nuestra.Los argumentos de sus ilustraciones que se mueven en el campo de la ciencia ficción o de la fantasía que es donde el autor se siente más a gusto. La utilización del cuerpo humano fusionado con el metal, los seres y máquinas de una imaginación exquisita, hacen florecer unas imágenes deslumbrantes que nos dan otra de sus mayores virtudes, un excelente trabajo de composición. Actualmente reside y trabaja en Londres. Atentos: para el segundo semestre del cte. año, esta programada una exposición en Córdoba.


La marca de estos tiempos
BABEL
Babel, una película dirigida por Alejandro González Iñarritu, desarrolla tres historias que acaban fundiéndose con milagrosa coherencia. En diferentes escenarios "se entreteje la incomunicación, el destino obsesionado en su crueldad, la certidumbre de que no podemos controlar nuestra existencia". La historia de estas vidas cruzadas dan cuenta de que el hombre implica una unidad, y que los sentimientos extremos son vividos con la misma intensidad.

Director: ALEJANDRO GONZALEZ IÑARRITU
Reparto: Brad Pitt, Cate Blanchett, Gael García Bernal
Música: Gustavo Santaolalla

Una pareja norteamericana de vacaciones en el desierto marroquí; una adolescente japonesa sorda no puede comunicarse con su padre; una niñera cruza ilegalmente la frontera mexicana con dos niños estadounidenses y el circulo se completa con dos niños marroquíes. Separados por tres continentes las vidas de personas extrañas entre sí chocan en el instante en que un disparo provoca un trágico accidente.
Tres continentes y cuatro idiomas evocan el viejo concepto de la Torre de Babel del Génesis por medio de la metáfora. La Biblia habla de una famosa torre construida por los hombres con el fin de alcanzar los cielos, Dios la destruye y esparce a los seres humanos por todo el planeta, separándolos y haciéndolos hablar diferentes lenguas.
Su director afirma “Babel cobró vida a partir de la necesidad moral de liberarme y hablar de cosas que me llenaban el corazón y la mente: el dolor que existe en el mundo, en lugares cercanos o distintos simbolizado por el estudio de tragedias personales. Babel no contesta la pregunta de dónde soy sino más bien a dónde voy. Lo mejor de Babel es que empecé rodando una película acerca de las diferencias que separan a los seres humanos, las barreras físicas y el idioma, pero en el camino me di cuenta que estaba haciendo una película acerca de lo que nos une, el amor y el dolor.”
La película desarrolla tres historias que acaban fundiéndose con milagrosa coherencia. En escenarios como el desierto del sur de Marruecos, la frontera entre EEUU y México, nuevamente el desierto, y la ciudad de Tokio, se entreteje la incomunicación, el destino obsesionado en su crueldad, la certidumbre que no podemos controlar nuestra existencia y los imprevistos volcanes que siempre están amenazando a la placidez adquieren un protagonismo doloroso y del que es imposible escapar. El instinto de supervivencia y las consecuencias que colocan un nudo en la garganta que tan solo se diluye con el llanto de un padre desesperado, pues no hay palabras para describir la emoción visceral de la pérdida o casi pérdida de los seres que amamos profundamente. Un final exento de juicio y moralina como la vida misma.
Estos síntomas del postmodernismo que a veces pesan con la globalización provocando una sensación de aislamiento total que está reflejada en esa ciudad donde uno se pierde como en Tokio, en no poder escuchar, ni tampoco expresar el mar que agita dentro de cada ser humano. Tal vez la mirada que puede hacerse a estas vidas cruzadas, con culturas diferentes, cacofonías diversas, es que el hombre como tal implica una unidad, y los sentimientos extremos son vividos con la misma intensidad, la bajada a tierra puede que consista en aprender a percibir lo que le ocurre a las personas que tenemos cerca y construir puentes para comunicarnos cada día en forma más profunda.
Adriana Pozzo

Yo Deseo

Fotografía Calendario Pirelli // 2007


Asistimos hoy a un creciente proceso de reduccionismo de la fantasía. Ese terreno inmenso, nunca del todo explorado, ese mundo íntimo del que el ser humano siempre ha sido absoluto dueño, ha trascendido la esfera de lo privado invadiendo indiscriminadamente los medios audiovisuales. En ese proceso de digitalización, la fantasía ha resignado su carácter único para asumir formulas estándar de probada eficacia estimulante. La estética del deseo que copa la pantalla de tevé está formateada desde el gusto masculino, y esto se repite hasta el hartazgo en revistas, publicidades y películas. La sucesión ininterrumpida de portaligas, ropa interior mínima, y cámaras ubicadas en plano contra-picado estereotipan lo erótico al punto de quitarle su poder, gracias al mecanismo de la repetición constante. Pero no solo la lente de la cámara aprendió a mirar como hombre, también la pluma de los guionistas parece poseída por la fantasía masculina. La situaciones eróticas que antes condimentaban las buenas historias, ahora son el eje central de toda trama digna de cautivar espectadores. Las historias sólo sirven para justificar escenas triple equis donde prima la visión del hombre y su modo de desear.¿Queda algún espacio mediático en donde se refleje el deseo femenino, esa particular manera de experimentar la fantasía? Si resta aún alguno, seguro no será en horarios centrales.

Un camino llamado deseo
El filósofo polaco Zygmunt Bauman contrapone y diferencia el deseo de las ganas. Las ganas conducen a la satisfacción instantánea, el deseo implica una demora en su satisfacción. En su artículo "Amor y deseo" sostiene que este último "necesita atención y preparativos, ya que involucra largos cuidados, complejas negociaciones sin resolución definitiva, algunas elecciones difíciles y algunos compromisos penosos, pero peor aún, implica también una demora de la satisfacción, que es sin duda el sacrificio más aborrecido en nuestro mundo entregado a la velocidad y a la aceleración. En su radicalizada, reducida y sobre todo compacta encarnación en las ganas, el deseo ha perdido casi todos esos atributos desalentadores concentrándose más exclusivamente en el objetivo.” Las imágenes que saturan la pantalla, quizás apuesten a esa versión reducida del deseo que son las ganas. Montados sobre la aceleración contemporánea, no hay tiempo para esperar que el sujeto deseado se desvista por lo que se lo presenta ya listo para su consumo inmediato. El deseo implica tal vez la necesidad de transitar un camino de indicios que construye poco a poco la imagen del otro y hoy no se cuenta con el tiempo necesario para recorrerlo. Partiendo de una lectura veloz sobre las imágenes de tevé, puede intuirse que la espera, como elemento constitutivo del goce, ha perdido terreno frente al avance sistemático de lo obvio. El plano de una mano de hombre desabotonando la espalda de un vestido de mujer puede ser una imagen erótica siempre y cuando sepamos quién es el dueño de esa mano y de quién es esa espalda, y cómo llego esa mano hasta allí, y el tiempo que transcurrió hasta que esto pasara, y si es la primera vez o no, y si están huyendo de alguien o no.....es decir, exige un camino de indicios ya recorrido, que hable de la historia de ese encuentro. Por el contrario, un primer plano del trasero de una mujer enfundado en lencería mínima, no requiere de nada más. El plato está servido. El consumo es inmediato. No hay espera y no hay historia.

Muéstrame qué desear


Hay una escultura que reina en un ala del Museo del Louvre de París.Ubicada contra la pared y sobre un pedestal que asemeja la proa de un navío, la Victoria alada de Samotracia, impone su orgullo de mármol blanco en un juego de luces y sombras impactante. Se desconoce con certeza quien la esculpió aunque se sabe que fue encargada por Demetrio Poliorcetes hacia el año 190 a.c, para conmemorar el triunfo de sus tropas en una batalla naval. La Victoria de Samotracia es una mujer alada, cubierta por un fino vestido y un manto que se adhieren a su cuerpo de manera sensual. Mide más de dos metros de altura y no tiene cabeza. En el marco de estas reflexiones sobre el deseo femenino quizás se pueda quebrar el aura mágica y silenciosa del museo y resignificar por unos momentos a esta escultura en los tiempos que corren. Estamos rodeados de Victorias a las que se les exigen alas (volar con la imaginación, dejarse llevar por la fantasía) prescindiendo de su cabeza; como si el deseo pudiera fijar un nuevo lugar de residencia renegando del ámbito en donde anida desde el origen de los tiempos: la cabeza de los seres humanos La cultura de masas, según Roland Barthes, "es una máquina de mostrar el deseo: he aquí lo que debe interesarte, dice, como si adivinara que los hombres son incapaces de encontrar por sí sólos que desear".


La masculinización del deseo

Histeria colectiva. Los gritos son la principal diferencia entre el público femenino y el masculino a la hora de presenciar un espectáculo de strippers. El escenario clásico de un show nudista ha cambiado de protagonistas. Ahora, el objeto del deseo son jóvenes musculosos, que presentan ensayadas rutinas debaile "sensual”, destinadas a un público de mujeres dispuestas a divertirse entre amigas. Así como durante décadas los hombres presenciaban estereotipos danzantes de mujeres (la maestra, la colegiala, la mucama, la enfermera, la policía), las mujeresque asisten a estos espectáculos ven como plomeros, profesores, cocineros, porteros y deportistas, se desnudan uno tras otro en rutinas ondulantes antes reservadas para el sexo femenino. Las reacciones colectivas a estas actuaciones son gritos desesperados que a primera vista, hablarían de la manifestación pública del deseo femenino. Si el deseo es una construcción en donde lo individual se funde con el deseo del "otro", sería inevitable que parte del deseo femenino esté compuesto por la necesidad de satisfacer el deseo del hombre. Sin embargo, la mujer hace propio el deseo masculino, alienando su propia fantasía. La mujer empieza a desear como hombre, y paradójicamente reivindica estos espacios como territorios liberados del monopolio masculino.

¿Superadas?

Esta "nueva mujer” no gusta de sí misma y se siente incapaz de dar rienda suelta a su deseo si no cumple con la receta digital (que mide buen rating según Ibope), llegando incluso a postergar el encuentro amoroso hasta no sentirse lo más parecida posible al arquetipo dominante de la fantasía erótica. Así como las antiguas geishas vendaban sus pies para impedir que crecieran y complacer de esta manera, la fantasía masculina del pie pequeño, hoy las mujeres ofrecen su cuerpo en sacrificio en altares de cirujanos, dietólogos, masajistas y "personal trainers", materializando el deseo del Otro, que - a fuerza de la repetición- ya se impuso como propio. Parece que para poder desear primero hay que "ser deseable" adaptando el cuerpo (y la mente) a los lineamientos de la pantalla plana. En una abierta contradicción, las mujeres disputan día a día espacios de poder en la calle, en el hogar, en las empresas y en las universidades pero ceden, sin cuestionarse demasiado, el terreno más sagrado: el de su propio cuerpo. Bien decía la escritora Adrienne Rich, " la voluntad de cambio comienza en el cuerpo, no en la mente. Mi política está en mi cuerpo, creciendo y expandiéndose con cada acto de resistencia y con cada uno de mis errores.Encerrada en un placard, a los cuatro años golpeaba la pared con mi cuerpo. Ese acto está todavía en mi". Ese sea quizás hoy el próximo desafío para la mujer; tal vez el más primitivo y originario: adueñarse de su cuerpo y confiar en el poder de su geografía única para luego, recuperarse y reencontrarse en su propio deseo.
Natalia Brusa


Poesía
POLARIDAD
Debilidad y Sufrimiento Valentía, Esperanza simultaneidad de polos convivieron en ti expandiendo sus ondas; que a su vez, eran las tuyas las únicas existentes hasta entonces, las que subsisten aún hoy y estarán siempre, al final de los tiempos. Supe todo negándome a saberlo estabas, sin estar; eras, y no podías ser la que cumpliera el proyecto de elevarse, suspendida en el espacio inerte, plácida; terminando y comenzando senderos; sola en apariencia y mágicamente acompañada.
Matilde Flores


Un maestro de la música popular más hermosa jamás soñada
Tom Jobim (1927/1994)
El 25 de enero se cumplieron 80 años del nacimiento de Antonio Carlos Brasileiro de Almeida Jobim, (Tom Jobim), quien para muchos fue el mayor compositor de música de los últimos tiempos, por encima inclusive de Cole Porter o George Gershwin.
Pero no haremos aquí una extensa biografía del autor de “Chega de Saudade”, que por otra parte es ampliamente conocida sino que nos concentraremos en su música.
Jobim era un compositor. No era su obsesión ni especialidad arreglar composiciones o dirigir orquestas, aunque lo hizo en algunas ocasiones, sino que su plato fuerte era el arte de componer. Ha quedado marcado en la música popular brasilera (MPB) como autor semierudito. En la MPB existen dos corrientes centrales: una corriente espontánea o intuitiva, con autores como Cartola, Dorival Caymmi, y una artificiosa, por decir así, en el sentido de obra de arte determinada o construida en registro “culto” o clásico.
Jobim pertenecía sin lugar a duda a la segunda. No contó con inspiración espontánea y si improvisó fue para registrar lo que valía la pena en el pentagrama. Su ubicación es entre los autores que hicieron un aporte en la construcción de la estructura de la música brasilera, como por ejemplo Ary Barroso, Ivan Lins, Egberto Gismonti.
Tom hizo música escrita, planeada y supervisada hasta el resultado final. Sin embargo las dos corrientes se mezclan, se entrelazan creativamente, y en algún momento se reflejan una a otra, generando así la historia, los conflictos y la fecundidad inigualada de la MPB, y no caben dudas que en el tope de todo eso se encuentra Tom Jobim.
Dejó una colección inigualable y maravillosa de canciones, con melodías y armonías repletas de aparentes desajustes, pero sin romper con las reglas. Toda la obra de Tom – más de 400 canciones- fueron registradas entre 1950 y 1994; 101 compiladas en el libro de canciones de Almir Chediak, es un verdadero testamento que demuestra una educación musical consistente, en piano, armonía, contrapunto, solfeo, instrumentación, sin contar la educación poética que hace de muchas de sus letras ejemplos máximos del genero. Basta recordar algunas como “Pensando em voce”, “Fotografía”, “Aguas de marzo”,”Wave”. Ellas evidencian su originalidad. Jobim escribió música con auxilio de un instrumento amplio no usado habitualmente en la música popular el piano.
Su música da cuenta de una gran sofisticación. La obra de Tom reforzó el sistema armónico moderno, heredado de Federico Chopin y Claude Debussy, y recompuesto por George Gershwin y los jazzistas americanos.
Su producción puede ser dividida en tres períodos distintos: Una primera etapa es el inicio de su carrera. A partir de 1952, Tom compuso samba y samba-canciones del tipo de música de cámara, con envergadura armónica de tipo clásica. Recordamos “Incerteza”, y luego “Faz uma semana”, “Solidao”, “Tereza da Praia”, melodía cromática, dinámica, contrastante, con modulaciones e instrumentación de cámara, como violoncello, obóe y fagot.
El segundo período parte de la forma de ejecución de la samba formulada por el cantor y guitarrista Joao Gilberto: la bossa nova. Tom adopto la suave melancolía bossa-novista ( de la cual el teórico fue Vinicius de Moraes), redujo la dinámica de los pianos, concentró la instrumentación y adaptó la técnica pianística al esquema simplificado del ritmo que imponía la guitarra, que significaron realmente una mutación de la MPB. Al mismo tiempo amplió su vocabulario armónico. Así nacieron “Samba de una Nota Só”, “Agua de Beber”, e “Insensatez”, entre otras canciones ahora consideradas clásicas
El tercer período puede ser definido como neo-sinfónico. Las composiciones “Aguas de Marzo”, “Passarim”, “Urubu”, se tornan más ecológicas y autobiográficas. Las armonías retornan al esquema clásico de la primera fase, acrecentadas por nueva osadías musicales, que diluían la rítmica bossa nova en un universo en expansión. Es como si el autor quisiera acabar con la influencia de Joao Gilberto en beneficio de Villa-Lobos.
En 52 años de vida artística, Tom Jobim evidenció una inmensa capacidad de asimilar todo tipo de información musical y tamizarla por su propio talento creativo. A pesar que evidentemente tenía una formación erudita, clásica, fue capaz de recrear la misma con el aporte del samba y otros géneros populares, el jazz y hasta el pop. Podemos decir que realizó una síntesis de toda la música del siglo XX. Sin lugar a dudas es el más grande maestro de la música popular brasilera, una música más hermosa jamás soñada.
LAG. y E.P

Palabras de Julia, siempre JULIA

Un comentario sobre el Anuario del Basta Ya!

Comencé el año reconfortada, a pesar de las discrepancias que existen entre los seres humanos, porque:”El paso de lo virtual a lo real”, hace más palpable que “…cuando no hay justicia siempre queda la memoria del pueblo”, y que como el joven alfarero hay que romper la vasija o el trofeo para darle paso a la creación de nuevas cosas.
No hay que quedarse con lo que nos dan, hay que seguir haciendo y modificando, porque:”no aceptes lo habitual como natural”.
Porque en tiempos de desorden, de confusión, organizada de humanidad deshumanizada, nada debe parecer natural, nada debe parecer imposible de cambiar. Hay que darle una oportunidad a la Paz.
Las flores y el tiempo de nacer, donde no hay que tener vergüenza de lo inaceptado por la sociedad porque más fuerte es la vida que el vulgar juzgamiento morboso que nos llena de miedo. “El corazón navega hacia adentro y hay que entenderlo y seguir, soy lo que fui, soy, lo que soy, soy lo que seré”.
Las Juntadas albergan en sí rostros esperanzados y alegres y unas piernas de mujer insinuantes indican que debemos seguir. Gracias. Feliz 2007.

Noche inolvidable


3 de Febrero de 2007.
Noche inolvidable en el Orfeo.
Cambio es transformación. Inteligencia y dignidad unidas en una forma de vida la de Joan Manuel Serrat.
El paso del tiempo fue transformando la voz apasionada en un cuenco de serenidad y poesía, ojos llenos de ternura que transmiten un cúmulo de sentimientos encontrados entre el dolor, sufrimiento y el amor.
El transcurso del reloj, no es decadencia ni inutilidad del ser humano; el desgano proviene de no tener motivaciones para seguir luchando, de perder la capacidad de asombro ante las cosas cotidianas que hacen a la vida. Como este magnífico espectáculo de lujo, ante un grande que solo despierta admiración y respeto por su basta trayectoria.

¡Gracias Nano, por lo que sos y por lo que das!


Julia Valle




Para sanar a mi niño
Simón mi niño, estaba lejos,
mi niño estaba enfermo
un ángel que pasaba lo vio
lo envolvió con sus alitas
y lo mejoró,
lo curó con agüitas santas de rocío
de lágrimas de guagüitas del cielo divino
lavó nuestros sueños y desvelos,
nos libró de cientos de lamentos
espantó los negros nubarrones
que encendían nuestro llanto,
era un niño dormidito
en brazos del dolor,
de un niño que es mi todo,
mi mundo y mi visión,
que cuando esté sanito
un día de calor,
iremos por la sierra de la manito los dos
y riéndonos soñaremos
con un cielo mejor,
para todos esos niños
que viven del horror
contagiarlos de salud y de vigor.

Mi niño estaba enfermito
pero mi lágrima le alcanzó,
lo bañé con siete lunas
de paciencia y devoción,
le entregué parte de mi alma,
si hasta mi vida le daría yo,
que no haría por curarte
niñito de mi visión,
pásame a mí tu llanto,
tu pena y tu dolor
y que nunca sufras el espanto
que estoy sufriendo yo,
por verte sufriendo hijito,
niñito de mi pasión,
y si tengo que agradecerle
al divino niñito dios,
lo hago porque desespero
por verte pronto mejor,
y jugar con tus manitos de juguete
y besar sus cachetes en flor,
peinar esos rulos míos
y cubrirte siempre de amor.

Pascual Rousse




Morelliana, siempre
Aquí se cerraron unos ojos a través de los cuales el universo se contemplaba con amor y en toda su riqueza
Epitafio de Johann Jacob Wagner

Como los eléatas, como San Agustín, Novalis presintió que el mundo de adentro es la ruta inevitable para llegar de verdad al mundo exterior y descubrir que los dos serán uno solo cuando la alquimia de ese viaje de un hombre nuevo, el gran reconciliado.
Novalis murió sin alcanzar la flor azul, Nerval y Rimbaud bajaron en su día a las Madres y nos condenaron a la terrible libertad de querernos dioses desde tanto barro. Por todos ellos, por lo que a veces se abre paso a nuestra cotidianeidad, sabemos que sólo desde el fondo de un pozo se ven las estrellas. Pozo y cielo no quieren decir gran cosa, pero hay que entenderse, trazar las abscisas y coordenadas; Jung da su nomeclatura, cualquier poeta la suya, la antropología sabe de regímenes nocturnos y diurnos de la psiquis y la imaginación. Por mi parte, tengo la certeza que apenas las circunstancias exteriores (una música, el amor, un extrañamiento cualquiera) me aíslan por un momento de la conciencia vigilante, aquello que aflora y asume una forma trae consigo la total certidumbre, un sentimiento de exaltante verdad. Supongo que los románticos guardaban para eso el nombre de inspiración, y que no otra cosa era la manía.
Todo eso no puede decirse, pero el hombre está para insistir en decirlo; el poeta, en todo caso, el pintor y a veces el loco. Esa reconciliación con un mundo del que nos ha separado y nos separa un aberrante dualismo de raíz Occidental, y que el Oriente anula en sistemas y expresiones que sólo de lejos y deformadamente nos alcanzan, puede apenas sospecharse a través de vagas obras, de ratos destinos ajenos, y más excepcionalmente en arrimos de nuestra propia búsqueda. Si no se puede decir, puesto que en la insistencia se va cerniendo la forma y desde los agujeros se va tejiendo la red; como un silencio en una música de Webern, un acorde plástico en un óleo de Picasso, una broma de Marcel Duchamp, ese momento en que Charlie Parker echa a volar Out of Nowhere, estos versos de Attar:

Tras de beber los mares nos asombra
que nuestros labios sigan tan secos como
las playas,
y buscamos una vez más el mar para
mojarnos en él, sin ver
que nuestros labios son las playas y nosotros el mar.

Allí y en tanto otros vestigios de encuentro están las pruebas de la reconciliación, allí la mano de Novalis corta la flor azul. No hablo de estudios, de ascesis metódicas, hablo de esa intencionalidad tácita que informa el movimiento total de un poeta, que lo vuelve ala de sí mismo, remo de su barca, veleta de su viento y que revalida el mundo al precio del descenso a los infiernos de la noche y del alma. Detesto al lector que ha pagado por su libro, al espectador que ha comprado su butaca, y que a partir de allí aprovecha el blando almohadón del goce hedónico y la admiración por el genio. ¿Qué le importaba a Van Gogh tu admiración? Lo que él quería era tu complicidad, que trataras de mirar como él estaba mirando con los ojos desollados por un fuego heracliteano. Cuando Saint-Exupéry sentía que amar no es mirarse el uno en los ojos del otro sino mirar juntos en una misma dirección, iba más allá del amor de la pareja porque todo amor va más allá de la pareja si es amor, y yo escupo en la cara del que venga a decirme que ama a Miguel Angel o a E.E. Cummings sin probarme que por lo menos en una hora extrema ha sido ese amor, ha sido también el otro, ha mirado con él desde su mirada y ha aprendido a mirar como él hacía la apertura infinita que espera y reclama.
Julio Cortázar


// La vuelta al día en ochenta mundos // tomo II // siglo veintiuno editores // un mil ejemplares y sobrantes // 28 de diciembre de 2000 //
En Homenaje a Julio Cortázar, fallecido el domingo 12 de Febrero de 1984

1 comentario:

zl441x dijo...

Hello! Mozilla Firefox web browser has updated,Please visit my blog,Free download Quickly