miércoles, junio 21, 2006

BOLETIN LITERARIO NRO 46


“María Pintando” – Joaquín Sorolla - Pintor español

Boletín Literario BASTA YA!
AÑO 1 Nº 46
Córdoba, Lunes 19 de Junio de 2006

SUMARIO
2 Instrucciones 2 – Manual de Instrucciones – Julio Cortázar e Instruciones para olvidar y recordar amores – El Sub. Marcos
La Poesía - Juan Gelman
No me arrepiento de nada – Gioconda Belli
De vez en cuando, irse – Silsh
Los hombres no saben morirse – Manuel del Cabral
Siguen los Poemas en el Chat – Callejón de Fumadores - Dr.Crespo y Canción del Pulmón - Pascual Rousse
El Arte en Córdoba, Grabados - Susana Irene Quinteros
Día de Sol - Irma Ramacciotti
El oído más que atento - MISIA y LA NIÑA PASTORI




2 Instrucciones 2 - MANUAL DE INSTRUCCIONES

“La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso en la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelepípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo esta en su sitio. La misma mujer, los mismos zapatos, el mismo sabor de la pasta dentífrica, la misma tristeza de las casas de enfrente, del sucio tablero de ventanas de tiempo con su letrero "Hotel de Belgique".
Meter la cabeza como un toro desganado contra la masa transparente en cuyo centro tomamos café con leche y abrimos el diario para saber lo que ocurrió en cualquiera de los rincones del ladrillo de cristal. Negarse a que el acto delicado de girar el picaporte, ese acto por el cual todo podrá transformarse, se cumpla con la fría eficacia de un reflejo cotidiano. Hasta luego, querida. Que te vaya bien.
Apretar una cucharita entre los dedos y sentir su latido de metal, su advertencia sospechosa. Cómo duele negar una cucharita, negar una puerta, negar todo lo que el hábito lame hasta darle suavidad satisfactoria. Tanto más simple aceptar la fácil solicitud de la cuchara, emplearla para revolver el café.

Y no que esté mal si las cosas nos encuentran otra vez cada día y son las mismas. Que a nuestro lado haya la misma mujer, el mismo reloj, y que la novela abierta sobre la mesa eche a andar otra vez en la bicicleta de nuestros anteojos, ¿porque estaría mal?. Pero como un toro triste hay que agachar la cabeza, del centro del ladrillo de cristal empujar hacia afuera, hacia lo otro tan cerca de nosotros, inasible como el picador tan cerca del toro.
Castigarse los ojos mirando eso que anda por el cielo y acepta taimadamente su nombre de nube, su réplica catalogada en la memoria. No creas que el teléfono va a darte los números que buscas. ¿Porque te los daría?. Solamente vendrá lo que tienes preparado y resuelto, el triste reflejo de su esperanza, ese mono que se rasca sobre una mesa y tiembla de frío. Rómpele la cabeza a ese mono y corre desde el centro de la pared y ábrete paso.

¡Oh, como cantan en el piso de arriba!. Hay un piso de arriba en esta casa, con otras gentes. Hay un piso de arriba donde vive gente que no sospecha su piso de abajo, y estamos todos en el ladrillo de cristal. Y si de pronto una polilla se para al borde de un lápiz y late como un fuego ceniciento, mírala, yo la estoy mirando, estoy palpando su corazón pequeñísimo y la oigo, esa polilla resuena en la pasta de cristal congelado, no todo esta perdido. Cuando abra la puerta y asome a la escalera sabré que abajo empieza la calle; no el molde ya aceptado, no las casas ya sabidas, no el hotel de enfrente, la calle, la viva floresta donde cada instante puede arrojarse sobre mí como una magnolia, donde las caras van a nacer cuando las mire, cuando avance un poco más, cuando con los codos y las pestañas y las uñas me rompa minuciosamente contra la pasta del ladrillo de cristal y juegue mi vida mientras avanzo paso a paso para ir a comprar el diario de la esquina".
Julio Cortázar

INSTRUCCIONES PARA OLVIDAR Y RECORDAR AMORES
Sáquese despacio ese amor que le duele al respirar. Sacúdalo un poco para que despierte. Lávelo con cuidado, que no quede ni una sola impureza. Limpio y oloroso proceda a doblarlo tantas veces como sea necesario para tener el tamaño de la uña del dedo gordo del pie derecho. Espere el paso de una hormiga, ser noble y generoso, y pásele la pesada carga. Ella lo llevará a guardar en alguna profunda caverna. Hecho esto, vaya y rellene, por enésima vez, la pipa de tabaco frente al mar de oriente. El olvido llegara conforme se termine el tabaco y el mar se acerque a usted.
Si quiere recuperar ese amor que ahora olvida, basta escribir una larga carta hablando de viajes desconocidos, hidras, molinos de viento, oficinas y otros monstruos igualmente terribles. A vuelta de correo tendrá su amor tal y como lo envió, acaso con un poco de polvo y sueño en la cubierta...
Vale de nuevo. Salud y ...nos vemos?
El Sub. ya en altamar, ajustado el catalejo y acomodándose el parche. A lo lejos una tormenta...
17.08.94 .

El Sub. Marcos


LA POESÍA Por Juan Gelman
(…)Siento que este premio es sobre todo un reconocimiento a la poesía que nace de las entrañas de la región, un reconocimiento a quienes en ella insisten en este duro quehacer, intentan expresar el centro de sus obsesiones aun sabiendo que no hay centro y todo es intemperie. En su nombre lo recibo y lo dedico a quienes bien podrían hoy estar aquí y en mi lugar.

Me conmueve en particular el marco de esta ceremonia. Es el de la España de hoy, la que no acepta una aventura bélica que trae al mundo zozobra y muerte, la España que rompe clausuras sociales que lastiman la intimidad de las personas, la que abriga a la cultura y abre puertas a la belleza posible de cada ser humano, la que se esfuerza por recuperar su memoria cívica porque sabe que sin pasado claro no hay futuro claro.
El espíritu de un país que olvida su verdad no puede agrandar sus horizontes. Para los griegos de Pericles, el antónimo de olvido no era memoria, sino verdad.
España ha sufrido el azote brutal del terrorismo y América latina sabe de la muerte temprana e injusta causada por otro terrorismo, el terrorismo de Estado: 80.000 muertos en El Salvador, otros tantos en Guatemala, 30.000 desaparecidos en Argentina, también en Chile y Uruguay, nos dicen que la voluntad de justicia cuesta caro en nuestros suelos. En ellos nunca fueron livianos los Dürftiger Zeite, esos tiempos mezquinos de los que Hölderlin habló.
Y menos ahora, cuando el neoliberalismo imperante ensancha impune la brecha entre ricos y pobres y la miseria es el único plato que a millones de latinoamericanos se les sirve cada día.
Sin embargo, la poesía sigue viva, es un tirar contra la muerte, su mera existencia resiste el envilecimiento de lo humano “en edad tan detestable como es ésta en que vivimos”, que dijera don Alonso. ¿Tiene entonces la poesía que mirar cara a cara la pérdida cada vez perdida, no para hacer de ella una repetición, sino para buscar en ella algún poder afirmativo, algo que vuelva distinta la repetición? La poesía habla al ser humano no como ser hecho, sino por hacer, le descubre espacios interiores que ignoraba tener y que por eso no tenía. Va a la realidad y la devuelve otra. Espera el milagro, pero sobre todo busca la materia que lo hace. Nombra lo que la esperaba oculto en el fondo de los tiempos y es memoria de lo no sucedido todavía. Sólo en lo desconocido canta la poesía. Ella acepta el espesor de la tragedia humana, pero no obedece al principio de realidad sino al orden del deseo. Choca contra los límites de la lengua y va más allá en el intento de responder al llamado de un amor que no cesa. Es un movimiento hacia el Otro, pasa de su misterio al misterio de todos y les ofrece rostros que duran la eternidad de un resplandor. Corrige la fealdad, es ajena al cálculo y da cobijo en sus tiendas de fuego. Se instala en la lengua como cuerpo y no la deja dormir.
La lengua es la patria de muchas patrias, la infancia, el hogar, una manera de ver el mundo, de hablar con él, y es una dicha grande para mí haber nacido en castellano.
“Claro y límpido raudal/es la lengua que yo adoro,/la lengua de versos de oro/y de vibración marcial./Es dúctil como el metal/y rica como el tesoro/que dejó Boabdil el Moro/allá en su Alhambra oriental.
Bien quisiera haber escrito yo estos versos del poeta argentino Leopoldo Díaz Vélez. El castellano es una lengua en estado germinal. Los indígenas de Guatemala, o de Chiapas, para bregar contra un racismo ominoso, abandonaron su encierro de cinco siglos en el maya, el quiché, el tzotzil, frágil defensa contra el conquistador de ayer y el de hoy, y su irrupción en el castellano “blanco” trae expresiones y giros sintácticos que ensanchan su latitud. Nuestra lengua crece y crece. La palabra es moneda que corre de mano en mano, decía Mallarmé, y cada mano le agrega su calor, construye sus errancias.Paul Valéry afirmó que un poema no se termina, se abandona, y de esto se hizo eco Octavio Paz. Creo lo contrario: el poema abandona al poeta en el desierto de su deseo no saciado. La escritura del poema exige la abolición del mundo. El poeta se metamorfosea entonces y, como Odiseo, entra al poema disfrazado de mendigo. En realidad, mendiga el nombre de lo que no tiene nombre todavía, el “aquello” de San Juan.

La palabra es el timón del universo, advirtió Filón. Y hay tanto mundo que la palabra no navega todavía. Por eso es frágil la condición de los poetas, no encuentran sostén en su obra, todo poema se convierte en pasado una vez escrito y sólo deja una sed de lo que va a venir. Pero, como dijo don Alonso, “día vendrá donde veas por vista de ojos cuán honroso es andar en este ejercicio”.Premiar el master de poesía, esa Cenicienta de la literatura que apenas ocupa rinconcitos en los catálogos de las grandes editoriales, es un acto casi heroico. Va a contramano de estos tiempos y a favor de la historia. La poesía viene del fondo de los siglos y ninguna catástrofe natural o de mano de hombre ha podido cortar su hilo poderoso. Es un hilo que nos une a todos y sólo se acabará cuando se acabe el mundo.
* Palabras de agradecimiento pronunciadas por Juan Gelman al recibir el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

NO ME ARREPIENTO DE NADA

GIOCONDA BELLI

Desde la mujer que soy,
a veces me da por contemplar
aquellas que pude haber sido;
las mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes, que deseara mi madre.
No sé por qué
la vida entera he pasado
rebelándome contra ellas.
Odio sus amenazas en mi cuerpo.
La culpa que sus vidas impecables,
por extraño maleficio,
me inspiran.
Reniego de sus buenos oficios;
de los llantos a escondidas del esposo, del pudor de su desnudez
bajo la planchada y almidonada ropa interior.
Estas mujeres, sin embargo,
me miran desde el interior de los espejos,levantan su dedo acusador
y, a veces, cedo a sus miradas de reproche
y quiero ganarme la aceptación universal,
ser la “niña buena”, la “mujer decente”
la Gioconda irreprochable.
Sacarme diez en conducta
con el partido, el estado, las amistades,
mi familia, mis hijos y todos los demás seres
que abundantes pueblan este mundo nuestro.
En esta contradicción inevitable
entre lo que debió haber sido y lo que es,
he librado numerosas batallas mortales,
batallas a mordiscos de ellas contra mí-ellas habitando en mí
queriendo ser yo misma-transgrediendo
maternos mandamientos,
desgarro adolorida y a trompiconesa las mujeres internas
que, desde la infancia, me retuercen los ojos
porque no quepo en el molde perfecto de sus sueños
,porque me atrevo a ser esta loca,
falible, tierna y vulnerable,
que se enamora como alma en penade causas justas, hombres hermosos,
y palabras juguetonas.
Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada,
e hice el amor sobre escritorios-en horas de oficina-y rompí lazos inviolables
y me atreví a gozarel cuerpo sano y sinuoso
con que los genes de todos mis ancestros
me dotaron.
No culpo a nadie. Más bien les agradezco los dones.
No me arrepiento de nada,
como dijo la Edith Piaf.
Pero en los pozos oscuros en que me hundo,
cuando, en las mañanas,
no más abrir los ojos,
siento las lágrimas pujando;veo a esas otras mujeres
esperando en el vestíbulo,
blandiendo condenas contra mi felicidad.Impertérritas niñas
buenas me circundan
y danzan sus canciones infantiles contra mícontra esta mujer
hecha y derecha,plena.
Esta mujer de pechos en pecho
y caderas anchas
que, por mi madre y contra ella,
me gusta ser.
Publicado en Escritos en la Cueva, Revista Literaria Nº 18 - Catamarca


DE VEZ EN CUANDO, IRSE

"hay cosas que te ayudan a vivir
no hacías otra cosa que escribir"
(Un vestido y un amor - Fito Páez)

Es necesario irse a otro lugar
cuando se borran contornos
de la risa.

Recrear un presente
cambiarse de vestido
salir de alguna historia
inaugurar un sueño.

Es necesario descubrirse la cara
mirarse sin volver
al límite del aire.

Volar hacia otros mundos
que inciten a mezclar
sabores ya perdidos.

Es necesario limpiarse los zapatos
estirar el mantel
servirse de la copa
donde madura el beso.

Irse
de vez en cuando irse
lejos de este renglón
y hallar la piedra suave
para escribir
bajo el torrente de agua
la palabra más bella.

© Silsh
(Silvia Spinazzola) – Buenos Aires - Argentina

LOS HOMBRES NO SABEN MORIRSE
Manuel del Cabral

Los hombres no saben morirse...

Unos mueren no queriendo la muerte;
otros
la encuentran en un beso, pero sin estatura...otros
saben que cuando cantan no le verán la cara.
Los hombres no se mueren completos,

no saben irse enteros...
Unos reparten en el viaje sus retazos de muerte;
otros
dejan el odio para cuando vuelvan...
Otros se van tocando el cuerpo

para saber si salen de la trampa...
Los hombres no saben morirse...

Unos van dejando su yo sin comprenderlo;
van dejando basura para escoba esotérica;
otros
se vuelven hacia adentro ante el vacío...
Pero todos,con el cadáver de su tiempo al hombro,

todos,
todos son el Uno,
el Uno
que sólo por amor vuelve a la tierra.

De Los Huéspedes secretos



El escritor Manuel del Cabral. Don Manuel, nacido en Santo Domingo en 1907, es junto con Neruda, Vallejo, Huidobro, Guillén y otros tan renombrados uno de los cimientos en que se sostiene la más alta poesía Iberoamericana de nuestro tiempo.
Con más de setenta libros editados, la mayoría publicados en Buenos Aires, fue un defensor incansable de los derechos de los desheredados y jamás dejó de reflejar en su obra sus preocupaciones políticas y sociales.

Manuel del Cabral atravesó las fronteras de su país con su estilo poético sumamente descriptivo, tanto de su Caribe natal como de los matices de una América misma. Bien llamado "poeta mayor", ha sido reconocido internacionalmente, en especial por su poesía negra, que juntamente con Nicolás Guillén fueron los primeros en poder expresarla. Junto a Rubén Darío y Pablo Neruda es uno de los grandes cultores de la poesía erótica y también fue maestro en el género del cuento y la novela.
El viernes 14 de mayo de 1999 falleció en su República Dominicana natal
Enviado por ERICA CORONEL


Siguen los POEMAS EN EL CHAT
El DR. CRESPO escribió:


De un tiempo a esta parte se ha notado un notable incremento de transeúntes (antes no pasaban ni las moscas) en el callejón ubicado entre las alas denominadas Celeste y Rosa de Tribunales 2, más conocido como el Callejón de Las Palmeras. Ante la guerra declarada al humo, la condena al cigarrillo, los ansiosos fumadores, ya sea bajo la lluvia, la niebla, o el frío que taladra los huesos, salen de sus cubículos, cualquiera sea su jerarquía en el orden de mérito tribunalicio, a pitar debajo de las palmas o directamente, deambular por dicho callejón sin salida, munidos del adminículo de donde sale el humo de esa planta americana, la que nuestros pueblos originarios –sabiamente- utilizaban sólo para rituales religiosos, desvirtuándose su uso, después que vino La Virginia & Co. de su Majestad Británica a desvastar los bosques añosos y cambiarle la vida a aquellos- inclusive llevarse a Londres a la Bella Pocahontas- y ahora se usa en todo momento y lugar, especialmente a la noche, antes de... y después de..., profusa publicidad mediante de las tabacaleras hasta en equipos…deportivos. Practicar Wind Surf, Trekking durante horas y al llegar a la cumbre encender un pitillo parecería ser lo más saludable…para ellas. Sin digregar más, diremos que se ha incrementado notablemente el andar de las gentes judiciales, la que, conforme a la proporción ya señalada en un artículo anterior, es (lo contrario a lo afirmado por un matutino porteño) mayoría casi absoluta aquí en Córdoba, el dado en llamar sexo débil, tirando ese molesto humo por bocas y narices...confundiéndose a veces con el congelado aliento o la neblina del lugar.Hasta han colocado un cenicero, de esos enormes, cuadrados metálicos, en las afueras, para no llenar con cenizas las veredas y ensuciar los incipientes pastizales que brotan de vez en cuando por allí entre tanto cemento (genial el arquitecto que diseñó todo esto) y, pensando quizás, en no lastimar más todavía a las ya duramente castigadas palmeras, por el accionar de los "bichos canastos", que se las están comiendo virtual y realmente, frente a los ojos vista de todos…

>Desde extramuros HUGO contestó:
Me gusta la imagen Dr. Crespo, pero como no fumador me parece que te estásperdiendo de un fenómeno social increíble, los fumadores se están agrupando, hablando de los derechos de las minorías, y seguramente se formarán nuevas parejas, hasta que las cenizas los vuelvan a unir.


>MÁRION deslizando sus dedos sobre el teclado acotó:

Si es para formar parejas, juro que empiezo a fumar!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


>EL DR. CRESPO garabateó en el teclado nuevamente:

Sin contar que la contaminación auditiva -porque la gente tiene que conversar- y la del monóxido de carbono que dimana de tal lugar ha hecho emigrar raudamente, a la apreciada lechucita Lucrecia, que solía anidar hasta hace no pocos días en el Palmar; ave que a las catorce horas –semidormida- te miraba, mejor dicho, nos miraba a los que estábamos tras esta prisión de cristal y cemento, con un solo ojo, en forma esquiva y casi relajante, mientras erguida y orgullosa, custodiaba sus pichones, posada en lo alto de la cuarta palmera de la derecha mirándolas de frente y quien a la oración salía a cazar vaya a saber que roedores, o bichejos que puedan habitar por el sector…

>PASCUALETE, el Espontáneo, ahí nomás a la salida del trabajo dedica esta ORACION AL AIRE PURO

CALLE DEL PULMÓN
En las puertas flores
dibujadas con puchitos,
son hojitas de todos los tamaños
que miden el apuro
con que el dueño las tiró.
Se adivina en esa
última pitada la paciencia
que sus nervios traicionó
calle nueva de aire puro del mejor
va alejando de su cara semiahumada
que por ser un fumador se prodigó
ese pucho maloliente y sanguinario
que mil noches a su pena acompañó.
Calle abajo van rodando las tosidas
y las manchas en el paño de algodón
con que limpian sus cansadas naricitas
irritadas por el humo y el "esmog"

y que raudo voy pisando los vestigios
de ese vicio que taladra en el pulmón
y escuchando las alegres vocecitas
libres de humo de alquitrán y mal olor
me recuerdan a una limpia mañanita
en el campo inhalando alguna flor...
Esperáme en el barcito que ya voy...
y acordáte siempre de esta maldición:
que la veda me devuelva la cordura y
proteja mi gastado corazón
que el aliento y las tosidas se retiren
pues ya siento con alivio estar mejor
y en la boca la boquillas ya no brillen
y que la única brasita sea el sol.
Caminando ya se sienten nuevos aires
ésta debe ser la calle del pulmón.
A Lucrecia con afecto, nuevos aires le regalamos,
en realidad le devolvemos,
ella no sería capaz de manchar
nuestro oxígeno como
lo hacemos nosotros...
volvé Lucrecia...
perdónanos por favor,
trataremos de no hacerlo más...
espero que no
sea tarde para ella ni para nosotros
y nuestras respectivas descendencias.
Lucre, me encantás.

STAFF: El coordinador y diagramador: Eduardo Planas
Las redactoras y corregidoras: Adriana Pozzo, Caro Riachi y Mariana Montenegro
Colaboran en este número : Pascual Rousse, Erica Coronel, Irma Ramacciotti (Cba), Silsh (Bs. As.)Aportó sus grabados: Susana Irene Quinteros(Cba)
Las páginas del BASTA YA!, están siempre abiertas para todos
Asesor musical: Gabriel, Marcelo, Pablo.
Los artículos firmados no reflejan necesariamente la opinión del BASTA YA!Web-Blog:boletínliterariobastaya.blogspot.com
eduardoplanas2001@hotmail.com



EL ARTE EN CÓRDOBA
“CASAS HERMANITAS”
Grabado
de la
artista plástica
cordobesa
Susana
Irene
Quinteros






DÍA DE SOL

Hoy vino a verme el sol
coronando de rayos mis zapatos,
llenando mis manos y mi olvido
con toda la mirada de tus ojos.
Gitana del dolor,
partió la tarde,
sediento de ti,
se impuso el aire,
y brazos de luz dorada y clara
llegaron cual destellos a tu rostro,
esbozando sonrisas en mi alma,
seria desde hace tiempo,
taciturna de hojarasca…
Y te extraño cada hora
sublevando mi paz ante tu ausencia,
y es domingo…
Un domingo de otoño que se quiebra
en definitivas mariposas solitarias.
Mientras golpea, furiosa, la tristeza
y no halla cabida en otra cosa
sólo porque de a poco,
han regresado una a una
tus miradas.

Irma Ramacciotti (De las Abuelas de Plaza de Mayo -Cba)– Matices – 2006

El oído más que atento: MISIA y LA NIÑA PASTORI

Allá por el año 2001, hicimos un intercambio de Cds con una persona amiga, a quién le hicimos conocer Miss Perfumado, uno de los primeros trabajos de Cesaria Evora, la cantante caboverdina, y recibimos en préstamo de uso Garras dos sentidos de una ignota –hasta ese momento- voz femenina llamada Mísia. Así descubrimos el “fado”, la música tradicional portuguesa, cuyo máxima exponente era Amalia Rodríguez. Investigando después, descubrimos que Mísia había efectuado una verdadera renovación del mismo, introduciendo la poesía de notables poetas y escritores portugueses, como Fernando Pessoa y Mario de Sá Carneiro.
Mísia había nacido en la ciudad de Oporto, Portugal, y vivió en ella hasta el final de su adolescencia. Se radicó luego en Barcelona, donde tomó contacto con nuevas expresiones artísticas. En 1990, retornó a Portugal, donde vive hasta hoy; decidiéndose a rescatar este género de música urbana, empezó a trabajar en Lisboa con músicos, compositores, letristas y poetas.
Mísia fue su primer disco en 1991. En 1993 surge Mísia Fado, inicialmente una edición de autor. En 1996 actuó por primera vez en París (Maison des Cultures du Monde).
Garras dos sentidos se había editado en 1998 y formó parte de la lista de los Cien mejores discos del siglo XX, confeccionada por la crítica mundial.
En 1999 grabó Paixões diagonais, trabajo que mereció excelentes artículos y críticas a nivel internacional.
Especialmente para su voz ha escrito hasta el premio Nobel José Saramago. La Palabra, la Poesía –utilizada como lazo de unión de una forma antigua de canto con el presente—representó el principal instrumento que aportó Mísia a la música portuguesa.
Ritual, fue editado en 2001 y significó un retorno a la tradición musical del fado (guitarra portuguesa, viola de fado y bajo acústico). Grabado en “traks enteros”, con un micrófono de válvulas, como hace cincuenta años, Ritual cuenta con dos trabajos inéditos del gran compositor Carlos Gonçalves.
Mísia nos presenta ahora su último disco Canto, que según los comentarios, es excelente.

JOYAS PRESTADAS
Otra cantante que en la península ibérica pero en un género distinto, produjo una verdadera revolución fue La Niña Pastori. Es el caso de España y en el flamenco. La conocimos por su excelente disco de 1998, Eres luz, -que recomendamos-, así como por un tema que hizo en el compilado de las mujeres que cantan a Sabina.
Maria Jiménez, supo hacer también un trabajo con las canciones del cantautor, Donde más Duele, en donde recrea los clásicos de aquél trasvasándolos al estilo flamenco.
LA NIÑA PASTORI, originaria de la isla de San Fernando (Cádiz) que en su momento produjo una revulsión dentro del género andaluz, sólo comparable al que nuestra Soledad impuso en el anquilosado folclore argentino, ha editado recientemente su sexo disco, Joyas Prestadas, que contiene logradas versiones de canciones como Burbujas de Amor de Juan Luis Guerra, Vivir sin aire de Maná, Angelitos negros, Cuando nadie me ve de Alejandro Sanz, Hoy igual que ayer, Maria de O, y hasta se le atreve al mismo Nano Serrat interpretando con su particular “cante” el famoso Mediterraneo.
Bellas joyas aunque sean ajenas.

Eduardo Planas



Boletín Literario BASTA YA! / AÑO 1 / Nº 46 / Junio 2006

No hay comentarios.: