martes, marzo 07, 2006

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER


Mujer que camina

(A todas las mujeres que han demostrado que nada ni nadie las detendrá.)

No conforme con tus ojos
Te propongo menos cielo, más abrazo
Hace tiempo que te sueño
Y ya no se como explicárselo a estas manos
Que se rompe en el espacio
Cuando pasas simplemente caminando
Cuánta estrella llevas puesta en la silueta
Que me sigue deslumbrando

No es la noche ni el café
lo que me obliga a caminar por esta casa
Esta maldita incomprensión
Que no despega de tu cuerpo la mirada
Sigues siendo irremediable
Imprescindible para todo lo que estalla
Como luna irrepetible
Como viento entre las ramas
Mujer para el sol de mañana
Mujer hasta el borde del alba
Mujer que te pierdo y encuentro
Mujer para afuera, mujer para adentro
Mujer desafiando a los astros
Mujer que camina sin rastro
Mujer que me abrazas el alma
Mujer que me robas...Mujer que me robas la calma

De tu boca tengo el sueño
Cada noche, cada luna solitaria
De tu pecho el medio sol al horizonte
Que se pierde, que se escapa
Sigo siendo para el fuego y el dolor
Para el miedo y el olvido
No me pidas que defina un corazón
Desatándote el vestido

Alejandro Filio.

En el DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER les regalamos como un sincero HOMENAJE un poema-canción del cantautor mexicano ALEJANDRO FILIO.
También un Reportaje a una mujer que tiene las cosas bién claras, la cantante SUNA ROCHA.





Suna Rocha y los desafíos de Latinoamérica y su arte popular

“La música no escapa al sistema perverso del mercado”

La artista popular Suna Rocha cuestionó el criterio comercial que rige a los festivales folclóricos, analizó el momento político de la Argentina y Latinoamérica y afirmó que “un país sin una cultura y una cosmovisión propia, es fácil de ser llevado a la deriva”.

Por Alexis Oliva



-Su último disco, La Maldición de Malinche, ¿qué significa para usted?

-Es un disco con el que estoy muy contenta. La Maldición de Malinche es un tema que hace tiempo quería grabar y no lo había grabado por esas cosas de la vida. Y viene al pelo hoy, porque da la pauta de que la historia se repite, y que con otras caras, en otra dimensión, en otros tiempos, la historia continúa y es muy parecida. Esto de ser un país dependiente nos obliga a pensar que vamos a continuar dando nuestros recursos naturales, nuestro suelo, nuestra geografía y nuestra soberanía nacional. Por supuesto, pisoteando la Constitución Nacional, regalando territorios, vendiendo y malversando todo lo que nos pertenece. Siempre alguien se beneficia y da la casualidad que todo se habla en inglés que es el idioma de la deuda externa. Yo digo siempre que hasta el botón de la FM tiene las iniciales del Fondo Monetario. Que le hayamos pagado al Fondo no implica que no sigamos dependiendo de un país tan poderoso y tan aniquilador como Estados Unidos. La Maldición de Malinche es un símbolo de eso y yo he querido cantarla precisamente por eso.

-¿Qué opina de los festivales, de que el criterio con que se selecciona a los intérpretes tiene más que ver con los sponsors que con lo artístico?

-La música no ha escapado a este sistema perverso que plantea el capitalismo, el mercado. La música no ha escapado y también tenemos el reflejo de lo que sucede en toda la vida nacional. Lo que más se vende es lo más light, esta palabra que ha tomado un cuerpo increíble y está hasta en nuestros alimentos. Y de alguna manera planifica aquello de no pensar, no sentir, no darse cuenta de lo que pasa en el país. Me parece un horror que todo sea sponsor en la canción, porque así va a ser también el significado de esa canción. Hay festivales donde si no hay sponsors no se entra. Caso concreto, el festival de Jesús María. Yo les digo a los chicos, y se ríen, que no sé relinchar y por eso no voy. Y tampoco me interesa ir, porque aparentemente allí hoy la figura central es el caballo. Y bueno, que les enseñen a cantar a los caballos o que les enseñen a relinchar a los interpretes.

-Usted nació en Las Arrias. ¿A cuántos kilómetros está Las Arrias de Jesús María?

-150 kilómetros.

-Ha cantado en todo el mundo y no canta en Jesús María...

-No.

-Y es un festival grande, más allá de que esté bastardeado. Es muy fuerte eso.

-Es que no me extraña. Si no canto en mi pueblo de Las Arrias, donde he tenido un conflicto con el intendente de allá, porque se chorea toda la guita que le dan, no me llama la atención que no cante en Jesús María como cordobesa. Y creo que en los festivales, hay otra cosa para tener en cuenta: la mayoría de los intérpretes que suben hoy a los escenarios son hombres. La canción debe estar interpretada por la mujer. La guitarra es femenina, la canción, la tierra, la música, la chacarera, la samba, la danza, y podemos enumerar mil cosas que tienen que ver con lo femenino. De manera que me parece absurdo que sólo Cosquín sea un festival donde la mujer tiene un protagonismo claro, concreto y constante. No así en otros festivales. Es lamentable eso.

-¿Qué experiencia rescata de sus últimas actuaciones en vivo?

-Por ejemplo, hace poco fui a Andalgalá a cantar solamente La Maldición de Malinche, en una mina que se llama La Alumbrera, que está contaminando las napas de agua y la gente está muriendo. Y van a abrir dos más que se llaman Filo Colorado y Agua Rica. Mirá que contrasentido... Agua Rica. La gente está preocupada porque están atentando contra la salud del pueblo, de sus hijos, y los dueños de las minas, que son capitales foráneos, tratan de poner mucha gasa y algodón en los hospitales y están presentes en todo. Yo pregunté si esas minas de oro eran fuente de trabajo para la gente y me sorprendí, porque generalmente esas empresas contratan gente de otros lugares, les hacen mierda los pulmones y el que no es de allí se va, se lleva su enfermedad y muere en otro lugar.

-¿Cómo ve el momento político actual del país?

-Yo noto que hay más claridad. Hay cosas que han cambiado bastante, pero me inclino por observar primero. Ni digo ni critico, hago en mi lugar. Canto a beneficio de Caritas, que es mi forma de militancia como artista. Hago cosas, no critico y me quedo en mi lugar. Trato de dar un poquito de mi canto para los chicos de tal lugar, a veces cantamos con el padre Luis Farinello.

-¿Por qué carriles pasa o debería pasar el futuro del arte popular de Latinoamérica?

-Por el intercambio. A mí me parece una muy buena idea el Mercosur. Pero si no hay una ley de mecenazgo, que está ahí durmiendo en el Congreso de la Nación, no se pueden llevar los cuadros de pintores argentinos a exponerlos en cualquier país de Latinoamérica. Fijate qué privilegio que tenemos los que hacemos música. Lo que más conocemos de los países a los que no hemos ido, es la música. Por eso los gobiernos dictadores persiguen tanto a los autores, compositores e intérpretes de la música, porque es un vehículo importantísimo para que los pueblos sean conocidos en su idiosincracia, sus comidas, sus costumbres... Ahí está todo. Debiera haber de una vez por todas un Mercosur que agrupe a los países latinoamericanos, ahora que parece ser que todo está cambiando y hay un Evo Morales en Bolivia, un Hugo Chávez en Venezuela, etcétera, y pensar que ahora las cosas debieran cambiar para bien. Hacer intercambios culturales, no sólo en la música, en todos los órdenes de la cultura, para que podamos conocer artistas, que los hay y buenísimos y son hermanos nuestros, del Río Bravo para este lado. Pero no están dadas las condiciones, porque necesitamos leyes que nos permitan intercambiar con rapidez, de un país a otro, las obras de arte. En lo que sea, alfarería, pintura, cerámica, escultura, cine... Latinoamérica tiene material humano para hacer ese intercambio y que seamos fuertes. Un país que no tiene su propia cultura clara y no tiene una cosmovisión propia, es mucho más fácil de ser llevado a la deriva.

BOLETÍN LITERARIO BASTA YA!
Miércoles 8 de Marzo de 2006.
Número Especial

DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

No hay comentarios.: