lunes, noviembre 14, 2005

BOLETÍN LITERARIO NÚMERO TREINTA


Fotografía de Arte del interior del CD “Pequeños mundos” de Jorge Fandermole.

“abre tu mano y deja que el mundo sea como tu sueño”.
Edgar Bayley.


CIRCULO LITERARIO, MUSICAL Y FESTIVO “BASTA YA”.
BOLETÍN NÚMERO TREINTA.
CÓRDOBA, LUNES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2005.



La tarea de ablandar el ladrillo…”.
Julio Cortázar.




Último Boletín …(del año).

Poema despedida: “...se va el tren...”

Sí, leyeron bien. Nos despedimos. Por este año levantamos campamento, tiramos la toalla, cerramos balance, plantamos bandera acá, justo en el número redondito (de ricota?) de 30 Boletines.

Ehhh!!!, pero no se queden así, con esa cara de quien pierde el tren... Sucede que se nos viene (a ustedes y a nosotros también) el fin de año y se complica muchísimo más de lo normal afrontar “la tarea de ablandar el ladrillo”. Estamos cansados. De verdad nos encanta escribir el boletín, es un placer hacerlo pero a esta altura de los acontecimientos nos encontramos llenos de fechas, tapados de trabajo, sobrepasados de compromisos y ya no damos más. Tan simple como eso, tan complicado en el fondo.

De todas maneras queremos que sepan que nos sentimos muy satisfechos de haber podido construir, con el esfuerzo de los pocos que somos, una vía de comunicación tan fluida y directa con los afortunadamente tantos que son ustedes, puesto que esta empresa no sería nada si no los hubiésemos tenido del otro lado de la página (papel o web), asomándose al principio de reojo a la estación, acercándose como quien no quiere la cosa cada vez más al andén y finalmente comprando el boleto todos los lunes y subiéndose decididos a nuestro tren de vagones tan eclécticos...

Pero como todo lo bueno se termina (ejem, ejem..., aunque sea ahora déjennos agrandarnos un poquito che!), “...se va el tren...”, como dice el viejísimo pero no por eso menos bueno blues de Sui Generis, y no volverá hasta el año entrante; aunque con nosotros nunca se sabe, por ahí les damos alguna sorpresa de último momento, así que no abandonen el andén tan rápidamente.

Antes de irme, ya a título personal, aprovecho para agradecer públicamente a mis lectores más fieles: Julita (mil gracias por la “frutilla con vida interior”, me encantó!), la Nana (antes amiga que jefastra), José Luis (el Dióscuro cruzdelejeño) y el bloque de los muchachos uruguayos. Especialmente a todos ellos y como dijo Ceratti: GRACIAS TOTALES!!!

Ahora sí, nos despedimos con este poema, dejando como Carrera una última luz de cortesía, idealmente prendida hasta el reencuentro, para que nuestros amigos no nos olviden tan fácilmente; una pequeña lumbre para poner a resguardo la memoria de este puñado de lunes compartidos, aún cuando sepamos que el destino final de todo, de todos, sea irremediablemente el olvido.Hasta entonces...


La renana




Carpe noctem

Que la noche no nos preguntara nada.
Que sólo las lámparas encendidas para los amigos
dieran cuenta de un afecto remoto y excesivo.
Que no pudiera medirse el tiempo que guardó esa
promesa el gesto ciego de la intimidad –tan espontáneo
que ya no nos pertenece.

Que el silencio fuera el secreto de una anécdota
y
que la anécdota fuera tan insignificante
que en su aparente oscuridad durmiera
como un grillo.

Que lo que no sabemos qué es advenga para todos,
fingiendo todos saber que no lo saben.
Ellos preguntaron: “¿Cómo será esta noche?
¿Qué fin tendrá la noche?
¿Próspero o adverso?”

En el sentido una apuesta más secreta nos vigila
y olvida.
Arturo Carrera


Gran concurso gran
Bueno, como adelantó La Renana, vamos a hacer un intervalo.
En “estos tiempos sin tiempo”, el “colectivo” (en sentido de grupo, nó de ómnibus de la TAM) “Basta ya”, se tomará “su tiempo”. Epocas de balance…Reflexión…
Estamos pensando editar una especie de ANUARIO para fin de año, el que contendrá una selección de los mejores -o más interesantes- artículos de todos los boletínes. La idea es editarlo en lo que ahora se ha dado en llamar “soporte papel”, (una Revista en definitiva). Sometemos a consideración de los amables lectores, amigos, y colaboradores, etc. la selección de los artículos – o poemas- que le gustarían que se publiquen en el ANUARIO. La idea es hacer una tirada de 1000 ejemplares…(bueno no tanto… pero 999 si). Tienen tiempo hasta el 15 de diciembre, día más día menos, para hacerlo por este medio virtual u cualquier “otra vía”.
Saluditos. GRACIAS POR TODO, a TODOS, nuestros lectores de los LUNES, a los que nos enviaron cosas, entre ellos principalmente, a José Luis, y su revista Macedonio Belarte, Julita, Soledad, Eloísa, Mónica Ferrero, y sus colaboradoras (y valiosas colaboraciones, ah…le debemos todavía el n° 29), a “La Marola”, a “La Ra” y Angeles, por su buena onda, nuestros amigos –y hermanos- uruguayos de Sigamos La Rosa, al flaco de la Revista Peinate que viene Gente, a la gente del mensuario Letra Viva, Cristóbal y flia. de Entre Ríos, a Gabriel, de la disquería Unicornio Azul, por su asesoramiento músical y permanente buena onda. Perdonen si me olvido de alguno… y a trabajar…y BASTA YA!.
De manera alguna éste paréntesis obstaculizará el incesante intercambio de libros y Cds entre los integrantes del Círculo y amigos, como debe ser.


El pelado.

“Lo importante está en otra parte”. A. Rimbaud.



SOBRE EL AMOR…
Hace un tiempo escuchándolo a Dolina le oí reflexionar con un poco de humor, lucidez y cinismo acerca de algunos momentos del amor:

Estar enamorado es una porquería... estar enamorado es una basura... Se siente uno mal, no se reacciona inteligentemente, se pierde fatalmente la facultad de especular porque con toda inocencia se toma el corazón y se lo deja de propina en cualquier mesa. En cambio cuando uno no está enamorado es vivo, es atrayente, es imaginativo, especula, se retira a tiempo, avanza cuando tiene que avanzar: ni un momento antes, ni un momento después. Cuando no se está enamorado se tiene esa crueldad, esa maravillosa y mágica crueldad que tanto enamora y que, cuando se está enamorado, se pierde irremediablemente. El enamorado dice: “voy a ser cruel” y termina por resultar patético; ensaya retiradas que duran cinco minutos, al cabo de los cuales llama por teléfono arrastrándose como un perro. Cuando estamos enamorados perdemos poder, perdemos muchísimo poder del que se necesita precisamente para enamorar, de tal suerte que se da esta paradoja: cuando mas necesitamos ese poder desgraciadamente no lo tenemos y cuando lo tenemos no nos interesa tenerlo o a lo mejo lo usamos en ocasiones para enamorar a giles, de gusto, porque sí, para matar el tiempo.”

Artículo enviado por UNO.

A modo de colofón, un texto del gran Julito.
(…) Picasso toma un auto de juguete y lo convierte en el mentón de un cinocéfalo. A lo mejor el napolitano era un idiota pero también pudo ser el inventor de un mundo. Del tornillo a un ojo, de un ojo a una estrella…¿Porqué entregarse a la GRAN COSTUMBRE?. Se puede elegir la invención, es decir el tornillo o el auto de juguete.
Así es como París nos destruye despacio, deliciosamente, triturándonos entre flores viejas y manteles de papel con manchas de vino, con su fuego sin color que corre al anocheder saliendo de los portales carcomidos. Nos arde un fuego inventado, una incandescente tura, un artilugio de la raza, una ciudad que es el Gran Tornillo, la horrible aguja con su ojo nocturno por donde corre el hilo del Sena, máquina de torturas como puntillas, agonía en una jaula atestada de golondrinas enfurecidas. Ardemos en nuestra obra, fabuloso honor mortal, alto desafío del fénix.
Nadie nos curará del fuego sordo, del fuego sin color que corre al anochecer por la rue de Huchette. Incurables, perfectamente incurables, elegimos por tura el Gran tornillo, nos inclinados sobre él, entramos en él, volvemos a inventarlo cada día, a cada mancha de vino en el mantel, a cada beso del moho en las madrugadas de la Cour de Rohan, inventamos nuestro incendio, ardemos de dentro afuera, quizá eso sea la elección, quizá las palabras envuelvan esto como la servilleta el pan y dentro esté la fragancia , la harina esponjándose, el sí sin el no; o el no sin el sí, el día sin Manes, sin Ormuz o Arimán, de una vez por todas y en paz y basta”.

Julio Cortázar – Rayuela – Cap. 73

BOLETÍN LITERARIO NÚMERO TREINTA
-ULTIMO BOLETÍN ....(DEL AÑO)-

1 comentario:

José Luis Planas Osorio dijo...

Anótenmen con 5 ANUARIOS ,por ahora...!!!!!