domingo, septiembre 04, 2005

CIRCULO LITERARIO, MUSICALY FESTIVO "BASTA YA"

BOLETÍN LITERARIO
Córdoba, Lunes 05 de setiembre de 2005.
Año 0 – n° 20
SUMARIO:
1. Julio Cortázar: Cuentos, x Jorge Luis Borges. 2. Poesía de la semana: El presagio. 3. Ismael Serrano en Córdoba. 4. Tántalo o la utopía del amor y la niña de labios de sol fusilado. 5. Así escribe: Alessandro Baricco, Océano Mar. 6. Cine: Un Buda. 7. Un trovador desconocido: Augusto Blanca. 8. Coro de Cs. Agrops. presenta: Andenes al Recuerdo, homenaje a Manuel J. Castilla.

JULIO CORTÁZAR: CUENTOS.

HACIA mil novecientos cuarenta y tantos, yo era secretario de redacción de una revista literaria, más o menos secreta. Una tarde, una tarde como las otras, un muchacho muy alto, cuyos rasgos no puedo recobrar me trajo un cuento manuscrito. Le dije que volviera a los diez días y que le daría mi parecer. Volvió a la semana. Le dije que su cuento me gustaba y que ya había sido entregado a la imprenta. Poco después, Julio Cortázar leyó en letras de molde Casa Tomada, con dos ilustraciones a lápiz de Norah Borges. Pasaron los años y me confió una noche, en París, que ése había sido su primera publicación. Me honra haber sido su instrumento.
El tema de aquel cuento es la ocupación gradual de una casa por una inevitable presencia. En ulteriores piezas Julio Cortázar lo retomaría de un modo más indirecto y por ende más eficaz.
Cuando Dante Gabriel Rosetti leyó la novela Cumbres Borrascosas le escribió a un amigo: "La acción transcurre en el infierno, pero los lugares, no sé por qué, tienen nombres ingleses".
Algo análogo pasa con la obra de Cortázar. Los personajes de la fábula son deliberadamente triviales. Los rige una rutina de casuales amores y de casuales discordias. Se mueven entre cosas triviales: marcas de cigarrillos, vidrieras, mostradores, whisky, farmacias, aeropuertos y andenes. Se resignan a los periódicos y a la radio. La topografía corresponde a Buenos Aires o a París, y podemos creer al principio que se trata de meras crónicas. Poco a poco sentimos que no es así. Muy sutilmente el narrador nos ha atraído a su terrible mundo, en que la dicha es imposible. Es un mundo poroso, en el que se entretejen los seres, la conciencia de un hombre puede entrar en la de un animal o la de un animal en la de un hombre. También juega con la materia de la que estamos hechos, el tiempo. En algunos relatos fluyen y se confunden dos series temporales.
El estilo no parece cuidado, pero cada palabra ha sido elegida. Nadie puede contar el argumento de un texto de Cortázar; cada texto consta de determinadas palabras en un determinado orden. Si tratamos de resumirlo verificamos que algo precioso se ha perdido.
JORGE LUIS BORGES." BIBLIOTECA PERSONAL".

Homenaje a Jorge Luis Borges y Julio Cortázar con motivo de la
Feria del Libro en Córdoba / Setiembre 2005.

POESIA DE LA SEMANA

EL PRESAGIO.
Palidecerá tu fina piel no escrita todavía,tu rostro sagital sin huellas, sin historias ni medidas;y así, desmantelado sobre el muelle de una alfombra,el tibio pecho rojo de una presa herida.Una y otra vez cruzábamos el alma en las esquinasYo iba tras tus pies, sediento y agotado por la prisa.Y en una calle, al sur de los secretos, un panalnos vuelve a ver brillar como un lejano día.Amor, te dije, volarásalto y lejos desde donde no se girapor no ver que lo que hay atráses arquitectura desvanecida.Y algo de la luz de aquellos añosviene a redimirnos con saborde sangre de los ángeles que fuimoscuando aún no podíamos morir.Se quemó el amor como se quema toda cosa viva,con intenso calor hasta desaparecer en la ceniza;los cuerpos, la memoria y la locura de los doshoy son estas dos blancas estatuas de tiza.Si nada dura, nada importa tanto y nada es necesario,y los recuerdos son como noticias en los viejos diarios,por qué está tu fantasma destilándose ante mí,por qué me quita el aire lo que estoy cantando.Amor, te dije, volarás...
JORGE FANDERMOLE

ISMAEL SERRANO EN CORDOBA.

"He visto cosas que vosotros no creeríais; atacar naves en llamas en el cielo de Orión; brillar rayos c en la oscuridad, cerca de la Puerta de Van Hauser. Todos esos instantes se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir".

Texto del monólogo del replicante en la película de ciencia-ficción Blade Runner, de donde Ismael Serrano extrajo el título de su nuevo CD.

Ismael Serrano actuará el viernes en el Orfeo Superdomo para presentar su último disco, Naves ardiendo más allá de Orión. En un matutino local le hicieron una entrevista. Extraemos algunas preguntas, por si no leyeron el artículo, para conocer mejor el pensamiento del cantautor español.
La canción "Sucede que a veces" también es una suerte de reivindicación a la esperanza. Entonces, no queda más que concluir que tenés esperanza.
–Sin duda. Que la realidad sea adversa no me hace perder la esperanza. En la naturaleza del ser humano, está la necesidad de mejorar el entorno. El hombre es un animal social con capacidad de emocionarse. El modelo de sociedad que se nos impone es contra natura, nos hace aislarnos uno de otro, nos atomiza. Prima un carácter individualista que no va con nuestra naturaleza. Eso surge, no de las comisiones ideológicas y políticas, sino del sentido común. Lo ves en la gente, que se cuestiona muchas cosas, a la gente no le gusta vivir cómo vive.
Sin embargo, los líderes pro guerra siempre salen con respaldo popular después de los atentados. ¿Por qué creés que pasa?
El aparato propagandístico de estos líderes funciona a la perfección. Se institucionaliza el miedo como mecanismo de control. Por ejemplo, George Bush fundamentó en el miedo su rédito electoral. El miedo se da en todos los niveles, no sólo con respecto a las paranoias del terrorismo internacional. Hay miedo a perder el empleo. Los contratos laborales son de una precariedad absoluta, sobre todo en la gente joven. El miedo a perder el empleo no te hace reparar en las condiciones en las que trabajas. En Europa se habla mucho del pleno empleo, y poco de las condiciones en que éste se produce. La xenofobia también está basada en el miedo. En forma imprudente, se utiliza la inmigración como un elemento de debate electoral... Miedo a los extranjeros, el miedo al Islam, el miedo a las culturas diferentes. Y el miedo se utiliza con fines políticos, como en Londres... La gente se aferra al líder porque está asustada.
–Así que es el miedo el que neutraliza la reflexión. Desde aquí, el Tercer Mundo, se piensa que es el "estado de bienestar". –
El "estado de bienestar" se está desmantelando. Una de las cosas para las que se ha utilizado la paranoia terrorista, es para legitimar políticas neoliberales que hacen mermar grandes logros de los trabajadores. Y grandes libertades. El empeño por velar por nuestra seguridad, está haciendo que derechos y libertades incuestionables sean recortados...


TÁNTALO O LA UTOPÍA DEL AMOR
Y LA NIÑA DE LABIOS DE SOL FUSILADO.

EL MITO de Tántalo es una constante de justificación existencial y literaria para ENRIQUE MOLINA. Es el eje que vertebra su poesía y dado este valor fundante, no podía estar ausente en su única novela UNA SOMBRA DONDE SUEÑA CAMILA O`GORMAN.
TÁNTALO, aquel personaje condenado a padecer hambre y sed eternas teniendo a su alrededor los más exquisitos manjares y bebidas, es para Molina el máximo símbolo de la existencia humana, marcada por la utopía de lo inalcanzable. "Como en el mito de Tántalo, todos los dones están a nuestro alcance, pero se fugan y retroceden a medida que estamos por aprehenderlos; su realidad es siempre el hambre, la carencia, pero paradójicamente presente en la maravillosa plenitud del mundo. Pues el mundo es de naturaleza tantálica y extrañamente ambiguo" (1).
ESTA PARADOJA que sella todos los destinos, también deja su huella en el de Camila O`Gorman, muchacha de acomodada posición social, que huye con su amante, el sacerdote Ladislao Gutiérrez y cuya suerte se juega ante un pelotón de fusilamiento debido a una absurda y excesiva orden de Juan Manuel de Rosas.
ESTE HECHO verídico es novelado por Molina a través de una estrategia discursiva en la que el entrecruzamiento de lo histórico y de la ficción provoca en el lector la sensación general de perplejidad, como consecuencia de esta batalla por la interpretación de la realidad textual. Con vértigo espectacular pasa de lo rutinario a la imagen insólita, cargada de sugerente efusividad en la que el erotismo y el exotismo, la sensualidad y la sexualidad se dan cita constantemente a lo largo de las páginas "donde la muerte es negada con un beso, convertida en el jadeo de dos cuerpos que se aman, en el éxtasis de dos amantes que se miran" (2).
"CAMILA fue un ser predestinado. Los más bellos dones de la imprudencia ennoblecieron su conducta" (3), imprudencia que va a impulsarla a luchar contra todo obstáculo para conseguir el verdadero y único amor, que otorga a la vida su sentido más pleno y por ello mismo más fulminante. Este amor que la funda y la constituye está maldito, transgrede tres órdenes de poder inquebrantables: el sociocultural (que engloba al familiar); el político y el religioso. Amor y sacrilegio, amor y muerte, configuran una elección existencial. Ella "ha elegido ser. Y tal elección significa hacer brillar al mundo con una luz tantálica"(4). Así, optando por este amor prohibido, desafía el cosmos axiológico de su época y recibe la condena moral de la sociedad porteña; la de su padre que a través de una misiva al Restaurador solicita un duro castigo para su hija; la del gobierno encarnado en Rosas que ordena el fusilamiento de los prófugos; la de la Iglesia Católica que ve burladas las más básicas reglas de obediencia canónica y finalmente la de Dios que permite la muerte de los amantes. Camila soporta el veredicto negativo de todos estos estamentos, cuya hipocresía se registra a lo largo de la novela con un tono patético e irónico a la vez. La señalan censurándola porque se atreve a amar abiertamente a quien no debería. La odian porque denuncia sus miserias, los hace aparecer como cobardes por contraposición con su osadía, los desnuda. "Sólo Camila es maldita, porque es la Poesía"(5).
PERO ESA misma valentía que exige de los amantes todos los sacrificios, que los vuelve aparentemente invencibles, que los ennoblece tornándolos mágicos y maravillosos, que los hace saber quiénes son, se ve contrariada por el sino tantálico: "la carga de imposible y frustración de todo amor humano"(6). Molina se refiere al azar, como fatalidad que "surge de golpe como negación de toda dicha humana"(7) para explicar de alguna manera cómo un cúmulo de superficiales casualidades como el encuentro de los amantes con un conocido que luego los va a delatar, o la avería de un barco, o una carta que llega a manos distintas que las de su destinatario, entre otras, van constituyendo una causalidad secreta que determina el destino fallido, el fin de la utopía. "Cada instante en la tierra pertenece al reino de lo insólito, de la catástrofe, del milagro"(8).
A PESAR de esta fuerza que los cercaba negativamente, los amantes continuaban luchando, seguramente porque "por fin comprendían el sentido profundo de la pasión, la ansiosa cacería de dones siempre en fuga. Al tocarlos se disolvían en al visión del mismo tesoro prometido"(9). EN ESTA conciencia de la imposibilidad de la felicidad como culminación del amor, es donde la apuesta de los amantes adquiere la mayor significación, "el amor como revelación profunda del ser (...) condenado de antemano a la frustración y a la maldición, era siempre un elemento provocador, desbarataba todas las categorías sociales, lanzaba a dos seres al cielo o al infierno (...) y esa naturaleza abisal del amor era lo que hacía de él la aventura máxima y daba a quien se atreviera a abandonarse a su poderío (...) el sentido del mundo"(10).
LA HISTORIA de Camila, "la niña de labios de sol fusilado"(11) es la encarnación más sobrecogedora del mito de Tántalo. Lanzada a la busca de su amor y violando toda norma es fusilada. Ella muere en nombre del amor, paga con su vida el haberse atrevido a amar. No la comprendieron porque era diferente, la exterminaron para que no alcanzara la utopía de la última realización humana en la plena felicidad. Pero los que decidieron su muerte no advirtieron que matándola le otorgaban a su sacrificio trascendencia de eternidad.
NO ES posible fusilar al sol, porque retorna una y otra vez de su mortaja de infinitos ocasos. El sol nunca morirá. Camila tampoco.
LA RENANA
NOTAS:(1)MOLINA, ENRIQUE: ORDEN TERRESTRE, Editorial Seix Barral, Bs. As., 1995.-
(2 AL 11)- MOLINA, ENRIQUE: UNA SOMBRA DONDE SUEÑA CAMILA O`GORMAN, Editorial Seix Barral, Bs. As., 1994.-

Así escribe:
ALESSANDRO BARICCO
ARENA hasta donde alcanza la vista, entre las últimas colinas y el mar –el mar-, en el aire frío de una tarde casi terminada y bendecida por el viento que siempre sopla desde el norte.
La playa. Y el mar.
Podría ser la perfección –imagen para ojos divinos- mundo que ocurre y nada más, el mudo existir de agua y tierra, obra concluida y exacta, verdad –verdad- pero una vez más es la salvífica piedrecilla del hombre la que traba el mecanismo de aquel paraíso, una pequeñez que basta por sí sola para detener todo el gran aparato de inoxerable verdad, una cosa de nada, pero clavada en la arena, imperceptible rasgadura en la superficie de ese santo ícono, minúscula excepción que se ha posado sobre la perfección de la playa inmensa. Al mirarlo de lejos no sería más que un punto negro: en la nada, la nada de un hombre y un caballete de pintor.
El caballete está anclado con sutiles cuerdas a cuatro piedras puestas en la arena. Oscila imperceptiblemente con el viento que siempre sopla desde el norte. El hombre lleva altas botas y una amplia chamarra de pescador. –Esta de pié frente al mar, manipulando un pincel delgado. Sobre el caballete, un lienzo.
Es como un centinela –esto hay que entenderlo- de pié para defender esa porción de mundo de la invasión silenciosa de la perfección, pequeña grieta que resquebraja aquella espectacular escenografía del ser. Ya que siempre es así, es suficiente la fugaz aparición de un hombre para herir el descanso de lo que en un instante podría tornarse verdad y en cambio vuelve de inmediato a ser espera y pregunta, por el simple e infinito poder de ese hombre que es tronera y rendija, puerta pequeña por la que regresan ríos de historia y el enorme repertorio de lo que podría ser, desgarro infinito, asombrosa herida, sendero de miles de pasos donde ya nada podrá ser cierto sino que todo será –así como son los pasos de aquella mujer que, envuelta en una capa morada y con la cabeza cubierta, recorre lentamente la playa, bordeando la resaca del mar, y surca de derecha a izquierda la ya perdida perfección del gran cuadro, consumiendo la distancia que la separa del hombre y de su caballete hasta llegar a pocos pasos de él, y luego justamente al lado de él, donde es natural detenerse- y, en silencio, observar.
El hombre ni siquiera vuelve la cara. Sigue mirando fijamente el mar.Silencio. De vez en cuando moja el pincel en una taza de cobre y traza sobre el lienzo unas líneas leves.Las cerdas del pincel dejan tras de sí la sombra de una sutilísima oscuridad que el viento seca enseguida devolviendo a la superficie su blancura inicial. Agua. En la taza de cobre sólo hay agua. Y sobre el lienzo, nada. Nada que se pueda ver.
Sopla, como siempre, el viento del norte y la mujer se encoge en su capa morada.
-Plasson, hace días y días que usted trabaja acá. Para qué lleva por todos lados esos colores sino no tiene el valor de usarlos?.
Esto parece despertarlo. Esto lo ha impresionado. Se vuelve para observar el rostro de la mujer. Y cuando habla no es para responder.
-Le ruego que no se mueva-dice.
Luego acerca el pincel al rostro de la mujer, duda un instante, lo pone sobre sus labios y lentamente lo hace deslizar de una comisura a la otra. Las cerdas del pincel se tiñen de rojo carmesí. El las mira, las moja apenas en el agua, y levanta otra vez la mirada hacia el mar. En los labios de la mujer queda la sombra de un sabor que la obliga a pensar "agua de mar, este hombre pinta el mar con el mar". Y es un pensamiento que estremece.
Ya hace rato que ella se ha dado vuelta y está recorriendo de nuevo la playa inmensa con el matemático rosario de sus pasos, cuando el viento al pasar sobre el lienzo seca un soplo de luz rosada que flora desnudo en el blanco. Uno podría estarse horas mirando aquel mar, y aquel cielo, y todo alrededor, pero no podría encontrar nada de ese color. Nada que se pueda ver.
La marea, por esos lados, sube antes de que llegue la oscuridad. Un poco antes. El agua rodea al hombre y su caballete, los atrapa, lenta pero precisamente, y allí se quedan, el uno y el otro, como una isla en miniatura, o como el despojo de un naufragio de dos cabezas.
Plasson, el pintor.
Cada noche, un poco antes de la puesta del sol, una barquita viene para llevárselo, cuando ya el agua le ha llegado al corazón. Asi quiere él. Sube a la barquita, con el caballete y todo el resto, y se deja llevar de regreso a casa.
El centinela se va. Su deber ha terminado. El peligro esta conjurado. Se apaga en el atardecer el ícono que una vez más no ha podido volverse sacro. Todo por causa de ese hombre y sus pinceles.Y ahora que él se ha ido, ya no hay tiempo. Las tinieblas lo detienen todo. No hay nada que, en las tinieblas, pueda volverse verdadero.

ALESSANDRO BARICO - "OCEANO MAR"- Capitulo 1.
La otra Orilla - Grupo Ed. Norma Literatura.

Alessandro Baricco (Turín, 1958), es autor de las novelas Tierras de Cristal, Océano Mar, Seda, City y Sin Sangre, al igual que el monólogo teatral Novecento y los ensayos recogidos en Next ( Sobre la globalización y el mundo que viene).

CINE
UN BUDA.
MARCADOS por la desaparición de sus padres durante la anterior dictadura militar, dos hermanos inician la búsqueda de su identidad de distintas y antagónicas maneras. Tomás, el menor, no encuentra su lugar en el mundo, se aleja de su entorno familiar y se refugia en las doctrinas orientales que su progenitor practicara. Para encontrar su camino, llegará, siguiendo a la enigmática Layla, a un templo zen, ubicado en Capilla del Monte, Córdoba, donde encuentra respuestas a sus inquietudes espirituales, para iniciar un camino guiado por su maestro.
SU HERMANO mayor, profesor de filosofía, se refugia en su racionalidad extrema.
Ambos buscan lo mismo: sus padres detenidos-desaparecidos; a su vez indagan sobre el porqué de la existencia humana, de Dios, etc.
FILM debut en la dirección de Diego Rafecas, realizador cinematográfico y maestro zen, es más un desarrollo de ideas sobre conceptos opuestos como racionalismo y misticismo, Oriente y Occidente; también se visualiza la contradicción entre la realidad de la sociedad actual, dominada por el individualismo extremo, la tecnología aplastante, el no-diálogo, y en donde el "tiempo libre" es utilizado para aturdirse en megadiscos, con sonido ensordecedor, y burda obscenidad, para poder llegar a así a una especie de (y con)"éxtasis"; y por el otro, la paz, la quietud, el silencio, la labor solidaria y comunitaria, que se desarrolla en el templo enclavado en nuestras hermosas sierras.
BUDA significa "El Despierto"; en su primera acepción se trata de aquella persona que ha conseguido la Iluminación que lleva a liberarse del ciclo de la existencia (samsara) y que ha alcanzado por consiguiente, una liberación total (nirvana).
EL ZEN es una escuela del budismo que hace hincapié, en la importancia de la iluminación y en la ineficacia de los rituales religiosos y del análisis intelectual de la doctrina para alcanzar el nirvana. El Zen enseña la práctica del "zazen" –meditar sentado- como la vía más rápida, pero también más laboriosa, de alcanzar el despertar.
CON el poco conocido Agustín Markert y el propio director al frente del elenco, incluyen en el reparto (Julieta Cardinali, Carolina Fal, Tina Serrano) Musicaliza con excelencia Pedro Aznar. Una bella fotografía ilumina la película, sobre todo de nuestros paisajes de Capilla del Monte, donde se destaca el imponente Cerro Uritorco.
Adriana.


UN POETA Y TROVADOR DESCONOCIDO (por lo menos por aquí).

AUGUSTO BLANCA. Nacido en Banes, Cuba 1945. Trovador y compositor, fundador del movimiento de la Nueva Trova Cubana, junto a Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Noel Nicola y Vicente Feliú, y fundador de la Teatrova, modalidad escénica donde se mezclan la canción trovadoresca y el teatro. Ha editado los siguientes discos: Regalo, (1978), De Regreso,(1980), Puñado de Semillas,(1984), Este árbol que sembramos,(1998), Casi Feliz (1999), Definitivamente Jueves, (2000), y Luna Trovera de reciente aparición, donde el arte gráfico contiene dibujos de su autoría y de su hijo.
ADEMÁS de compositor es diseñador de teatro (escenografía, vestuario, luces, atrezzo) y actor.
Diversos interpretes, entre los que se cuenta nuestro compatriota Juan Carlos Baglietto, han grabado una de sus canciones: No olvides que una vez tu fuiste sol en los discos: Corazón de barco (1993), No olvides... (2000), este último con Lito Vitale.
El CD "Este árbol que sembramos", es un homenaje al 25° Aniversario de la Nueva Trova, y allí canta Augusto sus canciones junto a los trovadores de su generación.
Hemos tenido oportunidad de escucharlo y realmente es hermoso. Esta grabado como si fuera una reunión de amigos que se juntan a tocar y cantar toda la noche.
El Pelado.

NO OLVIDES QUE UNA VEZ TU FUISTE SOL
No olvides que una vez tu fuiste sol no olvides ni la tapia ni el laurel no dejes de asombrarte al asistir a un nuevo nacimiento en tu jardín. No pierdas una ventana no entregues tus mañanas de aguaceros y juegos ni desentierres tesoros, viejos.
No ocultes lo que ayer se te ofreció no escondas ni la pena ni el dolor no dejes que una nube diga adiós, no saltes en pedazos, no ocultes tu diamante, no entregues tu perfecto amanecer ni tus estrellas, ni tu arena, ni tu mar ni tu incansable caminar, vete de nuevo hasta el arroyo donde está tu mejor canto.
Y ve, cálmale la sed a tus enormes prados no permitas que se pierda tu cosecha hoy que hasta la lluvia fiel no te ha escuchado y busca tu raíz Y dale la caricia a la que siempre espera la única manera de hacerla que vuelva a ofrecerte frutos hasta en el invierno y no olvides que una vez tu fuiste sol Y ve, desata esos diques de corrientes presas déjate llevar y vuelve a ser jinete baja hasta tus valles de palomas sueltas que este es tu país Donde están tus riendas donde esta tu espuma donde abandonaste tu camino entonces donde naufragaste haz crecer mil rosas, y no olvides que una vez tu fuiste sol.
AUGUSTO BLANCA

Coro de Ciencias Agropecuarias presenta: ANDENES AL RECUERDO.
EN julio de 1980, un locutor radial reflexionaba con tristeza :"Hace algunos días la muerte de Vinicius de Moraes se convirtió en noticia nacional. Hoy, sin embargo, muy poco se menciona que ha muerto el poeta Manuel J. Castilla".
CUANDO pareciera que el olvido lo iba a cubrir a Castilla, la potencia vital de su palabra hizo rodar su recuerdo del mismo modo como su poesía opera sobre la memoria. Esa memoria que emerge de su Cerrillos natal y corre tras la mascarada del carnaval, prendida a sabores de empanadas y sones de caja. Esa memoria que se detiene en la solitaria estación de Alemanía y que devela también, el rostro de su padre anunciando con la campanada la salida de un tren. Una partida que lleva a Manuel a trotar mundos como periodista, como cafetero, como titeretero…Y sube Manuel los Andes: despuntan La Paz, Oruro, Cochabamba, Arequipa. Mientras sube, se hunde en las encendidas gargantas de las minas, transpira al ritmo de los exhaustos músculos de los trabajadores y, en dolorosa contemplación, ruega que la negra noche no aceche con sus vellones de humo.
MANUEL CASTILLA, gozante y doliente transforma el vino en duende, la tierra en domicilio existencial y los rostros en canciones: Barbosa o Juan Benito Toconás –con la complicidad de Cuchi Leguizamón- regalan acordes de chaya y zamba.
Y DE solo estar nomás Manuel se vuelve río, danza, coca, monte, siesta, barro, silencio, eco.
Y UN DÍA cualquiera, se vuelve presencia. Por eso, estos "ANDENES AL RECUERDO", porque ¿ quién ha dicho que se ha muerto este hermano del verano, primo hermano del coyuyo?. Andrea Bacco.

SE INTERCALAN textos junto con canciones de Castilla:: El tren de Alemanía, No te puedo olvidar, Pastor de nubes, La Tastileña, La Arenosa, Noche, Zamba del Carnaval, La Alejada, Carnavalito del Duende, Juan del Monte, Chaya por Toconás, Juan del Aserradero, culminando con A este Manuel que yo canto, de J. Marziali..

El Coro de Ciencias Agropecuarias fue creado en 1982 por su actual director, Polo Román. Desde sus inicios, ha llevado a cabo una significativa tarea de extensión y difusión de la música coral, en la Provincia de Córdoba, y el resto del país. Su repertorio esta dedicado a la literatura coral universal: polifonía clásica, barrocos y románticos, como así también la música popular argentina y latinoamericana. Ha grabado los CD "Encuentro Coral" y "El Fuego Sagrado".

CIRCULO LITERARIO, MUSICAL Y FESTIVO "BASTA YA".
AÑO 0 - N° 20
(boletínliterariobastaya.blogspot.com)

No hay comentarios.: